Parador de León

El Parador de León, Hostal de San Marcos, volverá a abrir sus puertas el próximo 3 de diciembre, si las condiciones sanitarias lo permiten, después de un complejo trabajo de renovación que ha supuesto tres años de cierre. Se trata de uno de los establecimientos más emblemáticos de la cadena hotelera pública y gracias a esta profunda remodelación podrá mantener su categoría de 5 estrellas Gran Lujo.

El Parador de León reabrirá, eso sí, con una cuarta parte de la superficie que tenía cuando cerró y estará ubicado únicamente en el edificio histórico. Pese a esta reducción del espacio, ha conseguido reubicar un total de 500 obras de arte, la mitad de las que albergaba anteriormente. Se trata de las obras más representativas de su colección que se podrán disfrutar a partir de ahora en zonas más visibles tanto para los propios clientes como para los visitantes.

Las piezas que no han encontrado su hueco son obras de menor relevancia, muchas de las cuales colgaban antes en habitaciones o zonas recónditas del edificio de ampliación que fue derribado. Según ha indicado Óscar López, presidente de Paradores, esas obras han quedado a disposición de las autoridades de León para que dispongan de ellos en otras ubicaciones, si así lo desean.


La increíble colección de arte que lucirá en el Hostal de San Marcos se ha completado con más de sesenta obras traídas de otros Paradores. «Nos faltaban nombres importantes en el mundo del arte que estaban en otros establecimientos y que apoyan el discurso expositivo para conseguir que ahora tenga muchísimo más sentido. Crean un recorrido que el visitante va a poder disfrutar de una forma más activa y entender mejor lo que está viendo», según ha explicado la responsable de colecciones artísticas de la compañía, María Gimeno.

De esta forma, desde otros establecimientos de la cadena hotelera han aterrizado en León obras de Pancho Cossío, Juan Barjola, Gloria Merino, Juana Francés, Rafael Canogar o Julio López Hernández, además, entre otras piezas, de dos cantorales del siglo XV. Esta selección fue realizada una comisión de expertos en arte de reconocido prestigio.

El objetivo ha sido crear un discurso expositivo coherente y «musealizar» las obras para componer un conjunto que permita el máximo disfrute de quienes las contemplen. «Haber contado con expertos de este nivel en el mundo del arte nos ofrece una propuesta muy similar a la que se puede encontrar en un museo», señala Gimeno.

Obras magistrales del Renacimiento

Parador de León
Parador de León

El Hostal de San Marcos exhibirá un amplio conjunto de obras de la colección antigua que intenta reflejar el espíritu de las piezas preferidas por la Orden de Santiago. El edificio fue su sede en 1152 y se convirtió, tras su reforma en la década de 1530, en uno de los principales focos de implantación del Renacimiento en la meseta.

Entre estos autores, destaca la figura del escultor Juan de Juni, del que se conservan en piedra el relieve del Descendimiento y el altar de El Nacimiento de Cristo. El director del Museo de León, Luis Grau, miembro de la comisión de expertos, confirma esta última obra como «soberbia» y «pieza maestra del renacimiento español». Paradores ha realizado un intenso trabajo de restauración bajo los criterios de mínima intervención con una serie de trabajos de limpieza, consolidación y ligeras reintegraciones que permiten disfrutar de nuevo de esta pieza en todo su esplendor.

Otra de las obras maestras del Parador es el coro de la tribuna de la iglesia, la pieza más relevante de Guillermo Doncel, Juan de Angers y el propio Juni. La sillería, tallada en nogal sin policromar, es una de las mejores en su género de nuestro país. En este espacio destaca también el artesonado de la sala capitular. Una pieza del siglo XVI que combina la tradición mudéjar con estética clasicista y que podrá contemplarse ahora tal y como se concibió hace cinco siglos tras los trabajos de desinsectación y consolidación

Musealización de la obra contemporánea

Parador de León
Parador de León

La obra contemporánea se ha seleccionado entorno a tres ejes esenciales: el gran techo de Lucio Muñoz (que ha sido instalado a una altura mucho mayor para permitir una mejor visibilidad del conjunto), los artistas vinculados a la Segunda Escuela de Vallecas y a la Escuela de Madrid y las obras del artista de formación leonesa José Vela Zanetti.

La lista de grandes artistas contemporáneos se completa con nombres como Julio López Hernández, Carmen Laffón, Rafael Canogar, Antonio Saura, Juan Barjola, Juan Genovés o Menchu Gal, algunas de cuyas piezas se trasladan a León desde otros Paradores.

Inés Vallejo, investigadora y coordinadora de exposiciones de la Fundación Juan March y miembro de la comisión de expertos, ha explicado que «la intención no era convertir al Parador en un museo, pero sí musealizar las piezas». Asegura que se ha realizado un trabajo «muy pensado» teniendo presente siempre «el edificio y su valor histórico y arquitectónico». Para ella, en el terreno de la obra contemporánea, destacan las piezas de los años 50 y 60. «Las obras reunidas en León presentan un momento fundamental de la historia del arte español», concluyó Vallejo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here