Logroño se viste de gala para conmemorar el Día Mundial del Enoturismo con diversas actividades que incluyen visitas guiadas a cuatro lagares y calados antiguos de la capital riojana que se desarrollarán el sábado 9 y el domingo 10 de noviembre. Esmeralda Campos y Adrián Colange, concejales de Turismo y Patrimonio, respectivamente, han sido los encargados de presentar la iniciativa ante los medios.

Las visitas, que tendrán una duración de una hora y media, permitirán a los asistentes conocer los calados de la Casa de la Danza y de San Gregorio, así como los lagares de la Casa de Mateo de Nuevas y el Espacio Lagares.

Día Mundial del Enoturismo Logroño

Para recoger las invitaciones es necesario solicitarlas desde hoy miércoles 6 de noviembre en la Oficina de Turismo de Logroño. Cada persona podrá solicitar un máximo de dos invitaciones hasta que se complete el aforo de 45 participantes de cada uno de los cinco turnos previstos.


Las visitas tendrán lugar el sábado 9 de noviembre en tres turnos (10,30, 12,30 y 18 horas) y el domingo 10 de noviembre en dos (10,30 y 12,30 horas), partiendo todas ellas desde la Oficina de Turismo de Logroño (C/ Portales, 50).

“Esta actividad tiene como objetivo la promoción de la ciudad, mostrando su patrimonio histórico y cultural, eje fundamental para potenciar la singularidad estratégica de Logroño como Enópolis, asentarla como un referente nacional en el turismo enológico e incrementar el desarrollo económico de la ciudad”, ha señalado Esmeralda Campos. El concejal de Patrimonio, por su parte, ha incidido en que estas visitas son un “viaje por todo el proceso el proceso de elaboración del vino”.

Así serán las visitas

Las visitas comienzan en el Lagar de la Casa de Mateo de Nueva, “espacio en el que se ejecutaba el primer prensado de la uva para extraer el mosto”. Fue en la parte norte de la planta baja de la actual Fundación Dialnet donde se descubrieron diversos vestigios de un lagar entre los que destacan los dos depósitos interconectados que recibían el mosto de la prensa, así como dos plataformas de pisados.

Aunque todavía se desconoce la fecha exacta de su construcción, su primera referencia documental data de finales del siglo XVII. Así mismo, durante la restauración de este edificio también se recuperaron varias pinturas decorativas del XVIII con un escudo de la Santa Inquisición de 1734, así como un tramo de muralla del XVI que se puede observar desde la Plaza de Alfonso Salazar.


Tras la visita del Lagar de la Casa de Mateo de Nueva, los asistentes entrarán en el Espacio Lagares, que se estructura en dos ambientes diferentes: uno para la recepción de la uva y otro para su prensado. En este sentido, la zona sur conservó hasta 5 lagares, datados entre el siglo XVII y el XIX. La zona oriental contaba con dos plataformas de prensado manual que conectaban con dos lagares.

Por su parte, el Calado de San Gregorio, lugar escogido para la presentación de estas visitas guiadas y gratuitas, está datado en el siglo XVII. A este espacio se le conoce como el “calado largo” ya que cuenta con una altura de 4,5 metros y una longitud que supera los 30 metros.

El Calado de San Gregorio destaca, además, por contar con un pozo realizado con cantos rodados que aun funciona el cual ayuda tanto al drenaje del calado como a la conservación de las denominadas tuferas (agujeros de ventilación).


Para finalizar la visita, los asistentes tienen la oportunidad de acceder al Calado de la Casa de la Danza, datado entre los siglos XVI y XVII. Destaca por integrarse en el entramado defensivo de la ciudad. De hecho, existen indicios de que el edificio está ubicado sobre la antigua muralla defensiva del Medievo.

Estas iniciativas para dar a conocer la historia de los antiguos lagares y calados de Logroño podrían tener continuidad en otros espacios tal y como ha señalado Colange: “Logroño tiene mucho patrimonio para enseñar. Que se quede tranquila la oposición, porque en Logroño tenemos Enópolis”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here