La hostelería y el turismo están siendo dos de los sectores económicos más dañados por la crisis sanitaria derivada de la propagación del COVID-19. El efecto que esta crisis va a tener a largo plazo sobre ambas industrias aún es incierto, pero es evidente que, en los próximos meses, la crisis sanitaria se convertirá en crisis económica, especialmente en las zonas más dependientes del turismo y, entre ellas, entre las zonas más dependientes del turismo internacional. Porque el turismo nacional, a pesar de que ya empieza a mostrar signos positivos de cara al verano, no tiene capacidad para absorber tanta oferta.

Hay que tener en cuenta que la industria turística supone para España el 12,3% del PIB (datos de 2018, los últimos publicados) lo que supone casi 150.000 millones de euros. Emplea de forma directa a 2,62 millones de personas, un 12% del total según datos del Instituto Nacional de Estadística que sitúa el número de afiliados en casi 2,4 millones. El crecimiento del sector en la última década ha sido imparable. En 2009 llegaban poco más de 50 millones de turistas extranjeros, en 2019 ese dato ya estaba cerca de duplicarse: 83,7 millones de turistas internacionales con un gasto de más de 90.000 millones de euros.

Así las cosas, el colapso del turismo durante este verano puede tener unas consecuencias catastróficas a corto plazo, tanto a nivel de destrucción del tejido productivo, como de empleos. Aunque a largo plazo la crisis del sector turístico pueda ser una oportunidad para replantear un modelo de “poco valor añadido”, son millones de trabajadores los que viven directa o indirectamente de este sector. En esta lista reunimos las ciudades españolas más afectadas por la crisis del turismo.

1Palma de Mallorca (Baleares)

Panoramica fachada maritima_Visit Palma
Fuente: Visit Palma

Debido a su dependencia de las conexiones aéreas que se han visto paralizadas como consecuencia de la restricción de movimiento de los ciudadanos durante las últimas semanas, las islas españolas están siendo las principales afectadas por el estado de alarma. Un estudio elaborado por el Gobierno de Baleares cifraba en un 30% del PIB el impacto de la crisis turística en el peor de los escenarios, más del triple de lo que vaticina el Banco de España para el conjunto del país.

Con una importante dependencia del turismo internacional —fue la tercera ciudad en número de turistas extranjeros en 2018 por detrás de Madrid y Barcelona— Palma de Mallorca está siendo una de las ciudades más afectadas por la falta de turistas pese a que el Gobierno central ya está estudiando la posibilidad de abrir antes las fronteras al turismo extranjero tantos en Baleares como en Canarias.

5 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here