La gastronomía gallega es una de las más sabrosas de nuestro país. En Galicia se come mucho y bien, con productos de primera calidad que no necesitan demasiadas elaboraciones para estar riquísimos. De hecho, son muchos los que cuentan con Denominación de Origen o con Indicación de Origen Protegida.

El pan forma parte de las delicias gastronómicas de la cocina de Galicia. De numerosas formas y tipos, con peculiaridades por cada región de la comunidad y diversas fiestas gastronómicas en torno a él, es uno de los alimentos que no falta jamás en la mesa de los gallegos. No es de extrañar que muchos se cuestionen si el pan gallego es el mejor de España. Hoy te damos algunas de las claves para hallar respuesta a esa pregunta.

Pan gallego con Indicación de Origen Protegida

Pan de Galicia
Fuente: Wikimedia/ Tamorlan CC BY-SA 3.0

El pan gallego consta de Indicación de Origen Protegida (IGP). Así las cosas se cataloga como pan gallego IGP aquel producido en la comunidad autónoma de Galicia de corteza crujiente y dureza variable en función del formato, miga esponjosa y alveolado abundante e irregular, que se elabora de forma artesanal con harina de trigo blando (Triticum aestivum, L.) y al que no se añaden aditivos. Además, toda la preparación ha de ser manual.


Pero además de este pan elaborado con harina de trigo, encontramos en la comunidad muchos otros tipos igual de ricos y sabrosos, como los que se hacen con maíz o centeno. Todos ellos tienen fama de ser los mejores del país, en todas las elaboraciones resulta fundamental la masa madre y solo tendrás que probarlos para comprender por qué los gallegos presumen siempre de su pan.

Pan de calidad en cualquier sitio

Polbo á feira
Fuente: Wikimedia/José Antonio Gil Martínez CC BY 2.0

Y es que en cualquier sitio puedes encontrar en Galicia un pan excelente. Las panaderías son numerosas en aldeas, pueblos y ciudades, y las tiendas, supermercados y grandes superficies también lo ofrecen en numerosas variedades, aunque es cierto que también hallarás ese tipo de barras congeladas que languidecen al lado de los panes de elaboración artesanal tradicional. Por supuesto, en casi todos los locales de hostelería gallego la cesta de pan que te pondrán en la mesa para acompañar cualquier tapa o menú será de calidad. Y es que el pan aquí es sagrado.

Muchos somos los gallegos que en algún momento te diremos que estamos comiendo «pan con pan», porque cierto es que está tan bueno que no necesita ningún tipo de acompañamiento para ser degustado, aunque si a su lado hay mariscos, caldo gallego, raxo con patatas o un buen plato de pulpo á feira, mejor que mejor.

Formatos de pan

pan de maíz
Fuente: Wikimedia/Tamorlan CC BY-SA 3.0

El pan gallego se elabora en toda la comunidad y lo encontrarás a la venta en diversos formatos, los cuales también se encuentran especificados en la IGP: la barra, el bolo, la bola y la rosca. La barra es alargada y mide entre 40 y 60 centímetros de longitud, además de pesar alrededor de 300 gramos. El bolo u hogaza, al que también oirás denominar «pan de bollo» es redondeado, con forma irregular, con o sin moño y las piezas son de 250 gramos, 500 gramos, un kilo o kilo y medio. La bolla, bola o torta también tiene forma redondeada, aunque es plana, y la rosca es un pan con forma de anillo irregular. Estos dos últimos tipos pesan 250 gramos, 500 gramos o un kilo.

Todos ellos se caracterizan por su corteza crujiente y su miga esponjosa e irregular, y aunque puede durar sin problema tres días en perfecto estado, está tan bueno que suele desaparecer mucho antes de cualquier despensa.

En Galicia es frecuente que se elija el formato de estos panes en función de la comida a acompañar, o bien se selecciona un tipo de pan concreto entre las variedades locales de los que se elaboran de forma tradicional, como el pan de Neda, el pan de Cea o el pan de Carral.

Pan de Neda

pan
Fuente: Pixabay/Alexas_Fotos

Entre las numerosas historias en torno al pan gallego, tiene una situación excepcional la que protagoniza Neda (A Coruña). Y es que fue esta pequeña villa medieval, en la que se sucedían los molinos de trigo a orillas del río Belelle, la que escogió en 1588 Felipe II para establecer las fábricas de bizcocho y hornos de previsión denominados las «Casas Reales». La ubicación era perfecta para elaborar, suministrar y transportar el pan, los bizcochos y las galletas a las armadas de los Reyes de España, ya que la comunicación de Neda con el puerto de Ferrol resultaba excelente.

La tradición panadera nunca se perdió y siguió cultivándose a lo largo de los siglos. Y en la actualidad, el pan de Neda es uno de los de mayor renombre y cuenta con Marca de Calidad. Cada año, desde 1989, se celebra en la villa la Fiesta del Pan de Neda durante el mes de septiembre, catalogada como Fiesta de Galicia de Interés Turístico.

Pan de Cea

pan gallego de Cea
Fuente: Wikimedia/Elisardojm CC BY-SA 4.0

Entre las variedades de pan gallego más famosas también se encuentra el pan de Cea, que se prepara en hornos de piedra y cuya masa solo lleva 3 gramos de levadura por cada kilo de harina. La pieza de pan es alargada y redondeada en cada uno de sus extremos, y destaca la hendidura en su parte superior, conocida como fenda. La pieza se presenta con un peso de un kilo o poco más, mientras que la media pieza o molete tiene entre 500 y 600 gramos. Su corteza es dorada y su miga sabe a trigo de forma intensa.

San Cristovo de Cea (Ourense) es una localidad de larga tradición panadera. Su ubicación como cruce de caminos hacia lugares como Santiago de Compostela hizo que la fama de su pan se expandiera fácilmente a su alrededor y que se ganara el sobrenombre de La Villa del Buen Pan. Desde el año 1991, cada primer domingo de julio, se celebra la Fiesta de Exhaltación del Pan de Cea, que también está declarada como Fiesta de Interés Turístico.

Pan de Carral

pan de Carral
Fuente: YouTube/Ayuntamiento Carral

Más de una veintena de panaderías en la coruñesa localidad de Carral siguen manteniendo la tradición de otro de los panes más famosos y ricos de Galicia: el pan de Carral. La pieza es un bolo de moño o molete que se comercializa especialmente en la provincia de A Coruña y en A Mariña (Lugo), así como en distintas ciudades españolas.

Otros panes gallegos que vale la pena destacar son el pan de Ousá (Lugo), con forma de bolo o rosca; el pan de maíz de Vimianzo (A Coruña), la bolla de Porriño (Pontevedra) o el pan de Mondoñedo (Lugo). E incluso es posible adquirir online un kit para preparar pan de Mondoñedo en casa.

No obstante, recuerda que el Pan Gallego puedes encontrarlo en toda la comunidad, ya que se elabora y comerciliza en las cuatro provincias de Galicia. Sin duda, si no te parece el mejor, sí es indiscutible que es uno de los mejores panes de España.


1 Comentario

  1. […] Además, en todas estas recetas debemos tener presente que hay muchos tipos de salchichón. Al tradicional de toda la vida se le suman otros como el salchichón con extra de pimienta o nuez; o el salchichón de pollo o de pavo, similares en su aspecto al de cerdo. ¡Hay incluso salchichón vegano! Los que sean especiales o algo picantes podemos simplemente acompañarlos con un buen pan horneado al estilo gallego. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here