La Agencia Nacional de Turismo de Tailandia (TAT) ha defendido esta semana el objetivo de apostar por un modelo más sostenible, alejado del turismo de masas, una vez que se recupere el sector de los viajes internacionales tras el fin de la pandemia. Una enfermedad que ha afectado escasamente al país asiático con algo más de 4.000 casos y 60 muertos en este año.

Así lo ha expresado Yuthasak Supasorn, responsable de la TAT: “Basta de turismo masivo. Cuando esta industria se recupere, Tailandia no debería percibirse como un lugar inseguro, sino como un destino atractivo, lo que significa que brindaremos seguridad, higiene, sostenibilidad ambiental, experiencias adicionales”.

Tailandia
Tailandia

Yuthasak ha explicado a los medios que antes del inicio de la crisis sanitaria, el gasto promedio de los turistas extranjeros que llegaban en los últimos años a Tailandia había descendido de los 50.000 baht (1.300 euros) a los 47.000 baht (1.200 euros). Por este motivo, las autoridades turísticas del país se han propuesto cambiar la tendencia y consolidar un producto turístico un poco más exclusivo que sea capaz de atraer mayores ingresos por parte de los visitantes de otros países. El objetivo de gasto al que aspiran sería de al menos unos 62.000 baht por viaje (cerca de 1.700 euros).


Aunque hace ya dos meses que se relajaron las restricciones de entrada de turistas decretadas por las autoridades, apenas 1.200 personas entraron al país en el mes de octubre. Una cifra que contrasta enormemente como los tres millones de visitantes que se registraron el mismo mes del año pasado. Yuthasak, se ha mostrado optimista y ha apuntado que sector ya logró recuperarse de crisis pasadas. Lo necesitará, sin duda, un país donde el turismo supone uno de sus principales sectores económicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here