Ilsa, uno de los dos nuevos operadores privados que competirán con Renfe, ha anunciado que invertirá 1.000 millones de euros para poner en funcionamiento sus servicios de Alta Velocidad en España a partir del año 2022. Así lo ha comunicado Fabrizio Favara, el consejero delegado del consorcio participado en un 55% por Air Nostrum y en un 45% por Trenitalia, en un foro dedicado a la movilidad organizado por Invertia. En la misma presentación ha defendido que la empresa será un compañía española.

La principal partida de gastos ira destinada a la compra de 23 nuevos trenes, fabricados parcialmente en España por Bombardier y Hitachi, que han supuesto un desembolso de 797 millones de euros. Favara ha defendido estos trenes, modelo Freecciarossa 1000, cuyos sistemas de propulsión se fabricarán en la fábrica de Bombardier en Trápaga (Vizcaya), como «los más cómodos, los más silenciosos y los más sostenibles».

Tren de Alta Velocidad

Los dos grandes objetivos de la entrada de Ilsa en España serán instaurar un nuevo estándar de digitalización, personalización y sostenibilidad en los trenes de Alta Velocidad, así como impulsar el uso del ferrocarril en pro de la descarbonización de la economía. En este sentido, Favara ha apuntado a un objetivo de 50 millones de viajeros anuales, lo que supondría duplicar los 22,4 millones que registró Renfe en el último año completo.


«Si todos trabajamos juntos en el respeto de las reglas que Adif ha fijado, podemos conseguir un resultado histórico, ya que todo el sector de la Alta Velocidad puede alcanzar un objetivo de 50 millones de viajeros», ha señalado ante al presencia de representantes de Renfe y Ouigo, el otro operador privado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here