La Fundación Cueva de Nerja en Málaga ha aprovechado el cierre provocado por la crisis del COVID-19 para realizar una serie de mejoras en el recinto y en los accesos a la cavidad, que fueron presentados en un evento por las autoridades locales y regionales.

A este encuentro han acudido el presidente de la Fundación, Teófilo Ruiz; el vicepresidente primero de la misma y alcalde de Nerja, José Alberto Armijo; la vocal de la Fundación y delegada Territorial de Turismo de la Junta de Andalucía en Málaga, Nuria Rodríguez; y su gerente, José María Domínguez.

En cuanto a las mejoras, han indicado que se han podido acometer las obras del aparcamiento y de la entrada, con un coste de unos 247.000 euros. El objetivo ha sido la mejora del acceso al recinto de la gruta nerjeña. Para ello, se ha añadido un portón de entrada y se han delimitado de forma más clara los espacios de área de autobuses y la zona de aparcamiento de los vehículos particulares.


Adicionalmente, se ha acondicionado un área para el tren turístico y se han señalizado las zonas de entrada y salida. También este año se ha creado una zona de parque infantil equipado con 13 juegos, en madera y metal, con todas las medidas de seguridad y con suelo amortiguador de caídas. Equipado, además, con una zona de aseos propia y adaptada a minusválidos.

Este lugar está pensado para las familias que visitan la cavidad, con el objetivo de que puedan pasar el día en el recinto con los más pequeños. Se ha llevado a cabo con el modelo de ‘renting’, siendo la Cueva de Nerja la primera administración pública que utiliza esta fórmula para dicha inversión, cuyo coste es de 179.694 euros a cinco años, de los que ya se ha financiado un año completo.

Además, se han llevado a cabo durante todo 2020 distintas medidas de contingencia para la lucha contra el COVID-19. En esta línea, desde la fundación han indicado que se ha actuado en dos sentidos básicos: la protección de los trabajadores de la cueva y la de todos los visitantes de la misma. El coste ha sido de unos 20.000 euros. Así, se han establecido protocolos y procesos marcados por el Sello de Turismo Seguro del ICTE, siendo la Cueva de Nerja el primer monumento de España en obtenerlo, gracias a las medidas de seguridad establecidas.

Entre ellas, han citado la incorporación de diferentes distribuidoras de gel hidro-alcohólico a lo largo del recinto, la toma de temperatura a los visitantes a la entrada de la cavidad y el acceso obligatorio con guantes y mascarillas.

Asimismo, se establecen medidas para garantizar la distancia de seguridad con señalizaciones en el interior de la cavidad, con pintura fluorescente que brilla en la oscuridad, entre otras, y pegatinas en el suelo de la plaza, con información sobre los descubridores, una solución original para pedir esa necesaria distancia entre unidades familiares.

Durante el 2020 se ha apostado por realizar campañas que ofrecieran precios competitivos para fomentar la visita a la cueva. En esta línea, durante el próximo ejercicio se mantendrán los packs para cuatro personas, dos y una, donde se añade un menú para que los visitantes puedan disfrutar del día completo en el recinto y también puedan visitar el Museo de Nerja, incluido en cada pack.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here