Poco a poco, y ya como parte de esta “nueva normalidad” que aprendemos a disfrutar tras lo peor de la pandemia, van surgiendo actividades turísticas excepcionales, mediante las cuales volver a conectarnos con lo mejor de la vida social y el gusto por la gastronomía y la bebida.

En este auspicioso contexto aparece el World of Wine de Oporto, que tuvo lugar el viernes 31 de julio a las ocho de la noche, casi al unísono con la caída del sol. Este evento natural es casi un anticipo de lo que sucederá luego en una bellísima plaza con vistas al río Duero.

Allí, productores locales e integrantes de la escena cultural más atractiva de la ciudad portuguesa, estarán esperando con los brazos abiertos a los visitantes, ofreciendo opciones como paseos por sus museos, degustación de platos típicos en sus restaurantes y confiterías, catas de vino, exhibiciones, y un amplio abanico de actividades. En efecto hay, al menos, una razón que motivará a cada asistente.


World of Wine, otra forma de conocer Oporto

World of Wine

Claro que el trasfondo de este encuentro no es otro que descubrir algunas de las maravillas de Oporto, maravillas que permanecerán a disposición del público desde el día siguiente 1, de agosto, invitando a todos los turistas a experimentar en primera persona, los puntos altos de la oferta local. Mediante una propuesta distinta, que tiene su punto de partida en un espectáculo de video mapping, Oporto busca transformarse en uno de los grandes centros turísticos de esta irregular temporada.

Adrian Bridge, CEO de WOW, ha declarado a la prensa que el principal cometido que persiguen con el World of Wine no es otro que reforzar las salidas culturales y de museos de una de las principales localidades lusas, que están entre los grandes motivos para conocerla si aún no lo hemos hecho. Además, se enfatizan las industrias con mayor potencial de la región, entre las que encontramos la textil y del calzado pero, sobre todo, la del vino de Oporto y el corcho.

Adrian Bridge, CEO de WOW

La fiesta de inauguración se programará más adelante, cuando se considere prudente y responsable. Abrimos de manera gradual y contamos con la visita de todos, con la certeza de que estamos preparados para recibirlos con la mayor seguridad posible”, añade el encargado del evento.

Si nunca has ido a Oporto, déjanos decirte que el recorrido del WOW abarca mucho de los enclaves que suelen formar parte de los itinerarios turísticos de los viajeros, contemplando sitios como por ejemplo el distrito histórico de Vila Nova de Gaia, no muy lejos del río y sus encantadoras panorámicas. Desde las Rua do Choupelo y Rua Cândido dos Reis a donde podemos llegar sin problemas.

Bares y restaurantes con personalidad propia

Restaurantes en World of Wine

Pensando ya en el turismo que está por venir para los próximos años, las cámaras de restaurantes, bares y espacios de ocio de Oporto han instado a sus participantes a realizar una propuesta superadora, renovada respecto de lo que cualquiera que la haya visitado, pudo haber descubierto antes.

Así, muchos de ellos han decidido llevar al extremo su carácter, lo que, como resultado, nos permite ahora hallar establecimientos que no nos dejarán indiferentes. Por ejemplo, los siguientes:

  • 1828: con una inspiración en los albores de la Guerra Civil portuguesa que nada tiene que envidiarle a las grandes producciones de Hollywood, la historia del país se relata en cada uno de sus platillos. Los últimos tres siglos se resumen en una completa carta, que no se olvida tampoco de las recetas contemporáneas más célebres.
  • Angel’s Share: ideal para los amantes del vino, en su catálogo veremos hasta 50 referencias de esta bebida, con la ventaja de que podemos pedirlas tanto por botella, como por copa. De este modo, es fácil marcharse a casa, alegre y relajado, habiendo conocido varias etiquetas. Además, su terraza es una de las mejores ubicaciones de la “Wine Experience”.
  • Root & Vine: ¿Sigues una dieta vegetariana? Entonces no te preocupes, porque aquí podrás elegir entre una muy conseguida paleta, tanto de sabores, como de colores.
  • The Golden Catch: si en algo destaca la cocina portuguesa es el aprovechamiento integral de la materia prima que le brinda su privilegiada geografía. The Golden Catch es un lugar de referencia para aquellos que quieran apreciar las diferentes combinaciones con pescados y mariscos que puede facilitar un chef de primer nivel internacional.
  • VP: con terraza al aire libre, éste seguramente sea el restaurante que podemos recomendarle a todos aquellos que suelen quedarse hambrientos. Con porciones abundantes y genuinamente locales, podrás comer hasta darte por satisfecho.
  • Suspiro: los que prefieran los dulces, en cambio, tienen en Suspiro una pastelería y cafetería donde dar con los tradicionales dulces portugueses y, por qué no, otros influidos por la afamada pastelería francesa. No dudes en pasar bien temprano por la mañana o por la tarde.
  • Twenty Twenty Café: si la fábrica de The Chocolate Story prepara algunos de los mejores chocolates del mundo, la inclusión de sus exquisiteces en el recorrido de WOW es un hecho que no queríamos dejar de destacar. Si te aprecias, deberías probarlos.

Las experiencias, el otro “plato fuerte”

World of Wine

Pero así como podemos adentrarnos en las virtudes de la gastronomía lusa, también tenemos la oportunidad de reconocer su historia, su cultura y el amor y dedicación por algunos de sus productos. Éstas experiencias, entre otras, lo dejan bien en claro:

  • Porto Region Across The Ages (Las edades de Oporto): de la mano de esta actividad vas a saber por qué a Oporto se la conoce como “la ciudad invicta”, los intentos de conquista que pesaron sobre la región, y la feroz lucha de sus habitantes por defenderla.
  • Bridge Collection: a partir de una colección con más de 1.500 vasos y tazas, viajaremos en el tiempo para entender qué y cómo bebían nuestros ancestros. Algunas de estas piezas tienen cientos de años de antigüedad, y nos dejarán boquiabiertos.
  • The Wine Experience y Chocolate Story: como sus denominaciones lo precisan, dos escenarios inmejorables para asistir a la elaboración de dos de los grandes placeres de la humanidad: el vino y el chocolate. Y, por qué no, para degustar un par de piezas de ellos.
Artículo anteriorOcho visitas imprescindibles en Guimarães
Artículo siguienteDónde aparcar en Sevilla
Miguel Rodero
Escribir lo puede hacer prácticamente cualquiera, pero ponerle pasión y amor a las palabras es lo que diferencia a quienes solo juntan letras de "los otros" que transmitimos experiencias.  Viajar es sumergirse en otras culturas. Aprender que lo que siempre era negro ahora puede ser blanco. Que las diferencias siempre son más pequeñas que los puntos en común, y que es necesario viajar para crecer. Por suerte yo he crecido bastante, aunque nunca se es lo suficientemente grande si miras al horizonte. Espero que los escritos que publicaré en este espacio sirvan no solo como lectura, sino que aviven las ganas de conocer nuevos sitios y enriquecer con tus propias vivencias lo que puedas leer aquí. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here