3.5/5 - (4 votos)

Muchas agencias de viajes han sabido reinventarse para poder competir con el poder de la venta online. Es el caso de Atlántida Travel, una veterana agencia que cumple este año veinte años de historia y que desde el principio se especializó en viajes de lujo.

Un tipo de turismo que está dirigido a más personas de las que podríamos pensar en un primer momento y que, como todo el turismo en general, se ha visto revolucionado en los últimos tiempos a causa de la pandemia. Hemos hablado con Francesc Escánez, Director de Atlàntida Travel para conocer más de su agencia y de la situación del sector.

Entrevista a Francesc Escánez, Director de Atlántida Travel

¿Nos puedes contar brevemente cuál es la historia de vuestra agencia?

Francesc Escánez

Este mes de diciembre hace 20 años que abrimos nuestra primera oficina. La montamos 3 personas que veníamos de otras empresas que también se dedicaban a organizar viajes de lujo viajes y decidimos crear nuestra propia agencia. De esta forma, pudimos tomar las decisiones y dirigirnos hacia donde creíamos que iba a estar el futuro de la agencia de viaje.

Actualmente nuestra empresa actúa como operador y el turoperador, disponemos de cuatro oficinas en Cataluña en la que trabajan unas 70 personas.

¿Cuál es la especialidad de vuestra agencia y vuestro cliente tipo?

Aunque también organizamos viajes a nivel nacional, donde nos sentimos más cómodos y donde más nos identifica el cliente es en viajes de larga distancia. Viajes elaborados a la medida, donde son frecuentes los viajes de novios, en pareja o en familia.

Desde hace unos años hemos notado una nueva tendencia que es el viaje multi generacional, en el cual los abuelos viajan con los hijos y los nietos en fechas muy señaladas como Semana Santa o fin de año. Es una manera diferente de reunir a toda la familia en una sociedad como la actual que nos lleva a una vorágine de trabajo y responsabilidades que complican las reuniones familiares.  

También trabajamos mucho con profesionales liberales, como por ejemplo abogados, arquitectos, médicos, artistas, deportistas, etc. No todo el mundo es de clase alta, como se podría imaginar, sino que hay mucha gente de clase media que ahorra durante un tiempo con la ilusión de viajar y prefiere realizar ese gasto a cambiar el coche cada pocos años, por poner un ejemplo.

¿En qué se fija un turista cuando contrata un viaje de lujo?  

El precio siempre es un componente importante, pero, en nuestro caso, no es el más importante. Lo que más se busca ahora es seguridad y la confianza en la agencia de viajes. Nuestra agencia solo vende viajes a destinos que conoce perfectamente. El equipo conoce más de cien países y controla a la perfección los destinos que vendemos.  

La mayoría de nuevos clientes que conseguimos vienen por una recomendación boca-oreja y para recomendar un viaje tienes que estar muy seguro de que lo harán bien, lo que da mucha garantía al cliente. Suelen ser además recurrentes, contratan una vez un viaje y en el próximo nos vuelven a llamar.

¿Cómo está siendo la recuperación tras la pandemia?

Turismo de lujo

La sensación de estos últimos meses es de un poco locura. La pasada Navidad tuvimos una pequeña decepción porque la nueva ola que vino provocó la cancelación de algunos viajes, pero desde mediados de enero hubo un aumento espectacular de reservas. Los clientes nos llamaban porque tenían muchas ganas acumuladas de estos últimos años y todos querían planificar sus viajes para Semana Santa y verano.

El tema de la invasión de Ucrania paralizó de nuevo la actividad durante un par de semanas porque la gente se quedó pendiente de ver cómo evolucionaba el conflicto. Pero nos volvimos a recuperar cuando vieron que no parecía que se fuera a expandir y que no afectaba a los países donde querían viajar y volvemos a tener una demanda muy alta. En Semana Santa triunfaron destinos como Tanzania, que se vendió de una manera espectacular, Egipto y Maldivas.

De cara al verano estamos notando que el destino estrella en Europa va a ser Italia porque es un destino cercano, que se percibe como seguro y porque, obviamente, tiene muchísimos atractivos que ofrecer. Adicionalmente, como los sitios más turísticos de Italia ya están bastante llenos, también percibimos un interés en otros puntos del Mediterráneo como Grecia o Croacia.

Y estamos a la espera de que Asia se reabra definitivamente porque de momento el único destino que estamos vendiendo realmente es Maldivas. Ahora parece que Tailandia, Indonesia y Japón empiezan a abrir las fronteras, pero como la mayoría de gente ya ha planificado sus viajes no está todavía funcionando como debería. No obstante, por el interés que estamos detectando, creemos que Japón va a ser un destino que se contrate con mucha fuerza a partir de septiembre y octubre.

¿Habéis detectado nuevas tendencias en el turismo de lujo?

Safari en Tanzania

Estamos notando un ligero incremento en los viajes en aviones privados, sobre todo por Europa. Hay personas que prefieren alquilar un jet privado porque busca privacidad total y evitar molestias como las colas del aeropuerto.  E igualmente también ha subido el alquiler de yates, ya sea en Grecia, Croacia o Turquía.

Y luego nuestros clientes están prefiriendo el alquiler de villas privadas por encima de los hoteles. Especialmente si viaja toda la familia y se juntan ocho o diez personas, este tipo de alojamientos les da una mayor seguridad y confianza porque no tienen tanto contacto con otras personas.

También se buscan muchos más viajes con un componente de naturaleza y aire libre. En este sentido, África se ha convertido en un destino importante porque allí es un elemento diferencial claramente.

¿Qué experiencia exclusiva te gustaría descubrir a nuestros lectores?

Una experiencia que vendemos habitualmente cuando vendemos viajes a África que es, por ejemplo, cuando terminas un safari y llegas por la tarde a ver la puesta de sol. El guía para en un sitio muy especial y prepara el lugar para recibir a los clientes y ver este espectáculo de una forma muy mágica.

En Tanzania también realizamos una actividad en el cráter del Ngorongoro que es muy especial. Casi todos los coches y guías que van a esta zona a comer suelen parar en la misma zona y lo que nosotros hacemos es ir a otro sitio donde que tienen preparada por sorpresa la comida. Un gesto pequeño pero que hace sentir a nuestros clientes muy especiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí