Aunque a día de hoy vivimos con la omnipresencia de la COVID-19 en nuestras vidas, no podemos olvidar que siguen existiendo otras enfermedades infecciosas que también acarrean sus riesgos. De hecho, muchas de ellas están relacionadas con los viajes y hemos de tener cuidado y ser precavidos para no llevarnos un disgusto cuando nos trasladamos a otros destinos.

Hoy repasamos algunas de las enfermedades más habituales del viajero para que, aparte del coronavirus, no dejes de tenerlas en cuenta ni olvides que todavía están ahí. Así que también te damos algunos consejos para evitarlas.

Diarrea del viajero

Viajeros
Fuente: Pixabay/sahinsezerdincer

Las infecciones que puede coger el viajero cuando se desplaza al extranjero pueden ser provocadas por virus, bacterias, hongos o parásitos. Y según la zona geográfica y las condiciones sociosanitarias del destino, tendrá más posibilidades de enfermar de unas u otras, ya sea por medio de personas, de animales o del agua.


Una de las enfermedades más frecuentes es la diarrea del viajero. Pueden provocarla parásitos, bacterias o virus, presentes en los alimentos o en el agua. Algunas de estas diarreas aparecen a las pocas horas y otras necesitan un periodo de incubación entre dos y tres días. Para evitarlas debes ser cauteloso a la hora de tomar comidas y bebidas, y seleccionar sitios donde se adopten unas medidas adecuadas de higiene. Cuidado con los cubitos de hielo y recuerda beber siempre agua embotellada.

Cólera

Viajero en Oriente Medio
Fuente: Pixabay/sharonang

Aunque en Europa el cólera nos recuerde a epidemias de otros siglos, todavía es un serio problema en algunas partes de África, América Latina, Asia y Oriente Medio. Se trata de una enfermedad bacteriana que ataca al intestino y que se transmite por agua y alimentos contaminados. Provoca diarreas intensas, vómitos y deshidratación.

A aquellos que viajan a lugares con alta incidencia de esta enfermedad, como cooperantes o miembros de asociaciones y organizaciones no gubernamentales, así como los que realizan viajes de aventura, se les aconseja tomar una vacuna oral para reducir al máximo los riesgos.

Virus del zika

aeropuerto
Fuente: Pixabay/JoshuaWoroniecki

Otra de las enfermedades más frecuentes del viajero es el virus del zika. Principalmente circulaba en países africanos, como Senegal y Camerún, y asiáticos, como Filipinas y Malasia. No obstante, desde el año 2014, el virus del zika se encuentra expandido por todo el mundo en menor o mayor medida.

La forma más habitual de transmisión de este virus se produce por la picadura del mosquito de la especia Aedes cuando está infectado, pero también por medio de transfusiones de sangre y de las relaciones sexuales con una persona que es portadora del virus.

Fiebre amarilla

viajero
Fuente: Pixabay/juanfer_erazo

En África y América Latina es frecuente la fiebre amarilla, una enfermedad vírica que también se contagia por la picadura de un mosquito que esté infectado. El riesgo de contagio es tal que se aconseja vacunarse antes de viajar a esas áreas. De hecho, en algunos países está establecida la vacunación obligatoria para poder entrar en él.

Fiebre tifoidea

Comida callejera
Fuente: Pixabay/shameersrk

La fiebre tifoidea es una enfermedad endémica del Sudeste asiático, América Central, América del Sur y África. De nuevo, el mayor riesgo se encuentra en los alimentos y el agua, pues se trata de una enfermedad infecciosa provocada por una bacteria. Para evitar la posibilidad de contagiarse, lo mejor es no tomar comida en los puestos callejeros, no ingerir pescado crudo, beber agua embotellada y evitar el hielo que no sabemos de dónde procede.

Es posible vacunarse de forma oral o por medio de una inyección. Así, se recomienda a los viajeros que vayan a lugares con alta incidencia que se vacunen, así como los que vayan a estar más de un mes en el país.

Hepatitis C

tatuaje
Fuente: Pixabay/sandyjohnhood

Aunque la hepatitis C puede contagiarse en tu propio lugar de origen, es frecuente que sea considerada una enfermedad del viajero porque este se arriesga a contagiarse en circunstancias tales como hacerse un piercing o un tatuaje en el destino. Y es que la principal forma de contagio de la hepatitis C se produce por el uso de jeringuillas y agujas contaminadas, así como por el contacto con sangre infectada.

Dengue

mosquito
Fuente: Pixabay/nuzree

El mosquito Aedes aegepty es el responsable de transmitir el dengue, otra de esas enfermedades que pueden afectar a los viajeros, provocada por un virus. También se la conoce como fiebre rompehuesos y, además de la alta temperatura corporal, causa dolores de huesos y musculares.

El dengue está presente en las zonas tropicales y subtropicales, principalmente, en las áreas urbanas y semiurbanas. En los últimos años se ha incrementado el número de infectados y los últimos estudios calculan que se producen 390 millones de infecciones por dengue al año. No existe un tratamiento específico para tratarlo.

Tuberculosis

viajero
Fuente: Pixabay/Free-Photos

La tuberculosis es otra de las enfermedades con las que tiene que tener cuidado cualquier viajero. La provoca la bacteria Mycobacterium tuberculosis, la cual ataca al sistema respiratorio. Se transmite por el aire y provoca fiebre, tos severa, debilidad y puede causar la muerte si no se trata de la forma adecuada.

La mayoría de los casos de tuberculosis se producen en India, China, Pakistán, Indonesia y Sudáfrica. Aunque existe vacuna, no es eficaz al cien por cien, por lo que se aconseja realizar una análisis de sangre para la tuberculosis antes de viajar y tras un par de meses desde tu regreso.


Chikungunya

mosquitos
Fuente: Pixabay/shammiknr

El mismo mosquito que transmite el dengue, así como el Aedes albopictus, son los causantes de infectar a las personas de otra enfermedad que suele afectar a los viajeros: el chikungunya. También provoca dolores articulares y fiebre. No tiene cura, por lo que los tratamientos van encaminados a reducir los síntomas. En la actualidad, hay constancia de casos de chikungunya en 60 países de Asia, África, Europa y América.

Rabia

murciélago
Fuente: Pixabay/Cparks

Entre las enfermedades que pueden provocar las mordeduras o arañazos de animales, así como el contacto con sus secreciones, hay que tener cuidado al viajar con la rabia. La transmiten perros, gatos, monos y murciélagos y es vírica.

La rabia ataca al sistema nervioso y si no se trata adecuadamente puede causar la muerte. Entre sus síntomas más frecuentes se encuentra la fiebre, el dolor y un hormigueo en el sitio de la herida. Se recomienda vacunarse contra la rabia a los viajeros que realicen actividades de riesgo de contagio en lugares como Bangladesh, Bolivia, China, Ecuador, Etiopía, Méjico, India, Filipinas y Tailandia.

Malaria

malaria
Fuente: Pixabay/ArtsyBee

De nuevo hay que evitar las picaduras de los mosquitos para librarse de la malaria o paludismo. En esta ocasión el insecto transmisor de esta enfermedad es el Anopheles y se contagia con frecuencia en los países tropicales y subtropicales. Provoca altas fiebres y puede causar la muerte.

Para evitar las picaduras de mosquitos, utiliza pulseras antimosquitos y repelentes, procura alejarte de las zonas donde anidan y evitar el amanecer y el anochecer, apaga la luz si dejas la ventana abierta, no uses perfumes y colonias que pueden atraerles y usa mosquiteras en la medida de lo posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here