«España se verá afectada muy duramente por la crisis del Covid-19 por varias razones, más allá del impacto inmediato, por su dependencia del turismo», ha señalado en rueda de prensa Poul Thomsen, director del Departamento Europeo del FMI, para quien «la enorme presencia de pequeñas y medianas empresas es otra vulnerabilidad».

Así las cosas, el peso del turismo en la economía española explica parcialmente la caída del PIB del 8% en 2020 augurada por el Fondo Monetario Internacional, la mayor desde la Guerra Civil. A lo que hay que añadir el predominio de pymes en el sector que, como señala Thomsen, «no suelen contar con los recursos financieros necesarios para poder aguantar el impacto de un shock tan enorme».

FMI
Fuente: Europa Press

De este modo, el FMI anticipa que la recesión de España en 2020 será la segunda mayor entre las mayores economías europeas, solo por detrás de Italia (-9,1%). En el conjunto de la zona euro, el FMI espera que el PIB caerá un 7,5% y repuntará un 4,7% en 2021.


En lo que respecta al mercado laboral, España registrará una de las peores correcciones de su entorno. Mientras que 2019 cerró una tasa de desempleo del 14,1%, en 2020 llegará a ser del 20,8%. En 2021 mejorará la situación, pero aún así se mantendrá en el 17,5%.

Para paliar en la medida de lo posible los efectos de la crisis económica pos crisis sanitaria, el FMI defiende una relajación de los objetivos fiscales. En este sentido, Thomsen ha señalado que el organismo estima que los déficits fiscales en Europa aumentarán en una media del 6% en 2020, una cifra grande, pero que ha considerado «totalmente apropiada en las actuales circunstancias».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here