Durante las vacaciones, la habitación del hotel es nuestro refugio y el santuario del descanso tras las largas y agotadoras jornadas de turisteo. Aunque algunas lucen una decoración bonita y confortable y ofrecen un catálogo de servicios sumamente completo, lo cierto es que no son nuestra casa. Y tampoco están tan limpias como creemos, a pesar de que el personal de limpieza pasa todos los días.

La razón estriba que por nuestra habitación han pasado con anterioridad decenas e incluso cientos de personas, y todas han dejado microorganismos, gérmenes y bacterias que pueden hacer su agosto con nosotros y arruinarnos el viaje. No obstante, dichas bacterias tienen sus preferencias a la hora de habitar. Veamos cuáles son los cinco objetos menos higiénicos de un hotel.

2Teléfono, interruptores y grifos

Fuente: Pixabay.

Ídem con estos tres elementos de la habitación, pues también son manipulados por cientos de personas, que, como hemos dicho, dejan bacterias. En el caso del teléfono tiene, además de las que portamos con las manos, las que propagamos a través de la respiración e incluso con los estornudos.

Por su parte, los grifos y los interruptores, entre los que se incluyen los de entrada a la habitación y lámparas de la mesilla de noche, son igualmente una gran fuente de contaminación bacteriana. Además de ser manipulados por muchas personas, no son la prioridad el servicio de limpieza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here