Valoración post

Francia puede presumir de tener una de las gastronomías más prolíficas y reputadas el mundo. Además de ser la cuna de algunas de las técnicas más empleadas en los fogones, la cocina francesa se sustenta sobre productos de gran calidad, a partir de los cuales se elaboran platos refinados, sofisticados y de lo más sabrosos, que son objeto de culto en medio mundo.

Esto la ha hecho valedora del (merecido) reconocimiento de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, colocando al país en el punto de mira de los viajeros con inquietudes culinarias. Estos son los platos y productos más típicos del recetario galo, que conviene probar para regresar con la sensación de haberse adentrado en su cultura gastronómica. Bon appétit!

3Soupe à l’oignons (sopa de cebolla)

Sopa de Cebolla
Fuente: Pixabay.

Sencillo y reconfortante, este consomé constituye toda una institución de la cocina francesa. Se puso de moda durante el siglo XIX entre los más noctámbulos por su poder para mitigar los efectos de las reseca. Así que si se os va la mano con el Pinot Noir, el Chardonnay o el cognac, algunas de sus bebidas más típicas, siempre podéis recurrir a ella.

Como imaginaréis, el ingrediente principal es la cebolla, la cual se carameliza y se cocina en un caldo de carne y hortalizas. Una vez hecho, se cubre con rebanadas de pan y queso rallado y se gratina al horno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí