Nuestro país puede presumir de un patrimonio excepcional, tanto artístico como arquitectónico y monumental. Sin embargo, en algún que otro lugar, como en las numerosas rotondas que se encuentran en nuestras carreteras, se alzan estatuas y monumentos que producen más horror y extrañeza que admiración ante su belleza.

Como lo artístico siempre es discutible, y ahí cada cual puede valorar tales objetos como considere, vamos a detenernos solo en el componente estético, pues la mayoría de vecinos y viajeros coinciden en señalar que las esculturas que hoy os traemos son algunas de las más feas de España. Juzga tú mismo si tienen razón.

2La patata (Vizcaya)

La patata
Fuente: Wikimedia/Zarateman CC0 1.0

Otra de esas esculturas que a primera vista suele parecer fea o, cuando menos, extraña, es La patata. La obra, de Andrés Nagel, representa a una patata pinchada con numerosos palillos de dientes como si fueran pinchos o banderillas.

Se inauguró en el año 2003 en la rotonda situada en el cruce de calles Sabino Arana, Carmen, San Miguel y San Pedro de Amorebieta-Etxano. Esta escultura de bronce mide 9 metros de altura y pesa 2 toneladas y media y, aunque el artista no bautizó su obra, los transeúntes fueron los que terminaron llamándola La patata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here