El sueño de muchos madrileños empieza a tomar forma: la Puerta del Sol ha iniciado su peatonalización. El epicentro social y simbólico de Madrid es entregado de nuevo a los viandantes con la peatonalización de varias calles a su paso por Sol, incluyendo la calle Mayor, Alcalá y la Carrera de San Jerónimo. Celebramos esta renovación de la Puerta del Sol recordando su historia y algunos de sus curiosidades y secretos. 

Historia de la Puerta del Sol 

Puerta del Sol
Carlos III mira al reloj de la Puerta del Sol. Fuente: Wikipedia

La Puerta del Sol no fue desde su origen ni el centro simbólico ni geográfico de la ciudad de Madrid. Al principio, no era más que otro de los accesos de la cerca que rodeaba la villa. Esta cerca se había construido para recoger los arrabales medievales que habían ido creciendo más allá de la primitiva muralla cristiana del siglo XII erigida tras la toma de Madrid a finales del siglo anterior por parte de las tropas cristianas.

Por lo tanto, Sol empezó siendo una puerta y no una plaza, un acceso hacia la primitiva ciudad de Madrid que se extendía hacia el oeste. La orientación de la Puerta hacia el este, hacia el nacimiento del sol, explicaría su denominación… aunque existen otras teorías. 


Así pues, a finales de la Edad Media, La Puerta del Sol es un “tránsito, camino y entrada de Madrid” tal y como afirman la mayoría de historiadores, dando acceso a la zona del arrabal de San Ginés, el Postigo de San Martín cercano a la actual Plaza de Callao, la primitiva Plaza Mayor conocida entonces como Plaza del Arrabal y la calle que se iría formando entre esta plaza y San Ginés, futura calle Mayor. Todas estas calles confluían en la Puerta del Sol, que a partir del siglo XV empieza a tomar forma como encrucijada y lugar de encuentro una vez que la ciudad comienza su desarrollo hacia el este. 

Diferentes documentos históricos ya citan la Puerta del Sol a finales del siglo XV, incluyéndose un pleito popular relativo a las lindes de las parroquias de San Ginés y de San Martín. Así mismo, se conserva un documento de 1498 que se refiere a la pavimentación de la zona y otro de 1501 que ordena el “empiedre de la calle grande de la Puerta del Sol para la entrada de los príncipes”. La Puerta del Sol empieza a ser plaza debido a su céntrica ubicación que era aprovechada por las autoridades para dar pregones oficiales a los ciudadanos. 

Puerta del Sol
La Puerta del Sol tras su pavimentación e iluminación de 1848 y antes de su reforma. Fuente: Memoriademadrid.es

Pero no sería hasta superado el primer cuarto del XVI cuando la Puerta del Sol se libera de su aspecto de encrucijada de calles derribando el muro del fuerte e iniciándose la construcción de los primeros edificios representativos, entre ellos el hospital del Buen Suceso al este— futura iglesia del Buen Suceso— lo que hace que Sol no solo se sienta como plaza, sino que también lo parezca desde un punto de vista urbanístico. 

El traslado de la Corte a Madrid en la época de Felipe II y la renovación completa de la Plaza Mayor por parte de Juan de Herrera, arquitecto del El Escorial, provoca que esta zona de Madrid se convierta en el centro neurálgico de la ciudad lo que atrae a numerosos comerciantes que se establecen en las lonjas de la Puerta del Sol: es el origen de Sol como centro comercial capitalino.  

Con el paso de las décadas, la zona sigue sufriendo reformas y recibiendo nuevos edificios y construcciones emblemáticas como el Convento de San Felipe el Real, el de Nuestra Señora de las Victorias —desaparecidos con la Desamortaización de Mendizábal y la consiguiente renovación de la plaza— y la Fuente de la Mariblanca, trasladada a la Plaza de las Descalzas Reales.  

