billete avión
Fuente: Europa Press

Según la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia ya no será necesario que el pasajero afectado por un retraso presente las tarjetas de embarque para iniciar una reclamación contra la aerolínea. «Supone un gran cambio para los pasajeros que una vez finalizado un vuelo se deshacían de las tarjetas de embarque o las mismas desaparecían de la aplicación de la aerolínea una vez pasada la fecha del vuelo», señala Javier López, director de comunicación de la plataforma Reclamación de Vuelos.

De esta forma, los pasajeros de un vuelo con un retraso mayor de las tres horas no podrán ver denegada su compensación a través de la estrategia que venían usando diversas aerolíneas hasta ahora: no poseer la tarjeta de embarque como justificante de haber tomado dicho vuelo.

En este sentido, la sala octava del Tribunal de Justicia de la Unión Europea declara improcedente que la simple falta de la tarjeta de embarque rompa la presunción de que un cliente no pasó por facturación pese a que el viaje efectivamente se realizó. No obstante, el TJUE reconoce la posibilidad de que los viajeros que no hayan tomado el vuelo reclamen compensaciones. En este caso, sería el órgano jurisdiccional nacional el que debería chequear que el viaje efectivamente se realizó.


Se trata, por tanto, de una buena noticia para miles de viajeros afectados por grandes retrasos en vuelos comerciales que se ven atrapados en un proceso largo y complejo para obtener una compensación la cual, a menudo, no se recibe por diversas sutilezas legales que las aerolíneas acostumbran a aplicar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here