Si no conoces Georgia, ese magnífico país bañado por el mar Negro y situado al límite entre Europa y Asia, necesitas subsanarlo con urgencia. Georgia es, todavía, un destino muy poco conocido y con una gran cantidad de atractivos. Te propongo una visita a su capital, Tsibilisi. Su belleza pintoresca y de vivos colores te hipnotizará. Te parecerá entrar en un mundo aparte y en una tradición tan rica como desconocida.

Tbilisi te acercará a un pueblo lleno de historia y de aventuras: rusos, otomanos, persas y mongoles dejaron sus huellas en esta increíble ciudad. Construida en el siglo 5 D.C. y famosa por ser el paso de la famosa Ruta de la Seda, Tbilisi es una ciudad de termas que se caracteriza por su diversidad religiosa, étnica y cultural. Una verdadera joya entre Europa y Asia. Creo que es el momento de que empieces a planear tu viaje,  ¿empezamos?

¿Cómo moverte en Tbilisi?

Tbilisi
Tbilisi

Una de las cosas más atractivas de la capital georgiana, y del país en general, es la facilidad con la que puedes moverte. La ciudad es tan tradicional como moderna. Por eso, en cuanto llegues a Tbilisi tómatelo con calma y disfruta. Estás en un viaje perfecto para desconectar de tensiones y sumergirte en la historia de tiempos antiguos. Tbilisi se recorre a pie. Por supuesto que cuentas con autobuses, taxis y metro, pero si está entre tus posibilidades dale un poco de marcha a tus piernas y verás la ciudad como un verdadero local, parándote donde quieras y perdiéndote donde tu intuición te lleve. Tbilisi es una ciudad entrañable, amable y cálida.        


La ciudad se encuentra también muy bien comunicada para llegar por avión desde cualquier país de Europa. Entre el aeropuerto y el centro de la ciudad te separan únicamente 20 minutos. Como ves, todo ideado para hacer de tu visita una experiencia muy placentera. Siendo una ciudad tan fluida no es de extrañar que la Ruta de la Seda pasase por aquí en su paso desde China.

Las cinco mejores maneras de conocer la ciudad de Tbilisi y su historia

Catedral de la Santísima Trinidad
Catedral de la Santísima Trinidad

A Tbilisi le sobran historias para contarte y tesoros que enseñarte. Si quieres descubrirla en su totalidad y sin agobios te recomiendo los lugares que, para mí, la representan en todo su esplendor. A veces menos es más, y quizás es más importante disfrutar sin prisas de pocos lugares recomendados que correr de uno a otro sin entender la magnitud de lo que vemos.

  • La Fortaleza De Narikala es sin duda la primera visita histórica con la que deleitarse. Su construcción fue anterior a la fundación de Tbilisi y pasó por manos de numerosos pueblos. Desde ella podrás observar una fantástica vista al río Kura debido a su localización en lo alto de una colina. Pequeño tip viajero: Lo más práctico para no cansarte demasiado es subir en funicular y bajar andando.
  • El Museo Nacional de Georgia es visita obligada y pensada para saborearla tranquilamente. Lo más impresionante de esta visita es el tesoro arqueológico que encontrarás en el sótano, obras de oro, plata y piedras preciosas pre-cristianas que se remontan al tercer milenio antes de Cristo.
  • La Iglesia de Metekhi es un símbolo de los paisajes arquitectónicos de la ciudad. Destruida varias veces a manos de los enemigos la iglesia cuenta con la estatua ecuestre del fundador real de la ciudad, el rey Vakhtang I, dominando el río Mtkvari.
  • La Torre del Reloj es una visita obligada. La reconocerás porque está torcida y bajo ella se encuentra el Teatro de marionetas del famoso titiritero Revaz Gabriadze. Cada media hora salen de la parte alta títeres con una alegre música y baile que hacen las delicias de todos los que lo ven.
  • Y, por supuesto, en la ciudad de las termas no puede faltar una visita a la sauna Chreli Abano. Con una excepcional fachada persa esta sauna es el mejor lugar de Tbilisi para probar los tan populares baños termales. ¡Atención! Mejor reservar con antelación.

Los planes secretos para hacerte pasar por un local

Tbilisi
Tbilisi
01

Pasea por el medio del arte callejero de Tbilisi

Tbilisi está lleno de arte plasmado en  pasajes subterráneos que albergan culturas alternativas y donde puedes comunicarte con músicos y artistas o visitar auténticas tiendas tradicionales.

02

Visita la estación de teleférico abandonada de Rustaveli

Situada en el centro de la ciudad y en una de sus zonas más elegantes, tendrás que buscarla bien ya que está un poco escondida. Se trata de una estación circular que cerró por causa de un gran accidente. Interesante para hacer un visita diferente.


03

Come en un auténtico restaurante local

Culinarium Kasheria sirve comida típica tradicional pero con un toque moderno. No es un restaurante de precio muy bajo sino más bien medio y en él encontrarás una mezcla entre clientes locales y turistas debido a su fama. 

04

Tómate una copa en un bar local

Por ejemplo en Amodi. Está situado en la parte más alta del centro, en el caso antiguo. El ambiente es muy local y perfecto también para comer algo. Tienes vistas panorámicas de toda la ciudad.

Tbilisi necesita ser saboreada con ojos atentos y tranquilidad. Escúchala bien porque si estás alerta la ciudad te contará todos sus secretos. Lo mejor es que llegues sin expectativas y te vayas con muchas sensaciones nuevas. Es siempre sin expectativas que llegan los grandes regalos.


Deja que Georgia y su capital te sorprendan. Pocas veces una ciudad reúne ambas caras de la moneda, histórica y moderna, con tanta elegancia. Desde su barrio de Kala en la parte histórica hasta el distrito de Vera en la parte más moderna y sofisticada. El punto de encuentro entre Asia y Europa tomando lo mejor de cada una.

Artículo anteriorPor qué Turín es la ciudad de moda en Europa
Artículo siguienteLos rincones más sorprendentes de Asturias
Soy María, una ciudadana del mundo nacida en España y mi vida hasta ahora se ha desarrollado en diversas ciudades como Londres, Hong Kong, París, Barcelona y Madrid. Me entusiasma la diversidad de culturas, de gentes y de maneras de vivir. Soy una persona comunicativa, empática, creativa y perseverante. Me encanta escuchar y conocer a los demás, y todavía más ayudarlos. Soy una viajera incansable, empecé a viajar con 16 años y desde entonces no me he detenido. Recientemente dejé mi trabajo como Businesswoman para dar la vuelta al mundo sola y ha sido la mejor decisión de mi vida. Quiero contarte todo lo que he visto para quizás inspirarte a ti también a cambiar tu vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here