En la ría del Eo que separa la comunidad autónoma de Galicia de Asturias, frente a la gallega localidad de Ribadeo, se ubica la asturiana Castropol, que constituye uno de los pequeños y pintorescos pueblos pesqueros que vale la pena descubrir en el norte de España.

La villa marinera de Castropol, que ostenta el título de Pueblo Ejemplar desde el año 1987, se alza sobre un promontorio escarpado rodeado un espacio natural de singular belleza. Te damos todas las claves por si te animas a conocerlo.

Casco histórico de Castropol

Casa de Cultura de Castropol
Fuente: Wikimedia/Bibliocastro CC BY-SA 4.0

El casco histórico de Castropol seduce por sus callejuelas, sus casas blasonadas, sus parques y jardines y su ambiente tranquilo, que conduce siempre hacia la belleza de su puerto. En la hermosa ría, la mirada encuentra el Puente de Los Santos, que une la orilla gallega con la asturiana y que se denominó así cuando se inauguró, en 1987, porque en cada extremo hay una capilla: la capilla de San Román en Asturias y la capilla de San Miguel en Galicia.


Al recorrer el casco antiguo de la villa, descubrirás importantes ejemplos de arquitectura civil y religiosa, como la iglesia barroca de Santiago Apóstol, cuya torre se alza sobre el resto de construcciones de Castropol creando ese perfil tan característico. En el interior del templo, que se construyó sobre un antiguo hospital de peregrinos, se pueden admirar varios retablos del siglo XVIII y la gran pila bautismal.

Junto a él, también se ubica el mirador de la Mirandilla que ofrece unas hermosas vistas de la ría y la ensenada de la Linera. Precisamente en el Astillero de Carpintería de Ribera de la Linera, se construyeron un par de galeras que formaron parte de la Armada Invencible.

Destaca así mismo el Parque Vicente Loriente, en el que se alza la estatua al marino y escritor Villamil, que emprendió en 1892 una vuelta alrededor del mundo, y junto al cual se encuentra el antiguo Teatro Casino de Castropol, inaugurado en 1911 y construido en estilo ecléctico y neorrenacentista. En la actualidad, alberga la actual Casa de Cultura y la Biblioteca Municipal Menéndez Pelayo, en cuya fachada luce una placa en recuerdo de la protagonista del poema Elegía a la amada muerta de Antonio Cuervo y Castrillón, que el poeta dedicó a su esposa fallecida en 1836.

A escasos metros también puedes contemplar la capilla de Santa María del Campo, única construcción que no sucumbió a las llamas en el incendio que asoló la villa en el año 1587, y el Palacio Marqués de Santa Cruz, de entre los siglos XVII y XVIII, en el estilo de los pazos gallegos.

Plaza del Cruzadero

Plaza del Cruzadero en Castropol
Fuente: Wikimedia/Bibliocastro CC BY-SA 4.0

Castropol alberga en su conjunto histórico, declarado Bien de Interés Cultural en mayo de 2004, una pequeña plaza que merece mención aparte. Se trata de la plaza del Cruzadero, en donde puedes contemplar el monumento al Pueblo Ejemplar. Este título se obtuvo cuando se le concedió a Castropol el premio Príncipe de Asturias en la categoría de Pueblo Ejemplar en el año 1997.

En la concesión del galardón se destacó el valor de la Biblioteca Popular Menéndez Pelayo, fundada en los años veinte del siglo XX, el Club de Mar, la festividad del Corpus, la playa de Penarronda, a 5 kilómetros de la villa, y el cuidado de las tradiciones y el patrimonio.

En la plaza del Cruzadero se encuentra también el Palacio de Montenegro-Casa del Cura, de entre los siglos XV y XVI, y Villa Rosita, un edificio con torre del siglo XVI y distintas partes del siglo XVIII.

Puerto de Castropol

Castropol
Fuente: Flickr/Tom Maisey CC BY 2.0

El pasado y presente del municipio Castropol confluyen en su puerto pesquero. La villa siempre ha estado relacionada con la pesca, así como por el cultivo de sus sabrosas ostras que se efectúa frente a su costa. Aquí se encuentra un estuario del que salen más de 300 toneladas de ostras, y son varias las empresas que se encargan de su producción y su distribución.

Su fama es tal que no debes dejar de probarlas, no te decepcionarán, e incluso es posible realizar experiencias guiadas para descubrir la acuicultura en la localidad o realizar rutas turísticas en barco por la ría. Puedes seguir el bonito Paseo del Muelle que circunda el pueblo junto al mar y probar su gastronomía y su sidra en alguno de los mesones y cantinas que se encuentran en él. En el paseo también se hallan el puerto y el Club de Vela Castropol.

Y es que, con este entorno, no es de extrañar que los deportes náuticos sean habituales en Castropol. La navegación en traineras, barcos típicos de vela latina o kayak, así como la práctica de windsurf o la pesca son algunas de las muchas actividades que se realizan en sus aguas, tanto en el mar como en el río. Además, te recomendamos visitar asimismo el Centro de Interpretación de la Ría del Eo, que sirve de punto de entrada a la Reserva de la Biosfera Río Eo, Oscos y Terras de Burón. Esta fue declarada como tal en el año 2007 por la Unesco.

Información de interés para visitar Castropol

Uno de los momentos del año más especiales para conocer Castropol, además del verano en el que puedes disfrutar de las playas del entorno, del río y de todo tipo de actividades de turismo activo, es en el Corpus Christi. Durante esta festividad, las calles de la villa se adornan con impresionantes alfombras florales y los festejos se suceden en una jornada en la que se vuelcan todos los vecinos para vivir la fiesta, que acoge con total hospitalidad a los viajeros y visitantes. La festividad del Corpus Christi en Castropol está catalogada como Fiesta de Interés Turístico Regional desde el año 2007.

Otras fechas especiales en esta localidad asturiana son el 25 de julio, día de Santiago, cuando se celebran sus fiestas patronales; la romería de San Roque, el 16 de agosto, y el Festival de las Ostras del Eo, durante el puente del mes de mayo, entre otras. Aunque cualquier momento del año es perfecto para acercarse a descubrir este Pueblo Ejemplar asturiano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here