Muy cerca de Valencia se esconde una comarca llena de atractivos naturales y algunos pueblos con mucha historia. Estamos hablando de la Mancomunidad Hoya de Buñol-Chiva, que engloba un total de doce municipios: Alborache, Buñol, Cheste, Chiva, Dos Aguas, Godelleta, Macastre, Millares, Siete Aguas, Turís, Yátova y Cortes de Pallás.

A tan solo media hora de la capital del Turia, La Hoya se ha convertido en un más que interesante destino turístico que gira en torno a cuatro pilares fundamentales: su increíble entorno natural, su patrimonio cultural, su gastronomía o tradición vinícola y, por supuesto, sus fiestas tradicionales, algunas de las cuales son famosas en todo el mundo

Un entorno natural único

Cueva de las Palomas – Foto de Christian Rojo

La Comarca de la Hoya es un conocido destino de turismo activo para la población valenciana que acude con su familia o amigos a disfrutar de actividades como senderismo, barranquismo, rapel o escalada. Las características del terreno han ido configurando a lo largo de la historia diferentes zonas de cuevas y cascadas que la hacen especialmente interesantes también para la práctica de espeleología.


No deberíamos perdernos, por ejemplo, la Ruta de los Molinos de Alborache o la bonita cueva de Turche en Buñol. Este lugar, junto con los Chorradores de Otonel en Cortes de Pallás y el barranco de Carcalín, son sitios perfectos para practicar barranquismo y rapel con caídas realmente espectaculares que terminan en preciosas pozas de aguas cristalinas.

Otra cueva imprescindible en nuestra visita es la conocida como Cueva de las Palomas en Yátova. Formada por la acción del río Juanes sobre las rocas calizas de la sierra, nos sorprenderá con una preciosa cascada de agua de veinte metros de altura y un bonito paisaje donde los colores ocres compiten con el verde de los bosques mediterráneos. Para acceder tendremos que recorrer un pequeño tramo por un camino de tierra, pero al llegar encontraremos una cómoda zona habilitada para aparcar o incluso acampar.

En realidad, toda la comarca está salpicada por numerosos senderos de todas las dificultades que atraviesan los variados ecosistemas y paisajes de esta región: bosques, lagos, ríos, viñedos … Encontramos por ejemplo el Paraje Natural Municipal de Tabarla, que podremos recorrer a través de un sendero para disfrutar de los bonitos paisajes que nos ofrece la ribera del río Magro y sus formaciones boscosas.

Para los más pequeños de la casa la zona cuenta con algunos complejos recreativos en plena naturaleza y campamentos que les permitirán disfrutar de actividades como tirolina, puente mono o tiro con arco.  

Patrimonio Cultural de la Comarca de la Hoya

Buñol – Foto de Christian Rojo

El patrimonio histórico de esta región es, sin duda, es otro de los reclamos de La Hoya. Durante la época medieval suponía la frontera natural entre el Reino de Valencia y el Reino de Castilla por lo que se convirtió en un enclave estratégico de gran importancia. El mejor ejemplo de esta época lo encontramos en el castillo de Buñol, uno de los más interesantes del levante español. A su cuidado estado de conservación se une la particularidad de ser uno de los escasos ejemplos de castillos que permanecen habitados en nuestro país.

Otros ejemplos de fortalezas que merecen una visita serían el castillo de Chirel en Cortes de Pallás, que nos ofrece unas impresionantes vistas de la comarca, el Castellet de Turís, de origen árabe, o las ruinas del castillo de Macastre.

En Cheste podremos visitar sus bonitas casas señoriales o la Iglesia de San Lucas Evangelista, un reconocible ejemplo del esplendor barroco valenciano. Chiva presume por su lado de un cuidado casco histórico conocido como el Barrio de Bechinos, con la Iglesia de San Juan Bautista o La Torreta, un edificio de origen medieval, como principales atractivos.

Estos serían solamente una pequeña muestra de algunos de los lugares destacados de su patrimonio histórico, pero lo más recomendable es dejarnos llevar y pasear por estas poblaciones para percibir su riqueza cultural. Una comarca que nos recuerda constantemente la importancia del agua en su historia, con ejemplos como la Fuente de los 21 caños de Chiva o la de los siete caños de Siete Aguas.

Fiestas y Gastronomía

Bodega en Comarca de la Hoya – Foto de Christian Rojo

Como en prácticamente cualquier rincón de España, la gastronomía ocupa un lugar privilegiado en la cultura de La Hoya, con la particularidad en este caso de mezclar tradiciones pesqueras provenientes del Mar Mediterráneo con otras recetas más apegadas a la tierra y a la influencia de la vida trashumante que durante siglos habitó esta región.

Como buenos valencianos en su gastronomía no puede faltar la paella, pero también será habitual encontrar otros platos típicos como el ajo arriero, el mojete -un plato típico de labranza- o el contundente gazpacho, un plato que nada tiene que ver con la famosa sopa de tomate y que consiste en un guiso con carne de caza que se coloca encima de una torta de horno o “torta de caja”. Una gran variedad de embutidos y dulces como la torta de boniato o las galletas de pasas y almendras completan una variada gastronomía.

No debemos olvidar tampoco que nos encontramos en una zona con una gran tradición en la producción de vinos y aceites, con cooperativas y almazaras en muchas de sus poblaciones. De hecho, algunas bodegas realizan visitas guiadas y catas, con sus vinos de Denominación de Origen Valencia. La Hoya es también tierra de moscateles y mistelas, siempre presentes en las celebraciones y fiestas populares.

Y qué decir de sus fiestas. Seguro que al hablar de Buñol te ha venido a la cabeza la famosa fiesta de La Tomatina, una celebración que atrae cada año a curiosos llegados de los más remotos rincones del planeta. Pero, por supuesto, no es la única celebración de esta comarca. Las Fallas tienen también especial importancia en muchos de sus municipios, donde también se celebran las habituales fiestas patronales con un especial protagonismo de la música, tan apreciada en esta zona del Levante.

En definitiva, La Hoya es un lugar que ocupa una amplia extensión geográfica, pero que cuenta con muchos elementos comunes, con la montaña como eje vertebrador. Una belleza natural que sorprende, una gastronomía que cautiva y un patrimonio que nos transporta a tiempos pasados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here