Uno de los efectos de la globalización es el intercambio de costumbres. Viajamos más y cada vez nos sorprendemos menos de los hábitos de los ciudadanos de otros países. Pese a ello, en España todavía resisten costumbres españolas que definen nuestro carácter y nos diferencian de los demás. Son esos hábitos, a menudo convertidos en tópicos, los que sorprenden a muchos turistas llegados a este país.

Aunque este verano será uno de los más excepcionales de nuestra historia reciente debido a la crisis sanitaria derivada de la pandemia de coronavirus, el sector turístico confía en que el impacto de la reducción de turistas extranjeros no sea tan profundo como se previó en un principio. Y así puedan seguir sorprendiéndose con estas costumbres tan nuestras.

1Los horarios comerciales

Costumbres españolas sorprenden turistas
Fuente: Unsplash

Parar para comer es una costumbre muy española. En buena parte del mundo la comida es más bien un almuerzo que se toma sin mesa y mantel: es común ver a muchas personas comiendo en su mesa de trabajo, por la calle o en el transporte público. Pero en España nos gusta relajarnos un poco a la hora de la comida.

Pese a que en las ciudades más grandes y/o turísticas los comercios ya permanecen abiertos en horario ininterrumpido para adaptarse al vertiginoso ritmo de vida de los consumidores, todavía hay muchas zonas de España que bajan la persiana de 3 a 5 de la tarde para comer… y lo que viene después.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here