Con un nombre así, es imposible no sentir curiosidad, ¿no? El Valle de la Muerte (Death Valley) es un Parque Nacional situado al sureste de California lindando ya con el estado de Nevada y que forma parte del desierto de Mojave. Su nombre en inglés deriva de los pioneros y buscadores de oro que a mediados del XIX comenzaron a intentar cruzar esta zona para llegar a California encontrándose muchas dificultades en el camino… o incluso la muerte.

Valle de la Muerte California
Fuente: David Rubio

No obstante, muchos años antes de que los pioneros se adentrasen en estas agrestes tierras —y mucho antes de que fuera «el Valle de la Muerte»— la tribu Timbisha Shoshone ya vivía aquí y se las ingeniaba para salir adelante en unas condiciones tan extremas. Ellos lo llamaban Tümpisa, que significa «pintura de roca» y que es el tono ocre de la arcilla que todavía se puede encontrar en buena parte de este territorio.

Todavía viven varias familias descendientes de los Timbisha en la zona del Valle de Furnace Creek. Ellos rechazan la actual denominación —imaginaos que llamaran a vuestro hogar «Valle de la Muerte»— pero, a la postre, Death Valley ha resistido como la denominación oficial del Parque Nacional.


Death Valley: el lugar más caluroso del mundo

Si hablamos de datos, el Valle de la Muerte abruma. En 1913, se registró la temperatura más alta de la que se tuvo constancia durante el siglo XX: 57°C. Pero en 2006 se batió nuevamente el récord: 58.1°C se registró en Badwater. Además, es uno de los lugares más secos del planeta y, desde luego, de América del Norte.

Valle de la Muerte California
Fuente: David Rubio

Pero es que, además, es el lugar más bajo del continente americano. En la depresión de Badwater se registran 85,5 metros bajo el nivel del mar que contrastan con los 3.368 metros de Telescope Peak lo que ilustra las diferentes estampas que podemos encontrar en este valle que, por otro lado, es bien extenso: 7.800 kilómetros cuadrados. Aunque, eso sí, un gran porcentaje de esa superficie queda fuera de las «rutas recomendadas»…

Con esos datos es probable que a algunos viajeros les entren dudas acerca de conocer el Valle de la Muerte. Siempre que no te salgas (demasiado) de esas rutas establecidas, hagas uso de tu sentido común y de algunas recomendaciones básicas, Death Valley es una visita segura… y fascinante.

Valle de la Muerte California
Fuente: David Rubio

Para empezar, y si podéis, evita Death Valley en pleno verano. Sabemos que, a veces, es difícil porque es la fecha más seleccionada para unas vacaciones en Estados Unidos, pero es lo más recomendable. La visita debe empezar temprano, incluso al amanecer. Y si nos podemos quedar a dormir, mejor: Stovepipe Wells, dentro del propio parque —muy cerca de Mesquite Flat Sand Dunes— es un buen lugar para alojarse, pero también puedes dormir al otro lado de la frontera con Nevada… y aprovechar para un blackjack rápido.

Por supuesto, agua. Llevar mucha agua en el coche, a poder ser fresca. Aunque hay al menos dos gasolinera en el parque —Stovepipe Wells y Furnace Creek—, mejor con el depósito lleno. Batería del móvil bien llena… aunque en diversos puntos del parque estarás sin cobertura. Ropa cómoda, algunas prendas para cambiarse, gorras para cubrirse la cabeza, una buena loción para el sol y calzado cómodo. Nada del otro mundo, ¿no? Eso, no dar de comer a los coyotes y evitar las serpientes de cascabel y habrás sobrevivido al Death Valley…

De Mesquite Flat Sand Dunes a Dante’s View

Aquellos que hayáis visitado algún Parque Nacional de Estados Unidos ya sabréis que, a nivel informativo, son una gozada. El visitante tiene un montón de información que se puede obtener en los propios centros gestionados por los Rangers —en el Valle de la Muerte está Furnace Creek— como en los paneles y carteles que se encuentran a lo largo de las rutas. Es tanta la información y las alertas que uno, a veces, se siente casi como un niño en un parque de atracciones

Valle de la Muerte California
Fuente: David Rubio

Las Mesquite Flat Sand Dunes es uno de los primeros puntos de interés marcados por el mapa oficial del Death Valley National Park. De día son interesantes…. y al anochecer sobrecogedoras. Recomendamos la segunda opción, pero siempre con una linterna. Y no te alejes demasiado del aparcamiento de coches… y mira por donde pisas.

De las dunas llegamos al Devil´s Golf Course. En un día de sol esta zona puede decepcionar un poco, pero en una jornada brumosa y que amenaza lluvia es otro espectáculo. Y es que en el lugar más seco de América del Norte… ¡también llueve! Se dice que hace casi 2.000 años terminó de evaporarse el lago que se extendía en esta zona dejando como herencia esta bizarra superficie de roca erosionada. Uno de nuestros lugares preferidos del parque.

