Si eres de los que durante todo el año llevan exactamente los mismos objetos y herramientas en el coche, déjanos decirte que podrías estar pecando de confiado y que, llegado el momento, es posible que te arrepientas de ello. Por suerte, aún estás a tiempo de remediarlo.

Lo primero que hay que considerar es que conducir cuando las temperaturas son bajas no es lo mismo que hacerlo cuando estamos atravesando el período más cálido de cada año, por lo que deberías prestarle atención a ciertos utensilios que es mejor tener en el maletero durante el invierno.

Si bien muchos son de vital relevancia también en las situaciones que aparentan normalidad, conviene chequear que contemos con ellos sobre todo en caso de anuncios de nevadas, o si tenemos planeado realizar un viaje largo, tanto solos como con la familia.


¿Qué llevar en el auto si viajamos con temperaturas bajas?

Travesía invernal en Siberia

Antes que cualquier otra cosa, por la escasa inversión que representa y lo difícil de reemplazar que resulta, tienes que asegurarte de disponer de un cepillo rascador, con el que puedas eliminar el hielo y la nieve que se acumula en las lunas del coche. Generalmente nos acordamos de él solo cuando nos hace falta, así que mejor comprar uno para anticiparnos a este problema.

Por otro lado, la gran mayoría de los vehículos lo tienen complicado para desplazarse en terrenos donde ha nevado, y entonces las cadenas pueden ser la diferencia entre continuar o quedar varado. Lo mejor es colocarlas en el maletero y dejarlas allí hasta bien terminado el invierno, sin importar si tienes de las textiles o de las metálicas. Ambas soluciones son mejores que nada.

Sobre este aspecto ten en cuenta, de hecho, que en determinadas zonas los agentes de tráfico te pedirán verlas y es muy importante considerar que las cadenas de tela no están autorizadas

Un hombre pone las cadenas a su coche

Incluso, puedes complementar su uso con el de cubiertas de invierno si lo crees necesario.

Como notarás, varios de estos objetos apenas ocupan sitio en tu vehículo y, sin embargo, podrían sacarte de más de un apuro en el que te hayas metido. Los cables de arranque –las conocidas pinzas- son fundamentales para los automóviles con más años o con baterías muy usadas, especialmente cuando hace frío. Llevándolo en el maletero podrías evitar quedar inmovilizado.

Si, lamentablemente, ninguna de las soluciones anteriores tiene éxito, alguien deberá remolcarte. Y la forma más eficiente de colaborar con él o ella es disponer de una eslinga de arrastre de calidad. No por nada en muchos países del norte de Europa son obligatorias, y mejor que compres la tuya. Estoy convencido que si la llevas la usarán bien sea para ti o por ayudar a otro conductor.  

Aquellos conductores que tengan la costumbre de trasladarse por carreteras secundarias, que se encuentren en un estado irregular o donde pueda acumularse nieve en apenas una noche, tienen que agregar a sus “básicos” una pala para desenterrar. Esto conseguirá que no dependas de nadie más.

Contar con ropa de abrigo es fundamental en el invierno

En cualquiera de los mencionados casos anteriores, no debes olvidar la importancia que tiene contar con ropa de abrigo tal como un chaquetón -si es impermeable mejor-, unos guantes y un gorro conforman un kit de supervivencia básico.

Tampoco es mala idea una segunda muda, por si terminas mojado debajo del agua-nieve, pero siempre recuerda cambiarte en un sitio seco y al resguardo del viento.

Si vas a afrontar una larga travesía de varios días, o simplemente por lo poco que ocupa, una manta de viaje cálida de forro polar debería transformarse en una de tus compañías durante el viaje. Su principal ventaja es que pueden aislar nuestros cuerpos del frío sin ocupar demasiado espacio. Aunque difícilmente vayas a morir de frío mientras esperas que se despeje una carretera o llegar a tu destino, la experiencia del recorrido será muy distinta con una manta polar encima.

Justamente, ante la eventualidad de estas situaciones excepcionales, es que creemos que también deberías tener contigo algunos litros de agua para mantener el cuerpo hidratado así como alimentos energéticos cuya caducidad sea aún lejana. Ideales son tener dos o tres barritas energéticas en la guantera, no te ocuparán nada y te darán un respiro en caso de necesidad.

Estos dos elementos son esenciales, el primero de ellos porque nuestro organismo requiere de agua tanto en invierno como en verano, mientras que el segundo debido a que podremos obtener con facilidad y sin demoras las calorías que precisamos para sentirnos bien.

El mal tiempo puede sorprendernos en circunstancias muy variadas. Combatirlo es más fácil así.


Antes de saltaros todas estas recomendaciones considerar que los días en esta época del año suelen ser más cortos, aumentando las probabilidades de que conduzcamos de noche, y sin la luz natural muchas situaciones habituales pueden volverse feas. Para salir del paso, más de una vez una linterna puede ser nuestra mejor aliada, ya sea que debamos cambiar una rueda del coche o hacer señales a otros vehículos para que vengan a nuestro rescate.

En las tiendas especializadas hallarás modelos de linternas específicas para la carretera que emiten luces de colores o intermitentes, y que pueden recargarse desde la toma de corriente del auto. Gracias a éstas llamarás la atención de los demás inmediatamente.

De viaje por los Alpes

Completa su uso con los chalecos reflectantes y los triángulos de seguridad obligatorios siempre que tengas que salir del interior del coche, así evitarás ponerte en peligro.

Como queda claro, ninguna de las herramientas o pequeños objetos que hemos estado mencionando hasta aquí son demasiado costosos o pueden presentar dificultades para que nos hagamos con ellos.

Finalmente, aunque aquí sí será menester gastar un poco de dinero, estamos seguros de que es el único punto con el que cumples sin problema: llevar un móvil contigo durante todo el trayecto y por supuesto un cargador adaptado para poder cargarlo de batería con el coche.

Ante una emergencia por mal tiempo, el teléfono puede ahorrar una enorme cantidad de tiempo, podrás pedir auxilio o incluso tranquilizar a quién te pueda estar esperando.

Ojalá nunca tengas que usar ningún utensilio de los recomendados, pero mejor estar prevenido que lamentarlo más tarde.

Artículo anteriorExcursiones de un día desde Cancún
Artículo siguienteEl mercado de cruceros alcanzará 32 millones de pasajeros en 2020
Miguel Rodero
Escribir lo puede hacer prácticamente cualquiera, pero ponerle pasión y amor a las palabras es lo que diferencia a quienes solo juntan letras de "los otros" que transmitimos experiencias.  Viajar es sumergirse en otras culturas. Aprender que lo que siempre era negro ahora puede ser blanco. Que las diferencias siempre son más pequeñas que los puntos en común, y que es necesario viajar para crecer. Por suerte yo he crecido bastante, aunque nunca se es lo suficientemente grande si miras al horizonte. Espero que los escritos que publicaré en este espacio sirvan no solo como lectura, sino que aviven las ganas de conocer nuevos sitios y enriquecer con tus propias vivencias lo que puedas leer aquí. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here