Valoración post

La ciudad de Ámsterdam no es de las más pobladas del continente, pero dado su peculiar planeamiento urbano a base de canales y construcciones de poca altura, se convierte en una urbe de dimensiones considerables y con los atractivos turísticos diseminados por una amplia superficie. Por ese motivo, para moverse por Ámsterdam se cuenta con diversas posibilidades y medios de transporte. Es bueno conocerlos para aprovechar al máximo el tiempo de tu estancia.

De manera que si tienes pensado viajar a los Países Bajos próximamente y visitar su ciudad más representativa, aquí te contamos como moverte en Ámsterdam para conocerla con la profundidad que merece.

Los medios de transporte en Ámsterdam

Tranvía en Ámsterdam

Para desplazarse en Ámsterdam se cuenta con varias opciones. Las más económicas sin duda son ir caminando o en las habituales bicicletas que tanto circulan por los Países Bajos. Pero obviamente estas dos opciones son las más lentas y en el caso de las bicis, hay que contar con cierta experiencia para moverse por ese laberinto de calles empedradas, canales y puentes por los que también circulan otros medios de locomoción.

Esos otros medios de transporte en Ámsterdam son los autobuses urbanos, los tranvías, los taxis y por supuesto los coches. Además de que los canales son fantásticas vías de comunicación en la ciudad, por lo que también es posible moverse a base de lanchas, taxis acuáticos e incluso cruceros turísticos por muchas zonas céntricas.



Estas son todas las formas con las que podrás moverte en Ámsterdam y ahora te hablamos de ellas con más detalle:

Moverse en Ámsterdam en bici

Bicis (Unsplash – Jace Afsoon)

El medio favorito de transporte para los habitantes de Ámsterdam es la bicicleta. Las hay a miles. Así que, ¿por qué no hacer tú lo mismo? No es necesario comprarse una, ni viajar con ella. Hay múltiples opciones para alquilarla en la propia ciudad. A partir de ahí ya solo te quedará mostrar tu pericia con los pedales y el manillar. Porque va a ser toda una aventura rodar así por la gran ciudad de los Países Bajos. Una experiencia más que recomendable, pero también es imprescindible disfrutarla con mucha precaución, atendiendo en todo momento a las normas de tráfico.

Aprovechar los diversos ferrys de Ámsterdam

Cruceros turísticos (Unsplash – Rifad Lafir)

Una de las ventajas de moverse por Ámsterdam tanto en bici como caminando es que se puede aprovechar la existencia de diversos ferry o transbordadores que unen rápidamente distintos puntos de la ciudad, muchos de ellos conectados con la hermosa Centraal Station. Este es un medio de transporte en Ámsterdam gratuito y además con una intensa frecuencia. Así que seguro que lo acabas usando.

Navegar por los canales de Ámsterdam

Taxi acuático (Unsplash – Dim hou)

Todavía no abandonamos el medio acuático. Os recomendamos tomar el ticket de alguno de los cruceros turísticos que se hacen por los canales de Ámsterdam. Se realizan en barcos de poca altura para poder pasar bajo los infinitos puentes que hay por toda la ciudad. Esta es una forma fantástica de tener una perspectiva baja de todo el conjunto monumental y de tomar contacto con Ámsterdam, yendo a sus puntos más emblemáticos. Una buena idea para el primer día de estancia.

Y no acaban aquí las posibilidades de navegación. También si se tiene más prisa o se va cargado de maletas, una buena idea para moverse por Ámsterdam, por ejemplo para ir a vuestro hotel, es alquilar un taxi acuático. Probadlo, es otra actividad diferencial de los Países Bajos.

Otros medios más tradicionales para desplazarse en Ámsterdam

Tranvía (Unsplash – Sandro González)

Lógicamente también hay medios de trasporte en Ámsterdam de carácter terrestre. De hecho dadas sus frecuencias y sus recorridos son muy interesantes y eficaces para aprovechar el tiempo en la ciudad.

Posiblemente de todos ellos el más usado sea el tranvía, que cuenta con 16 líneas diferentes. Estas conviven con las líneas de autobús. Y cuando cae la noche se paran los tranvías y empiezan a circular por su recorridos los autobuses nocturnos. Lo mejor para aprovechar todas esas posibilidades es sacarse el pertinente abono de transporte con una duración determinada. Gracias a eso podrás subir de forma ilimitada en los buses y tranvías de la ciudad.

Y ese mismo abono puede servir para aprovechar la red de metro de Ámsterdam. Si bien es cierto que cuenta con pocas líneas y lo suyo es usarlo sobre todo si se hace un desplazamiento a los barrios periféricos, o bien para llegar a algunas estaciones de tren que nos pueden permitir hacer excursiones de un día por los alrededores.

Moverse en Ámsterdam con coche

Nuestro consejo es que si haces un viaje a los Países Bajos con tu propio coche, cuando llegues a Ámsterdam busques un buen parking y lo dejes allí durante toda la estancia. Te ahorrarás muchos problemas y quebraderos de cabeza con el peculiar callejero de esta urbe. No obstante, si eres de lo que te gusta desplazarte sobre cuatro ruedas, tienes otras opciones de hacerlo.

Una de ellas es hacer recorridos en los tradicionales taxis. Un medio de transporte caro en comparación con todos los anteriores. Y lo mismo ocurre con las nuevas plataformas tipo Uber. Obviamente la gran ventaja de estas formas de moverse en Ámsterdam es la comodidad, algo que se paga. Al igual que tiene un precio considerable alquilar un coche, lo cual a priori no tiene demasiado sentido dentro de la ciudad. Pero si puede ser interesante para seguir descubriendo los Países Bajos a vuestro propio ritmo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here