Y llegamos al Badwater Basin, la famosa depresión que marca uno de los récords que convierten al Valle de la Muerte en algo más que otro Parque Nacional: un cartelito muy mono informa al visitante de tal circunstancia… por si todavía queda alguno que no se ha enterado. Lo más hermoso del lugar es el camino salado que se fusiona con el horizonte proporcionando imágenes hechizantes.

Valle de la Muerte California
Fuente: Unsplash

De la zona conocida como Artists Palette —pequeñas montañas y cañones de diferentes colores— lo más interesante, en realidad, es la carretera que lleva a la misma, sinuosa y estrecha, y flanqueada por paredes de tierra. Por cierto, al norte de la paleta de los artistas está Golden Canyon Trail, una de las mejores zonas del parque para aficionados al senderismo. Por supuesto, en caso de completar uno de estos senderos, precacución y mucha agua.

Llegamos a Zabriskie Point, uno de los lugares más frecuentados del Valle de la Muerte con su famosa cresta. El camino peatonal que lleva a este punto es un ir y venir de turistas que ansían sacarse unas fotos ante una de las imágenes icónicas del Valle de la Muerte. De hecho, los viajeros que van justos de tiempo suelen conformarse con Zabriskie Point, sobre todo aquellos que están ya deseando apostar en Las Vegas

Valle de la Muerte California
Fuente: David Rubio

Nosotros preferimos Dante’s View. Es cierto que requiere un cierto esfuerzo ya que se encuentra a más de 1.500 metros de altitud, pero ofrece una de las mejores vistas del valle y que ilustra mejor que ningún otro mirador la extensión del Valle de La Muerte y sus diversas facetas orográficas.

Es en Dante’s View donde el visitante se pone en la piel de The Lost ’49ers, aquel grupo de pioneros que dio nombre al valle. En 1849, fueron de Salt Lake City (Utah) al Valle de Santa Clarita cerca de San Francisco movidos por la fiebre del oro. La fase más difícil de su dorada peregrinación fue Death Valley, zona en la que se perdieron atravesando todo tipo de vicisitudes. Aunque solo murió un hombre del grupo durante el viaje, dice la leyenda que de camino al oeste se despidieron del valle con un “So long, Death Valley” renombrando el viejo Tümbisa. Tal es la importancia de esta historia en la cultura californiana que el equipo de fútbol americano de San Francisco se llama 49ers.


Valle de la Muerte California
El Valle de la Muerte desde Dante’s View. Fuente: David Rubio

Death Valley es mucho más que estas paradas que hemos hecho a lo largo de nuestra ruta. Destacan también los pueblos fantasmas, una atracción turística típicamente californiana, que no puede faltar en este valle atravesado por pioneros, buscadores de oro y algún que otro forajido (de Charles Manson mejor hablamos otro día). Pero si queréis explorar a fondo el Valle de la Muerte, no dejéis de visitar la web del parque o preguntar a los entregados Rangers del parque.

R2-D2 y David Lynch en Death Valley

No nos podemos ir de Death Valley sin reseñar la estrecha relación de estas tierras con el cine. El valle está relativamente cerca de Los Ángeles. En su búsqueda de localizaciones desérticas, muchos productores y directores hollywoodienses encuentran en Death Valley un lugar ideal para rodar. Para empezar un tal Luke Skywalker desenvainó su refulgente sable láser en el Valle de la Muerte. Tanto El Imperio contraataca como El retorno del Jedi se rodaron parcialmente en las zonas desérticas del valle.

Valle de la Muerte California
Fuente: David Rubio

Y Zabriskie Point. El hecho de que Michelangelo Antonioni escogiera este título para una de sus aventuras hollywodienses no hizo más que aumentar la fama de este enclave del Death Valley. Pese a que la película es una completa ida de olla —que nos perdone el maestro— ofrece algunas escenas memorables en las dunas del Valle de la Muerte.

Valle de la Muerte California
Fuente: David Rubio

Y, aunque la lista de películas rodadas en Death Valley es muy alargada, nos despedimos con una referencia que ni siquiera aparece en la web oficial. David Lynch se llevó a su equipo al Valle de la Muerte para rodar varias escenas de una de sus obras maestras: Lost Highway. Y es que no hay carreteras más perdidas, sobre todo de noche, que algunas del interior del valle. El creador de Twin Peaks usó el Amargosa Hotel y algunos edificios de la minúscula localidad de Death Valley Junction para varias escenas, sobre todo del final de la película. De hecho, todavía se puede leer «Lost Highway Hotel» en un pequeño edificio abandonado en frente del Amargosa. Y es que el Valle de la Muerte da para muchas historias

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here