La aerolínea Norwegian ha comunicado el trámite de un Expediente de Regulación Temporal de empleo (ERTE) por el cual se plantea despedir a unos 1.600 empleados en Noruega y una reducción de sus rutas hasta 12 trayectos dentro. La dura decisión se ha tomado tras la negativa del Gobierno noruego a apoyar económicamente a la compañía, que se encuentra en graves dificultades financieras tras la crisis del Covid-19.

La compañía se ha mostrado muy crítica con la falta de ayudas para afrontar esta situación y ha manifestado que no entiende «la decisión del Gobierno noruego de no apoyar financieramente a la compañía para superar la crisis del Covid-19 mientras, al mismo tiempo, impone restricciones de viaje que desalientan activamente a los pasajeros de viajar».

La compañía insiste que las restricciones de viaje impuestas en el país nórdico están teniendo un efecto radical en sus operaciones y que le resulta imposible sobrevivir si mantiene los costes actuales. Jacob Schram, consejero delegado de Norwegian, ha defendido que estas medidas son las únicas que pueden tomar tras el «decepcionante anuncio» por parte del Gobierno noruego.


Según Schram, las restricciones de viaje recientemente impuestas por el Gobierno noruego «han sofocado cualquier esperanza de una recuperación estable y progresiva, con factores fuera de nuestro control impactando a Norwegian desde todos los ángulos. Este es un día triste para todo el mundo en Norwegian y pido disculpas sinceras a todos aquellos colegas nuestros que se verán ahora afectados, pero no nos queda otra alternativa. Antes del Covid-19, Norwegian empleaba a más de 10.000 personas, pero en los próximos meses sólo habrá 600 compañeros empleados», ha lamentado.

No obstante, la compañía mantendrá activos seis aviones en rutas nacionales dentro de Noruega y espera que éstas reciban apoyo por parte del Ministerio de Transporte. Esta reducción tan importante en la ruta supondrá la cancelación de los vuelos que ya estaban previstos y la anulación de miles de billetes, aunque la compañía ha insistido en que hará «todo lo posible» para ofrecer a los clientes afectados una opción alternativa. «Pido sinceras disculpas por las molestias causadas por esta situación. Atenderemos directamente a todos los clientes afectados», ha concluido Schram.

En lo que respecta a España, esta decisión implica cerrar todas las conexiones abiertas que tenía nuestro país con Noruega y quedan suspendidas las nuevas rutas que estaban previstas este invierno. Está previsto que en los próximos días se produzca una reunión entre los sindicatos de los trabajadores en España y la dirección de la compañía para aclarar el futuro de la empresa en nuestro país. Actualmente, la aerolínea tiene contratados a unos 1.250 pilotos y trabajadores en su filial española pero todo hace prever que la decisión de recortes laborales tomada en Noruega se ampliará a otros mercados, incluyendo el español.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here