El Museo del Ferrocarril de Madrid ofrece una nueva exposición que bajo el nombre «Madrid-Delicias. 140 años de una estación», realiza un homenaje al edificio que es su sede desde 1984. Esta exhibición se mantendrá abierta durante un año y se abre seis meses después del cumpleaños de la inauguración oficial, el 30 de marzo de 1880, de la estación de trenes de Delicias, que se convirtió así en la primera gran estación que tuvo la capital.

La inauguración de la exposición estaba prevista de hecho para el pasado 30 de marzo pero el inicio de la pandemia obligó a aplazar su celebración y sus contenidos se trasladaron a una exposición virtual. Es ahora cuando el Museo del Ferrocarril ha decidido abrir la exposición al público, manteniendo y cumpliendo las medidas sanitarias habituales en este contexto.

Imágenes y piezas históricas

Estación de Madrid-Delicias

Los visitantes podrán descubrir, por ejemplo, cómo fue el innovador proyecto constructivo diseñado por Cachelièvre para la estación, quien diseñó una estructura de hierro forjado y cristal que, o el tráfico ferroviario y los trenes que llegaban y partían desde esta ubicación, como el mítico Lusitania Expreso. También podremos informarnos sobre el impacto que implicó la actividad ferroviaria, propiciando la llegada de industrias, talleres e instalaciones, como el Matadero y el Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi.


También se tocan otras facetas más lúdicas, como la creación de la Agrupación Deportiva Ferroviaria ‘la Ferro’, que durante varias décadas tuvo su terreno de juego en el paseo de las Delicias, o los innumerables rodajes de películas, series de televisión y spots publicitarios que han tenido y tienen como escenario el edificio de viajeros de la estación.

Tras su cierre ferroviario Delicias se convirtió en espacio museístico. Gracias a la decisión de Renfe y el Ministerio de Cultura, se restauró el edificio para alojar en su interior a los entonces denominados Museo Nacional de Ciencia y Tecnología y Museo Nacional Ferroviario, abiertos al público en 1980 y 1984 respectivamente.

El visitante podrá sumergirse en el ambiente ferroviario de los años de esplendor de la estación gracias a la fotografía aérea del complejo de Delicias, tomada en 1961, una vista de todas las instalaciones que componían la estación, incluido el gran depósito de locomotoras, hoy desaparecido.

Una maqueta del edificio de viajeros y la proyección de un audiovisual acompañan a las piezas históricas, que contextualizan la narración y contribuyen a conocer más de cerca la historia de este singular edificio (uno de los mejores exponentes de la arquitectura del hierro del siglo XIX en Madrid) y del complejo ferroviario que se desarrolló a su alrededor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here