Si hablamos de Estados Unidos parece que nos viene a la mente la exageración. Aquí los menús son grandes, los productos en el supermercado también tienen un tamaño mayor que en Europa y, cómo no, destacan sus grandes esculturas. Sin embargo, el tamaño no siempre importa, por lo que muchas de ellas pueden tener un cometido dudoso o que quizá no sirva de mucho.

En las carreteras del país, por ejemplo, podemos ver varios casos de esculturas gigantes que, a priori, nos pueden parecer algo absurdas. Es un vestigio de los años 60 y sus antiguos «Hombre Mofle», esculturas gigantes situadas a las puertas de los establecimientos para llamar la atención. No obstante, existen esculturas de todo tipo repartidas por todos los Estados Unidos.

2Esculturas gigantes en «Cadillac Ranch»

Cadillac Ranch Texas
Cadillac Ranch, Texas / Pixabay

La Ruta 66 es una de esas cosas que hay que hacer al menos una vez en la vida. Recorriendo el icónico camino, podemos encontrar en Texas, al oeste de Amarillo, algo que conseguirá descolocarnos por completo. El paisaje de la zona es bastante monótono, si no eres un apasionado de este tipo de entornos, puede que te llegue a resultar incluso algo aburrido.

Sin embargo, rompiendo con esa calma anodina encontramos, de repente, diez cadillacs colocados en hilera, semienterrados en el suelo y adornados con pinturas de varios colores, así como grafitis. Se trata de la escultura Cadillac Ranch, y aunque tan solo sea porque consigue despertar de nuevo al viajero, debe ser considerada como una auténtica obra de arte viva.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here