Cuba ha reabierto esta semana sus puertas al turismo internacional, aunque solo para algunos destinos, tras el cierre de fronteras impuesto por la pandemia de coronavirus. El presidente cubano ha querido celebrar esta noticia desde su cuenta de Twitter: «Cuba reabre sus fronteras para el turismo internacional», dando el pistoletazo de salida a una campaña turística marcada por las consecuencias de la pandemia en la movilidad a nivel internacional.

La isla caribeña, que tiene en el turismo internacional su principal industria, dejó de recibir visitantes extranjeros el pasado mes de marzo con el inicio de la crisis sanitaria. El ministro de Turismo, Juan Carlos García, ya anunció el mes pasado que desde el 18 de junio los agentes de viajes y touroperadores podían empezar a vender paquetes turísticos para Cuba con vigencia desde el 1 de julio.

La Habana
Cuba reabre al turismo internacional

Sin embargo, el diario oficial ‘Cubadebate’ ha indicado que, de momento, los extranjeros solo podrán visitar los cayos –Santa María, Guillermo, Largo, Coco y Cruz–. Los destinos se irán ampliando con otras dos fases, ha avanzado.


En todo caso, para entrar al país los turistas tendrán que someterse a una prueba PCR y en los hoteles abiertos se seguirán las medidas de bioseguridad recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El BID alerta de sobre el impacto de la pandemia en el Caribe

Esta apertura al turismo internacional es clave para la economía de países como Cuba tal y como destaca el último informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que ha advertido sobre el duro impacto que la pandemia supondrá para el turismo de América Latina y el Caribe recomendando a los gobiernos de la región tomar medidas «sin precedentes», debido a la alta dependencia de la economía de la zona al turismo.

La entidad ha realizado un índice de dependencia del turismo que desvela que las diferentes islas del Caribe son las economías más vulnerables a la crisis del sector. El ranking está encabezado por la isla de Aruba, con un nivel del 84,7, que la hace la economía más dependiente del mundo del turismo, seguida por Antigua y Barbuda (61,4) y Bahamas (59,4). Los países menos dependientes del turismo en estos momentos son Venezuela (5,5), Paraguay (3,7) y Surinam (3,2).

En el caso de otros países, el sector tiene un peso significativo sobre sus economías. De 2014 a 2018 el turismo aportó un promedio de casi el 16% en producción y empleo en México, y cerca del 10% del empleo y del PIB para Uruguay, Argentina y Chile. En Brasil, durante este periodo el turismo fue el responsable del 8% del empleo del país.

«Sumando todo, nuestro índice de dependencia del turismo y varios indicadores relacionados sugieren que los países en América Latina y el Caribe van a sufrir más que otros en términos de ‘shocks’ por la Covid-19«, explica el asesor económico para el departamento del Caribe del BID, Henry Mooney.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here