Valoración post

La actividad cultural en las ciudades españolas está retomando la normalidad a todo ritmo y el verano se presenta como la época definitiva para volver a disfrutar de todas las fiestas, festivales y eventos culturales que habíamos perdido estos años por culpa de la pandemia. En este contexto han surgido startups como Filiplan, que nacen con el objetivo de acercarnos de la manera más fácil posible a toda esa oferta para que nunca nos falte un plan. Hemos hablado con Gabriela Maier, su fundadora, para conocer un poco más el proyecto y la situación del mercado cultural.

¿Puedes explicar a nuestros lectores qué es Filiplan?

FILIPLAN es un buscador de planes culturales que, de forma rápida y sencilla, encuentra eventos y actividades a medida. Funciona como un buscador de hoteles y vuelos, pero para exposiciones, conciertos, conferencias, cursos, obras de teatro… Introduces tus preferencias (por ejemplo tu interés, la fecha en la que estás disponible o incluso tu presupuesto) y en cuestión de segundos tienes a tu alcance las propuestas más interesantes.

¿Quién está detrás de este proyecto y cómo se os ocurrió la idea?

Gabriela Maier

Detrás de FILIPLAN estoy yo, Gabriela Maier. Trabajé 6 años en Amazon hasta que decidí tomarme una excedencia para lanzar FILIPLAN, con el objetivo de revolucionar el acceso a la cultura. La idea de FILIPLAN surge de una necesidad personal. Me encanta aprender pero me resultaba muy difícil estar al tanto de todo lo que sucedía en Madrid. La oficina de Amazon por aquel entonces estaba al lado del Real Jardín Botánico, del Museo Reina Sofía, de la Casa Encendida …

Y me hubiera encantado aprovechar la hora de la comida o al salir de trabajar para visitar una exposición, ir a una conferencia o un concierto, pero no tenía tiempo para ir navegando 1 a 1 por las distintas páginas webs para ver qué había disponible, para seleccionar lo que realmente me interesaba y para validar que encajaba con mis horarios. Se me pasaban exposiciones, obras de teatro o conferencias a las que quería ir… Para mí la cultura es indispensable y me parecía una pena que el contexto frenara esta inquietud inicial, así que me decidía a hacer algo al respecto. Y así nació FILIPLAN.

¿Es una app gratuita? ¿Cuál es vuestro modelo de monetización?

La app es gratuita porque nuestro objetivo es acercar la cultura a más personas. El modelo de monetización es el de un Marketplace. Aunque ahora FILIPLAN consolida la oferta de las principales instituciones culturales y de puntos de interés de la ciudad, pronto lanzaremos un Marketplace de experiencias culturales, donde proveedores de experiencias culturales de calidad (desde instituciones, escuelas y academias privadas y guías turísticos) puedan publicar y vender sus actividades.

Esto ayuda a los proveedores actuales llegar a sus clientes potenciales más rápido, con menos esfuerzo por su parte (por lo que dispondrán de más tiempo para ampliar su programación o mejorar la existente) y eventualmente también les dará acceso a información agregada que les permitirá seguir refinando su oferta. Es un modelo de comisión por venta donde todos ganan: el usuario no tiene un sobrecoste al comprar la actividad, al proveedor solo se le aplica la comisión si vende la actividad y a FILIPLAN nos permite seguir refinando la experiencia de usuario y revolucionar el acceso a la cultura.

Además, al simplificar el acceso a clientes potenciales es más probable que surjan nuevos proveedores de actividades culturales, lo que puede beneficiar a profesiones como la de profesores y, al ofrecer una fuente de ingresos adicional, contribuir a conservar conocimientos que corren el riesgo de perderse (como por ejemplo oficios artesanos).

¿Vuestro público objetivo son los turistas o la población local?

Filiplan App

Nuestro objetivo es acercar la inmensa oferta cultural de la ciudad a más personas ya que creemos que la cultura es fundamental para crear sociedades más creativas, abiertas e inclusivas. Seguir aprendiendo, descubriendo o ejercitando una capacidad de asombro nos da herramientas para afrontar mejor el complejo y cambiante mundo en que vivimos: fomenta la empatía e inteligencia emocional, nos ayuda a desarrollar el pensamiento crítico y creativo y ejercita nuestra capacidad de comunicación y adaptación, al tener que encontrar un hilo conductor entre múltiples y muy distintas perspectivas. Hacerlo además en las ciudades, interactuando con otras personas de nuestro entorno,  fomenta el intercambio y crea comunidades más fuertes, solidarias e inclusivas.

