El invierno se acerca y la estación de esquí de Sierra Nevada ha comenzado con sus pruebas de los circuitos de agua y aire del sistema de producción de nieve, con especial atención en la mitad inferior del recinto, donde ha instalado una gran parte de los cien nuevos cañones (TR10 y TL6) de última generación y alta eficiencia energética.

Este centenar de nuevos cañones fueron adquiridos este verano con vistas a la temporada invernal y desde hace unas semanas se encuentran ya completamente instalados en la zona esquiable. Esta renovación ha supuesto la reubicación de 44 dispositivos y la baja definitiva de otros 43, que sumaban ya más de 15 años de servicio. En total, Sierra Nevada dispone de más de 300 cañones de producción de nieve, según informa Cetursa, la empresa pública que gestiona la estación de esquí.

Sierra Nevada

Los nuevos TR10 (15 fijos y 4 móviles) y TL6 (81 unidades) destacan por su alto rendimiento en condiciones marginales y por su alta eficiencia en el consumo de luz y agua, según han podido ya comprobar los técnicos de Sierra Nevada gracias a los 33 cañones del mismo modelo que ya estuvieron activos durante la pasada temporada.


Los nuevos cañones se han distribuido fundamentalmente en la zona principal de la estación, que comprende desde la superior del Telesilla Stadium hasta Pradollano, pasando por la zona Principiantes de Borreguiles. El objetivo es reforzar especialmente las partes bajas del dominio esquiable, con especial protagonismo en los tramos finales de pistas como El Río, Maribel y Loma de Dílar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here