La Oficina Nacional Checa de Turismo presentó sus proyectos para 2020 destacando que más de 260.000 españoles visitaron su país durante 2019 con una estancia media de 3,74 días. Pese a que la cifra es ligeramente inferior a la registrada en 2018, el embajador de República Checa en España, Ivan Jancarek, presente en el acto, confía en que 2020 vuelva a ser un «buen año».

«Esperamos que el año 2020 sea un año con éxito, esperamos que el coronavirus no nos perjudique mucho» ha afirmado el embajador, a la expectativa de ver hasta qué punto afectará a los viajes más inminentes ya que uno de los picos más fuertes del turismo español es la Semana Santa.

Centro de arte Dox Praga
Praga y más allá. La República Checa quiere promocionar más destinos además de su célebre capital

Así mismo, Jancarek ha subrayado que el objetivo para 2020 es que los viajeros «no solamente vayan a Praga« sino que se viaje a nuevos destinos en Chequia, «que es un país bonito, pequeño, seguro y claramente acogedor para los turistas».


El país checo, en este sentido, pretende incentivar el turismo a ciudades como Olomouc, Brno, Pilsen o Karlovy Vary. Así mismo, la Oficinal Nacional Checa de Turismo seguirá de cara al 2020 promocionando el turismo activo y familiar, fomentado rutas enológicas en Moravia y la historia del Telón de Acero, o visitas a castillos y palacios patrimonio de la Unesco, como es el caso de ‘Cesk Krumlov’, o el ‘Castillo Litomyl’.

La directora de la oficina, Markéta Lehecková, aseguró que «República Checa es un sitio ideal, es un sitio seguro donde las distancias no son largas y donde las experiencias se pueden hacer con los niños». «Los castillos y palacios son lugares muy buscados por las familias, por el turismo familiar», añadió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here