La isla indonesia de Bali ha reabierto al turismo después de cuatro meses de cierre para evitar el contagio de la pandemia de coronavirus, que deja ya más de 108.000 casos en el país asiático. No obstante, por el momento, y al menos hasta septiembre, la isla solo recibirá turismo nacional procedente del resto de Indonesia.

En este sentido, las autoridades sanitarias del país insular no contemplan distinciones por nacionalidad una vez que se abra al turismo internacional, pero pondrá como condición que los viajeros hayan dado negativo en un test del nuevo coronavirus.

Pura Besakih Temple
Pura Besakih Temple

Los primeros visitantes en llegar a Bali tras la reapertura han sido recibidos con collares de flores en el aeropuerto internacional de Bali. «Con los estrictos protocolos sanitarios vigentes, esperamos que se sientan seguros», ha dicho el vicegobernador balinés, Tjokorda Oka Ardhana.


Ardhana ha explicado que de momento se mantendrán algunas restricciones. «Los clubes nocturnos no están permitidos todavía», ha dicho, recalcando que «Bali ofrece mucho más, como destinos culturales y naturales«, según informa el ‘Jakarta Post’.

Bali está siguiendo un plan de desescalada que comenzó el 9 de julio con la reapertura de los comercios y restaurantes para los residentes locales, ha continuado este viernes con el turismo nacional y culminará el 11 de septiembre con la llegada de turistas internacionales.

Sin embargo, esta reactivación se enmarca en un aumento de los contagios a nivel nacional. En las últimas 24 horas, el Ministerio de Sanidad indonesio ha contabilizado 2.040 nuevos casos y otros 73 decesos, para un balance de 108.376 personas infectadas y 5.131 fallecidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here