Uno de los elementos más básicos de la circulación en las ciudades españolas es la rotonda. A pesar del quebradero de cabeza que les supone a algunos conductores, son algo necesario para poder regular el tráfico de forma efectiva. Aunque la mayoría son muy similares entre sí, podemos resaltar algunas de las rotondas más curiosas de España que se encuentran repartidas por nuestras poblaciones.

Modernas, clásicas, con esculturas imposibles… Todas ellas sí que comparten algo en común: no son las más amadas por quienes conducen por la ciudad, aunque sí son extremadamente necesarias en muchos aspectos.

1Rotonda en Amorebieta, Vizcaya, presidida por una patata

rotonda patata amorebieta
Rotonda Amorebieta / Fuente: ametx.eus

Imaginamos el impacto que tuvo que ser ver esta curiosa escultura sobre la rotonda por primera vez. El artista Andrés Nagel firma esta obra que, aunque no tiene título oficial, no tardó en ser bautizada por los propios vecinos de la zona. El nombre que le pusieron fue patata atravesada por palillos, y se ha convertido en una de las rotondas más curiosas de España. A pesar de las bromas, no tuvo muy buena acogida e incluso se llegó a pedir su traslado. Se trata de una escultura de 9 metros de alto que pesa 2,5 toneladas. Su precio tampoco hizo mucha gracia: 180.000 euros solo la escultura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here