España está colmada de lugares encantadores por descubrir, y por ello una escapada de fin de semana, o las próximas vacaciones en familia, pueden ser la excusa ideal para conocer la provincia de Burgos, que atesora un gran patrimonio histórico artístico: monumentos, yacimientos arqueológicos, misterios medievales, castillos y monasterios, sumado a una excepcional riqueza natural, así como una amplia y tradicional propuesta gastronómica. 

Ubicada en la parte central del norte de la península ibérica y conocida popularmente como la “Cabeza de Castilla”, Burgos es la provincia con mayor cantidad de municipios de toda España, sumando la nada despreciable cifra de 371 localidades, con opciones turísticas muy variadas de las que destacan cuatro de sus localidades que están dentro de la Asociación de los Pueblos más bonitos de España. Se trata de Lerma, Frías, Covarrubias y Caleruega. 

1Peñaranda de Duero

Peñaranda de Duero
Peñaranda de Duero

Está ubicado al sur de la Provincia, en la comarca de la Ribera del Duero. Protegido por su castillo, aun hoy conserva muchas casas señoriales y características de la zona de la Ribera de Duero, cuyos materiales como el adobe o la madera en las fachadas representan la arquitectura popular de la zona.

Cuenta con numerosas construcciones de reconocido valor histórico como el Castillo y la vieja muralla, el Convento de San José de Carmen, la Ermita de la Virgen de los Remedios y la Ex-Colegiata de Santa Ana. Además de el Palacio de los Condes de Miranda y la famosa Botica, una antigua farmacia que fue declarada Bien de Interés Cultural y que aún continúa en funcionamiento

Aquellos interesados por hacer un recorrido gastronómico no pueden dejar de visitar el subsuelo de Peñaranda de Duero, donde hay más de 120 bodegas construidas entre los siglos XII y XVIII.  

Artículo anteriorEl origen de las Fallas de Valencia
Artículo siguienteEl molino de Concepción Arenal
Miguel Rodero
Escribir lo puede hacer prácticamente cualquiera, pero ponerle pasión y amor a las palabras es lo que diferencia a quienes solo juntan letras de "los otros" que transmitimos experiencias.  Viajar es sumergirse en otras culturas. Aprender que lo que siempre era negro ahora puede ser blanco. Que las diferencias siempre son más pequeñas que los puntos en común, y que es necesario viajar para crecer. Por suerte yo he crecido bastante, aunque nunca se es lo suficientemente grande si miras al horizonte. Espero que los escritos que publicaré en este espacio sirvan no solo como lectura, sino que aviven las ganas de conocer nuevos sitios y enriquecer con tus propias vivencias lo que puedas leer aquí. 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here