Valoración post

Con motivo de la reciente edición de FITUR, tuvimos la suerte de poder hablar unos minutos con Iván Eskildsen, Ministro de Turismo de Panamá y conocer sus planes de cara a los próximos años. El país centroamericano siempre había sido un importante núcleo comercial, pero en los últimos años ha conseguido asentarse también como un interesante destino turístico vacacional.

Con un patrimonio natural de incalculable valor parte, sin duda, en una posición de ventaja para ese nuevo tipo de turista que busca destinos más sostenibles. Comentamos con Iván Eskildsen la estrategia del país en este sentido y descubrimos algunas de las experiencias únicas que nos ofrece el país panameño.

Entrevista a Iván Eskildsen, Ministro de Turismo de Panamá

Iván Eskildsen

¿Qué novedades ha presentado Panamá en esta última edición de  FITUR?

Este año estamos trabajando mucho el tema de experiencias turísticas transformadoras. Nuestro Plan Maestro de Turismo Sostenible, que es la primera vez que se aprueba a nivel de Consejo de Gabinete, propone apuntar nuestra promoción hacia el llamado viajero consciente. Un perfil de viajero que se interesa por los sitios de naturaleza, por el contacto con las comunidades auténticas y también por el aspecto regenerativo, en el sentido de beneficiar a las comunidades locales que visitan.

El trabajo de experiencias turísticas transformadoras va muy de la mano porque hoy en día los viajeros no están solos buscando viajar para pasar un buen rato sino que también quieren introducir un propósito, lograr un cambio en sí mismos y en los demás.



Estamos proponiendo sobre todo una apuesta por la diversidad, la biodiversidad y la etnodiversidad. Panamá te ofrece una gran cantidad de paisajes, contacto con la naturaleza y contacto con cultura auténticas con pueblos indígenas, pueblos descendientes y pueblos mestizos autóctonos. Como, por ejemplo, los que fabrican nuestros sombreros tradicionales que son considerados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. También resaltando ese conocimiento milenario y su conexión con la madre Tierra, especialmente ahora que el mundo está entendiendo que debemos tener Iván Eskildsen

Un dato muy interesante es que el 5% de la población mundial considerada como pueblos indígenas protege el 80% de la biodiversidad del planeta. Y el turismo puede ser una herramienta para que esas personas puedan continuar con su forma de vida verdad, empoderando y fortaleciendo su cultura.

Hay destinos como Bocas del Toro o el Archipiélago de San Blas que corren cierto peligro de masificación. ¿Es posible encontrar el equilibrio entre el turismo y la sostenibilidad de estos paraísos naturales?

Woman sitting on log on the beach of Cayo Zapatilla, in Bocas del Toro, Panama.

La mejor estrategia es apuntar a un mercado de un poder adquisitivo mediano alto, que es donde mejor nos podemos posicionar. Más del 30% del país de la superficie terrestre y marina es área protegida o Parque Nacional, así que efectivamente tenemos un equilibrio frágil. Nuestra mejor apuesta es apuntar a más gasto por turista, a una estancia más larga y a estas nuevas experiencias turísticas que estamos resaltando.

Por ejemplo, Bocas del Toro fue declarado un destino Hope Spots por una iniciativa que se llama Mission Blue que lo señala como un sitio de esperanza alrededor del mundo para atraer la atención positiva del amor por la conservación. Justamente porque Bocas del Toro estaba creciendo bastante vertiginosamente era necesaria esta llamada de atención y ya estamos trabajando con los científicos y conservacionistas para lanzar este año un proyecto que permitirá capacitar a boqueros y personas locales para que trabajen en esta línea.

Panamá es cada vez más un destino buscado y deseado por el turista español. ¿A qué se debe este crecimiento en los últimos años?

Panamá tiene una ventaja y es que dispone de 6 vuelos diarios con Iberia y dos vuelos con Air Europa, así que en ese sentido estamos bien conectados con el mercado español. De hecho es uno de los mercados emisores prioritarios en nuestro plan maestro. Antes de la pandemia llegaban unos 60.000 españoles cada año y para el 2022 esperamos alcanzar los 45.000 visitantes.

Este año Panamá asume la presidencia de CATA en un momento crucial para el sector. ¿Puedes explicarnos en qué consiste esta organización y qué objetivos tenéis para 2022?

CATA es la agencia de promoción de Centroamérica para promover nuestra región como un multidestino y realizamos diferentes trabajos de promoción en conjunto. Por un lado estamos continuando el periodo que venía de la presidencia de Guatemala con el objetivo de la recuperación económica y la reactivación del sector tras la pandemia. Se está impulsando un plan de ayudas a las pequeñas, micro y medianas empresas.

Y, por el lado de las nuevas políticas que queremos promover en Centroamérica, justamente de la mano con nuestro Plan Maestro Sostenible, queremos compartir las experiencias del modelo que estamos implementando en el ámbito de la conservación e investigación, que el eje central de nuestro plan. Con el objetivo de impulsarlo a nivel de la región pues consideramos que es el turismo del futuro. De hecho, la Organización Mundial de Turismo está también apuntando globalmente a una mejor distribución de la riqueza en el turismo y a una transición hacia la neutralidad climática.

No podemos olvidar que Panamá es uno de los únicos tres países en el mundo con carbono negativo. Así que la idea es compartir esas experiencias con los colegas de la región.

En busca de ese turismo más sostenible. ¿Qué otros destinos recomendarías a un turista que quiera visitar Panamá?

diablicos, the typical carnival masks in Panama

No es nada fácil responder normalmente a esta pregunta. Pero, por ejemplo, en el Canal de Panamá pueden encontrar experiencias muy interesantes. Una opción es circular en bote por el Canal donde están las zonas más abiertas. Puedes estar navegando junto a los buques más gigantescos del mundo y al mismo tiempo recorrer los Parques Nacionales que rodean el Canal.  O visitar a los pueblos indígenas que habitan estas zonas, realizar avistamiento de aves, etc.

En definitiva, es muy interesante el contraste entre la importancia del comercio mundial con las costumbres de los pueblos indígenas que llevan milenios custodiando estos bosques con sus tradiciones ancestrales. Una relación vital para que el Canal de Panamá pueda seguir operando con ese papel tan relevante a nivel geopolítico y logístico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here