Francia puede presumir de tener una de las gastronomías más prolíficas y reputadas el mundo. Además de ser la cuna de algunas de las técnicas más empleadas en los fogones, se sustenta sobre productos de gran calidad, a partir de los cuales se elaboran platos refinados, sofisticados y de lo más sabrosos, que son objeto de culto en medio mundo.

Esto la ha hecho valedora del (merecido) reconocimiento de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, colocando al país en el punto de mira de los viajeros con inquietudes culinarias. Estos son los platos y productos más típicos del recetario galo, que conviene probar para regresar con la sensación de haberse adentrado en su cultura gastronómica. Bon appétit!

1Cassoulet

Cassoulet
Fuente: Wikipedia.

Es uno de los más representativos de su cocina y consuetudinarios, pues nació durante la Guerra de los Cien Años como consecuencia de la escasez de víveres a la que se enfrentaban los franceses tras al asedio de los ingleses.

Se trata de un guiso que tiene como ingrediente principal las alubias blancas, acompañadas de una suerte de componentes que varían en función de la región, siendo los más comunes el tocino, las salchichas, la costilla de cerdo o el pato confitado. Sin duda, un plato simple y sin ostentaciones, que sabe mucho mejor servido en cazuela de barro.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here