10.000 kilómetros de costa, más Banderas Azules que ningún otro país del mundo, varias de las playas más famosas de Europa, dos archipiélagos que son la envidia del continente y una considerable variedad medioambiental que convierten la costa española en una joya de la naturaleza. Pero en las últimas décadas, especialmente tras el boom turístico de los años 60, esta joya natural ha sido contaminada por la fiebre constructiva —y la especulación asociada a ella— que ha roto su frágil equilibrio medioambiental y alterado su perfil y su estética. 

Desde Galicia al País Vasco, desde la Costa Brava a Murcia, y de Huelva a las Canarias, todas las regiones costeras españolas se han visto afectadas en mayor o menor medida por construcciones urbanísticas que, a menudo, no han respetado la Ley de Costas en connivencia con los gobiernos de turno. En la siguiente lista repasamos algunas de las mayores aberraciones urbanísticas de la costa española. 

1Hotel El Algarrobico (Carboneras, Almería) 

Aberraciones urbanísticas costa española
Fuente: Wikipedia

Convertido en símbolo del desastre urbanístico de la costa española, el Hotel Algarrobico sigue en pie después de casi 15 años de denuncias que llevaron a paralizar la construcción de forma cautelar. Pese a que el Algarrobico comenzó a edificarse en el año 2003 contraviniendo la norma de servidumbre de protección de 100 metros que marca la Ley de Costas, su licencia fue obtenida en los años 80 cuando este territorio aún no estaba protegido como parte del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, lo cual ha sido el origen de un galimatías judicial que a día de hoy aún sigue dando coletazos.  

Mientras tanto, diversas entidades, capitaneadas por Greenpeace, mantienen la presión sobre el Ayuntamiento de Carboneras y la Junta de Andalucía para acometer la prometida demolición que no termina de llegar. En el vecino pueblo de Carboneras, sin embargo, tienen otra opinión considerando que el derribo del hotel sería un sinsentido una vez construido. 

El fantasma del Algarrobico ha vuelto a la zona de Cabo de Gata al conocerse la intención de rehabilitar el Cortijo Chiqueras que se sitúa en frente de la playa de Genoveses para convertirlo en un hotel alterando una zona que, además de protegida, ofrece un entorno virgen y libre de cemento en dos de las playas más bellas de Almería: la propia Genoveses y la vecina Mónsul. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here