Pero, resultaba muy difícil para la población local estar al tanto de toda la oferta cultural de una ciudad. Solo en Madrid existen más de 400 organizaciones que ofrecen actividades culturales y más de 2.000 si incluimos escuelas y academias privadas. ¿Te imaginas tener que suscribirte a 2.400 newsletters para estar al tanto de todo lo que sucede? Era una situación ineficiente que limita el consumo y el crecimiento de la oferta de actividades culturales.

Por ello empezamos intentando resolver el problema para la población local, pero nos gustaría eventualmente también dar servicios a los turistas que busquen experiencias culturales de calidad. Porque si ya es complicado para los locales, ¡imagínate para los turistas! Para ellos es una oportunidad de conocer una ciudad como un local, de descubrir su cultura, de realizar experiencias culturales de calidad y así descubrir la parte más humana y más real de la ciudad que visitas. 

¿Cuáles son los mayores retos a los que se enfrenta una startup en el sector turístico/cultural? 

Aquí sólo puedo hablar desde nuestra experiencia con FILIPLAN. Más allá de los desafíos a los que se enfrenta cualquier startup, en nuestro caso el mayor reto fue el contexto que tuvimos que vivir ya que empezamos a lanzar FILIPLAN en plena pandemia. Queríamos usar la tecnología para acercar la cultura a más personas en el mundo real, pero todavía había miedo por los contagios, aforos limitados, había mucha incertidumbre sobre qué pasaría en el futuro (por ejemplo, ¿predominarían las experiencias online frente a las físicas?)… Tuvimos que tener mucha flexibilidad, que plantearnos muchas opciones a futuro y tomar decisiones sobre qué hacer, decidir si seguíamos adelante en este contexto…

Pero tuvimos muchísima suerte de contar desde el principio con colaboradores como el Museo Nacional Thyssen Bornemisza, la Fundación Amigos del Museo del Prado o Casa de México que apostaron por FILIPLAN desde sus comienzos. También recibimos una ayuda que recibimos del Ministerio de Cultura y Deporte que nos permitió seguir mejorando la experiencia de usuario y más allá de la parte económica, fue un “chute” de motivación el ser el tercer proyecto mejor valorado de los más de 650 presentados.

¿Cómo creéis que afronta el sector cultural la etapa postpandemia?

Filiplan App

El sector cultural está afrontando la etapa postpandemia de una manera admirable. Con mucha flexibilidad (por ejemplo ofreciendo nuevas experiencias para un público local hasta que se reponga el turismo internacional como las visitas guiadas del Museo Thyssen que resultan muy atractivas para conocer una nueva perspectiva de sus maravillosas colecciones), creatividad (lanzando nuevas experiencias en torno a sus colecciones permanentes como por ejemplo la exposición olfativa del Museo del Prado), con mayor digitalización (por ejemplo a raíz de la pandemia la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando comenzó a vender entradas online) y con un renovado y creciente interés del público nacional (por ejemplo las clases de cerámica tuvieron muchísimo éxito en los comienzos de la etapa postpandemia).

¿Tenéis también la sensación de que la gente tiene más ganas que nunca de planes fuera de casa?

¡Completamente! Pero no solo de hacer planes fuera de casa, sino planes de calidad. Que te permitan disfrutar y además aprender, abrirte a nuevas perspectivas, conectar con otras personas, descubrir, sorprenderte…

Más allá de ciudades como Madrid y Barcelona, ¿qué otras ciudades os han sorprendido por su oferta cultural?

Valencia, Málaga y Bilbao. ¡Es impresionante su oferta cultural! Son ciudades que pronto tendremos también en FILIPLAN, porque realmente merece la pena organizar una visita en torno a su oferta cultural.

¿Nos recomendarías tres eventos o planes para este verano?

Ahora en mayo os recomendamos visitar los jardines de San Francisco el Grande que es cuando las rosas están en su máximo esplendor. También nos ha encantado la exposición Ragnar Kjartansson. Paisajes emocionales en el Museo Nacional Thyssen Bornemisza. Realmente merece la pena ir antes de que termine el 26 de junio. De cara a verano nos encanta el cine de verano del Museo Reina Sofía y de la Casa Museo Lope de Vega y los conciertos entre olivos centenarios que organiza la fundación Olivar de Castillejo. De hecho en verano lanzamos un filtro efímero, “Al aire” que recoge toda esta programación para que sea muy fácil para vosotros encontrarla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí