Si hay un dulce característico del invierno y de las fechas navideñas son los polvorones y los mantecados, típicos de la comunidad andaluza y, en especial, de Estepa. Estos manjares resultan imprescindibles en nuestras mesas durante estos meses y son perfectos para acompañar una taza de café o chocolate caliente en uno de esos días invernales fríos y desapacibles.

Para que aprecies en mayor medida uno de nuestros más sabrosos dulces, hoy te contamos la historia de los polvorones de Estepa. Y ya de paso te recomendamos que no olvides incluirlos en la cesta de la compra estas Navidades.

Orígenes de los polvorones de Estepa

Estepa
Fuente: Wikimedia/Andrzej Otrębski CC BY-SA 3.0

Las primeras referencias históricas de los polvorones de Estepa proceden de un documento comercial de la villa firmado entre la Orden de Santiago y un banquero genovés a mediados del siglo XVI. En el texto, era el repostero Tristán Goméz quien figuraba como testigo. Y es que todo empezó aquí, en el municipio andaluz de Estepa, en la provincia de Sevilla, el mismo lugar en el que, en la actualidad, se asientan numerosas fábricas que producen las Indicaciones Geográficas Protegidas de Mantecados de Estepa y Polvorones de Estepa.


Las recetas de estos dulces tienen su origen en el Convento de Santa Clara de Estepa, que se fundó en 1599 por orden del marqués de Estepa, quien pretendía que su hija ingresara en él como religiosa. Las monjas del convento se encargaban de la elaboración de forma tradicional de esos dulces. La venta alcanzó tal importancia que tuvieron que contratar a confiteros para poder hacer frente a la demanda que les llegaba de clientes de ciudades como Madrid o Sevilla.

Mantecados y polvorones en el siglo XIX

polvorón de Estepa
Fuente: Wikimedia/Marianne Perdomo CC BY-SA 4.0

No obstante, aun teniendo en cuenta la estupenda aceptación de los dulces monacales del Convento de Santa Clara, tuvieron que pasar unos siglos más antes de que su comercialización y fama se extendiera por todo el país. Fue a mediados del siglo XIX cuando la venta de los polvorones y mantecados comenzaron a crecer hasta que su consumo fuera habitual, especialmente, durante la Navidad. Las circunstancias cambiaron gracias a una mujer: Micaela Ruíz Téllez, conocida como La Colchona.

La Colchona era una vecina de la localidad de Estepa que se encargaba tradicionalmente de las matanzas del cerdo en las casas señoriales de la región. Pero, un día, se le ocurrió aprovechar la manteca del cerdo sobrante para preparar los mantecates, unos de aquellos dulces tradicionales. Además, se le ocurrió eliminar la humedad de la harina para que no se enducieran y duraran más tiempo. De tal forma, comenzó a prepara polvorones, con su característica forma ovalada, y mantecados, con la forma redondeada. La principal diferencia entre ambos ya era la actual: mientras el polvorón siempre lleva almendras en su elaboración, el mantecado puede incluirlas o no.

Con gran visión comercial, su amigo José Hermoso le aconsejó que entregara los polvorones y mantecados que hacía a su marido para que los vendiera allá por donde pasaba. Y es que el esposo era cosario entre Estepa y Córdoba, es decir, se dedicaba a transportar personas y mercancías por las distintas localidades. Así, por la iniciativa de esta mujer de Estepa, comenzó la comercialización y distribución del polvorón y el mantecado que han hecho famosa a esta localidad andaluza.

Los polvorones de Estepa en el siglo XX

Polvorones de Estepa
Fuente: www.amazon.es

A principios del siglo XX, la popularización de estos dulces se incrementó todavía más. De hecho, ya se había instaurado, de forma generalizada, la costumbre de consumirlos durante las fechas navideñas. Se multiplicó el número de productores en el municipio e incluso llegaron a contabilizarse alrededor de 120 obradores en el pueblo. En 1939, la producción ya había alcanzado los 400 000 kilos de mantecados. El negocio no hacía más que crecer.

Durante la década de los cincuenta del siglo XX, con los frecuentes movimientos migratorios por el territorio español, los polvorones y mantecados se convirtieron en un producto de consumo habitual en toda España y, en la siguiente década, comenzaron a surgir las cooperativas para su elaboración.

Los polvorones de Estepa en la actualidad

La Estepeña
Fuente: www.amazon.es

Estepa cuenta en la actualidad con casi una veintena de fábricas dedicadas a la producción de mantecados y polvorones. Entre todas ellas, hay que tener en cuenta que gran parte de las familias estepeñas intervienen en alguna de las fases del proceso, salvaguardando las costumbres y tradiciones de su pasado para que sigan conservándose en la actualidad. De hecho, muchas de estas empresas de carácter familiar van por la quinta generación.

Entre todas las fábricas, la de mayor antigüedad es la de los herederos de La Colchona, en el centro del pueblo, ubicada en la misma vivienda en la que ella y su marido residían. Todavía se respeta la forma tradicional de elaboración de sus polvorones y mantecados, y también elaboran otros dulces como hojaldradas, dulcipanes y barquillos, entre otros.

Vinculada a la familia de Micaela, en 1945, se fundó Santa Clara, por parte de Petronila Domínguez, la nieta de La Colchona. En la actualidad elabora los tradicionales polvorones junto con roscos de vino, hojaldres, figuritas de mazapán, etc.

Indicaciones Geográficas Protegidas

Los polvorones y los mantecados se distinguen fácilmente si nos fijamos en ese olor mezcla de almendras y canela característico de los primeros. Además de contar con una masa fina y frágil, que es la causa por la que se comercializan envueltos en papel de seda. Pero si quieres tener la seguridad de que degustas los productos de Estepa, deberás fijarte en el etiquetado y en los sellos de sus paquetes y envasados, ya que es el Consejo Regulador de la Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) Mantecados de Estepa y Polvorones de Estepa quien garantiza el cumplimiento de los requisitos de estos productos para que alcancen la máxima calidad.

Y toma nota porque, entre las variedades que, en la actualidad, se comercializan bajo las IGP se encuentran el polvorón de almendra de Estepa, el tradicional mantecado de canela, el mantecado casero, el mantecado de aceite, el mantecado de coco, mantecado de cacao, mantecado de limón, mantecado de avellana y mantecado de vainilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here