Entre todos los modos que tenemos de divertirnos en familia y que podemos disfrutar en la amplitud del territorio español, sin dudas uno de los más anacrónicos y atractivos son los famosos laberintos, naturales o artificiales. A lo largo y ancho del país contamos con infinidad de ellos, así que vamos a repasar algunos de los más complicados o interesantes, para que los visites en tus próximos días libres.

Como seguramente sabrás los laberintos consisten en formaciones especialmente diseñadas para que tengamos que guiarnos a través de grandes pasillos, provocando que sea muy complicado encontrar la salida. Si a eso le sumamos las antiguas leyendas que los conectan con la espiritualidad personal, tenemos motivos de sobra para darles una oportunidad.

2Laberinto de Villapresente. Cantabria

Laberinto de Villapresente
Laberinto de Villapresente

Si ya has pasado por otros laberintos y los has resuelto con soltura, creemos que mereces un desafío a tu altura. El Laberinto de Villapresente es el más largo de España, ya que posee cerca de 5 kilómetros de calles internas y pasillos de menos de un metro de ancho, marcados por cipreses.

Con su estilo inglés, que hereda directamente de la época victoriana, es el que mejor se adapta al imaginario colectivo de un laberinto natural. La única mala noticia es que no está abierto todo el año, sino sólo los meses de mejor clima, por lo general entre abril y octubre.

Y otro detalle no menor: es uno de los pocos que no tiene su raíz en una iniciativa de nobles ni lo más “selecto” de la antigua sociedad española. Fue pensado por Emilio Pérez Carral, un operario que durante años veló por el crecimiento de las especies con gran dedicación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here