Ya en el XVIII, la Puerta del Sol se compone de dos espacios bien diferenciados: por un lado, la zona occidental con las lonjas de San Felipe el Real que miraban hacia la calle Mayor y, al este, la lonja del Buen Suceso que apuntaba hacia a la calle de Alcalá y San Jerónimo: así las cosas, hasta la reforma del XIX, la Puerta del Sol parecía dos plazas en vez de una

Puerta del Sol
La Puerta del Sol después de su reforma más importante en la segunda mitad del XIX. Fuente: Wikipedia

Es a finales del XVIII cuando se erige al sur de la plaza la Real Casa de Correos, el edificio que, a posteriori, sería uno de los emblemas de la Puerta del Sol acogiendo el famoso reloj. A mediados del siglo XIX, la Casa de Correos pasa a ser la sede del Ministerio de Gobernación antecedente directo de su función actual: sede del gobierno de la Comunidad de Madrid. 

La desamortización de Mendizábal del XIX origina el derribo de los conventos de la plaza produciéndose la reforma de la Puerta de Sol que configuraría el aspecto definitivo de la plaza: se mantiene como referente la Casa de Correos y se construyen edificios de viviendas con fachadas uniformes definiendo el espacio semicircular característico de Sol

Ya en el siglo XX, se suceden las reformas de menor calado añadiendo jardines y nuevas estatuas como la del Oso y el Madroño o la ecuestre de Carlos III. Y hace días, por fin, la Puerta del Sol empieza a respirar aire un poco más limpio en un entorno menos motorizado y ruidoso gracias a la peatonalización de los tramos de las calles circundantes.

Curiosidades y secretos de la Puerta del Sol 

Puerta del Sol
Uno de los símbolos de Madrid en la Puerta del Sol. Fuente: Unsplash
  • El nombre de la Puerta del Sol podría derivar no solo de su orientación, sino de un suceso acaecido en 1520: la rebelión de los comuneros contra el rey Carlos I. Como consecuencia de la situación crítica en la ciudad en aquellos tiempos, las autoridades de Madrid construyen un fuerte con una puerta en la se pinta una figura de un sol
  • El famoso kilómetro cero surge durante el reinado de Felipe V y marca actualmente el origen de las seis carreteras radiales nacionales. La antigua placa que había sido colocada en 1950 se sustituyó por una nueva en 2009. 
  • El no menos famoso cartel del Tío Pepe ubicado en la azotea del Hotel París en el número 1 de la Puerta del Sol desde 1935 —en diferentes formatos— ha pasado a situarse en el número 11, en frente de la Casa de Correos, cambio que no dejó contento a todo el mundo.  
  • El 12 de noviembre de 1912 la Puerta del Sol fue escenario del asesinato de José Canalejas, presidente del Consejo de Ministros y líder del Partido Liberal por el anarquista Manuel Pardiñas. Concretamente, Canalejas fue abatido en la esquina de la Puerta del Sol con la calle Carretas. 
  • La plaza pudo ser rectangular en vez de semicircular si se hubiera aceptado el plano original de Mariano Albo presentado al concurso de ideas que organizó Madrid a mediados del XIX de cara a la reforma integral de la Puerta del Sol. 
  • El reloj de las campanadas de Año Nuevo fue obra del relojero leonés residente en Londres José Rodríguez Losada que tardó tres años en finalizar su maquinaria. Lo hizo gratis. El anterior reloj era un agonía para los madrileños debido a sus constantes irregularidades.
Puerta del Sol
Otro símbolo de la Puerta del Sol. Fuente: Pixabay
  • Desde 1962, Televisión Española retransmite en directo las campanadas de Nochevieja marcadas por el reloj de la Casa de Correos
  • La primera película sonora de producción española fue rodada en 1929 en la Puerta del Sol por Francisco Elías Riquelme. Fue un rotundo fracaso de taquilla pese a su seductor título: El misterio de la Puerta del Sol
  • Diez calles tienen su origen en la Puerta del Sol: Alcalá, San Jerónimo, Espoz y Mina, Carretas, Correo, Mayor, Arenal, Preciados, Carmen y Montera.  
  • Durante décadas a los comerciantes callejeros que tomaban cada mañana la Puerta del Sol para hacer negocio se les llamaba puertasolinos, denominación que terminó asociándose a los madrileños que la frecuentaban. Y tú, ¿también te declaras puertasolino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here