El salar de Uyuni es uno de los espacios naturales del mundo que más te hará estremecer. Te lo dice alguien que llegó allí tras viajar por medio mundo. Y ante su visión, se quedó sin palabras.

Sé por experiencia propia que es difícil comprobar si todo lo que te han contado a propósito de un lugar es cierto o son exageraciones de almas fácilmente impresionables. En muchas ocasiones acabas llegando a un lago, una montaña, un volcán, una playa o un río “recomendado” tan parecido a otros tantos que has visto (impresionantes a su vez)  que no podrías decir en cuál estás. Esto no ocurrirá jamás en el caso de Uyuni, no hay nada parecido en el mundo. Uyuni es un lugar irrepetible y único, y con un silencio sobrecogedor.

El Salar de Uyuni es una salina, o desierto de sal, de una extensión de 12.000 km² situada a 3650 metros de altitud. Se trata de la extensión de sal más grande del mundo. Mirar al horizonte sin ver el final de esta inmensa extensión es una de las grandes sensaciones de la visita.


El salar de Uyuni está enmarcado en la Reserva Eduardo Avaroa en Bolivia, uno de los espacios naturales más impresionantes que tendrás el privilegio de ver en el mundo: géiseres, lagunas de colores, desiertos con formas surrealistas, hostales hechos de sal y muchas sorpresas más. Adentrarte en este territorio es sentirte en el rally Dakar. De hecho ha sido el lugar elegido para este rally varios años consecutivos desde 2014. Una de las mayores experiencias que vivirás, si tu alma reclama aventura.

¿Cómo organizar tu viaje a Uyuni? 3 tipos de viaje  

Salar de Uyuni – Foto de María Karst

En mi experiencia, hay tres grandes tipos de viajes que te pueden llevar a visitar esta joya andina que la naturaleza nos ha regalado. Ello depende del tiempo que tengas para viajar y de la ruta que te plantees. Te doy mis 3 opciones para organizar un viaje al incomparable Salar de Uyuni:

Uyuni como una parada en tu viaje por Sudamérica

Para aquellos viajeros que van con tiempo y que se plantean un viaje para recorrer Sudamérica en varios meses, la parada en Uyuni es “de obligado cumplimiento”. En este punto hay dos posibilidades, los que hacen la ruta de Sur a Norte o los que van de Norte a Sur en el mapa de Sudamérica.

En cualquiera de los dos casos, Bolivia como país es algo que no puedes dejar de ver. En mi caso yo hice la ruta de Sur a Norte, de Ushuaia a Medellín, y crucé desde el norte de Chile hasta Uyuni en 4×4. Tienes la ruta contraria cruzando desde el pueblo de Uyuni (la entrada al salar en Bolivia) hasta el desierto de Atacama (al norte de Chile). Ambas igualmente impresionantes.

Vacaciones memorables: salar de Uyuni y desierto de Atacama

Desierto de Atacama en Bolivia
Desierto de Atacama en Bolivia

Para los que tienen algo de tiempo y quieren combinar el desierto de Atacama y el salar de Uyuni  en un mismo viaje (quizás lo más recomendable si estás viajando por vacaciones y dispones de unas pocas semanas) existe la opción de volar al aeropuerto de San Pedro de Calama en Chile. Desde allí el pueblo de San Pedro de Atacama, la puerta al desierto, se sitúa a 100 kilómetros que puedes recorrer en autobús o en coche fácilmente.

Combinar el desierto de Atacama, el más árido del mundo y el más bello que hayan visto mis ojos, con el salar de Uyuni es, para mí, una de las mejores combinaciones que puedes hacer. Ambas visitas son espectaculares de por sí y combinarlas dará como resultado un viaje que nunca borrarás de tu cabeza.

Eso sí es un regalo para los sentidos. Desde San Pedro de Atacama y tras haber visitado las maravillas del desierto, puedes coger un tour (lo más recomendado) de 3 o 4 días cruzando la frontera con Bolivia, el imponente espacio de la Reserva Eduardo Avaroa y llegar al impresionante Salar de Uyuni. En el tour también se incluye la vuelta a San Pedro de Atacama.

Escapada: Visita al salar de Uyuni

Salar de Uyuni
Salar de Uyuni

Si, por último, eres de los que tiene vacaciones pero con tiempo bastante limitado y lo que quieres en este viaje es solo visitar el Salar de Uyuni te recomiendo cómo hacerlo. La opción más rápida y cómoda sería volar a La Paz en Bolivia y de ahí al pueblo de Uyuni. Desde el pueblo hay numerosas agencias donde contratar los tour. Si eres de los que prefiere ir por libre, te entiendo, pero en este caso Uyuni es una zona sin carreteras y sin señalización. Llegar allí requiere de un guía y sin duda necesitas contratar ese servicio.

En 3 días tendrás una magnífica oportunidad de vivir la vida del Altiplano, dormir en hostales de sal y entender la magnitud y la magia de este lugar único. Desde luego aunque tu tiempo sea limitado tu mente desconectará por completo.

5 Consejos prácticos

  1. Para llegar al salar de Uyuni, sea como sea, te vas a exponer a una altura considerable. No vayas directamente. Tómate unos días de adaptación en altura y ve poco a poco. Lleva todo lo necesario: medicamentos, hojas de coca, infusiones. Ve preparado.
  2. Uyuni es un pueblo sin mucho que ver, no pares más de un día o incluso menos.
  3. Busca bien los tours, hay infinidad de opciones. Busca empresas serias. Yo lo hice con Denomades y todo fue sobre ruedas. Podéis buscar muchas más opciones. Buscad, comparad y elegid el que os parezca mejor para vuestras necesidades.
  4. Si queréis ver Uyuni como un espejo enorme (en época de lluvias) el mejor momento para ir en Abril o Mayo.  De mayo a Noviembre es la temporada seca (verano) y la menos arriesgada para la visita. Diciembre a marzo el Invierno Altiplánico puede arruinar tu visita.
  5. Los alojamientos son muy básicos, a no ser que te gastes una fortuna en el tour de lujo. Lleva saco de dormir, ropa adecuada y cómoda, bañador, toalla, gafas de sol, medicamentos y hojas de coca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here