No hace falta escaparse a la otra punta del mundo para ver o inmortalizar paisajes extraordinarios, pues en la geografía española habitan rincones naturales inauditos, fascinantes y de enigmática belleza, que pintan de magia el lugar en el que se encuentran y cuya contemplación es todo un regalo para los sentidos. Forman parte de la España más desconocida, pues muchas veces no aparecen en las guías turísticas, perfilándose una maravillosa excusa para hacer las maletas y disfrutar de enclaves diferentes a los habituales. He aquí los cinco paisajes más insólitos de España.

1Pozo de los Humos, Salamanca

Fuente: Flickr.

El río Uces se bifurca a su paso por el territorio de las localidades salmantinas de Pereña de la Ribera y Masueco, en el corazón del Parque Natural de los Arribes del Duero, y forma una de esta cascada, que es una de las más impresionantes de Europa. El agua cae con toda la fuerza en vertical desde 50 metros de altitud, que, para quien no lo sepa, son dos menos que las cataratas del Niágara.

La bravura con la que toca la superficie genera una impresionante cortina de humo de vapor que domina todo el entorno, creando un espectáculo de lo más sugestivo que ha cautivado el alma de prácticamente todos los que la han visitado.

Incluso de Miguel de Unamuno, quien dijo, tal y como nos explican en la web de turismo de la ciudad, que “la caída de esas aguas es una de las más hermosas que pueden verse en aquellos adustos tajos“. En agradecimiento a la descripción del escritor, se rebautizó con el nombre de Senda de Unamuno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here