«De Madrid al cielo, y en el cielo un agujerito para verlo». Así reza un vetusto dicho, que se originó en tiempos de Carlos III, para hacer alusión a la belleza, la hospitalidad y la versatilidad turística de Madrid. Razón no le falta, pues la Villa y Corte es acogedora, moderna, muy viva y multicultural. También atesora una infinita colección de atractivos monumentales, una oferta cultural muy vasta, planes de ocio diurno y nocturno para todos y una gastronomía castiza repleta de propuestas muy ricas.

Además, posee un sistema de transporte público que funciona muy bien y está integrado por diversas posibilidades, que conectan con todos los rincones de la urbe, permitiendo sortear la congestión y el intenso tráfico que circula por sus calles y, por lo tanto, descubrir los encantos de la capital libre y cómodamente. Veamos qué opciones de transporte público ofrece Madrid.

Metro

Metro de Madrid
Fuente: Europa Press

La red de metro madrileña está integrada por 12 líneas, que enlazan todos los puntos de la ciudad y con las localidades próximas, lo que la convierte en una opción cómoda y rápida. Desde el punto de vista del viajero, las más interesantes son la Línea 8, que va desde Nuevos Ministerios al Aeropuerto de Barajas; la 5, que recorre el centro; y la 3, que conecta con Sol y otras zonas neurálgicas. Aunque hay más que lo hacen, puedes consultarlas en la web oficial.


Para usar el metro, es necesario disponer de una Tarjeta de Transporte Público (TTP), que se adquiere en las máquinas automáticas de las estaciones de metro, en los estancos y puntos de venta autorizados. Es recargable, puede ser usada por más de un viajero y cuesta 2.50 €. Una vez adquirida, es preciso cargarla con el tipo de billete o título que te interese, siempre teniendo en cuenta que el metro madrileño está dividido en zonas, cada una de las cuales tiene un costo. Así, tienes la opción de adquirir un billete sencillo, para una sola zona del metro; combinado, para moverse entre diferentes zonas; y el especial para los trayectos al aeropuerto.

Cercanías

Tren de Cercanías

Los trenes de Cercanías conectan diferentes puntos de la ciudad, como San Martín y Atocha, y también con poblaciones próximas, el aeropuerto Madrid-Barajas y lugares de interés como la sierra de Guadarrama, El Escorial o Alcalá de Henares.

Es una forma rápida y cómoda de desplazarse durante el día, pues su horario de funcionamiento se extiende desde las 05:00 o las 06:00 hasta las 00:00. Al igual que el metro, está dividido en zonas, cada una de las cuales exige un tipo de billete, que puedes consultar en la web de la empresa que lo gestiona.

Autobús

Bus Madrid
Bus Madrid

Madrid es una de las ciudades más congestionadas y con mayor tráfico de Europa, lo que conlleva que el bus no sea la opción más rápida, especialmente en las horas punta, cuando el tráfico se intensifica bastante. Sin embargo, es una buena alternativa para ir a lugares donde el metro no llega. Hay más de 200 líneas, cuyo intervalo de parada oscila entre los 4 y los 15 minutos. No obstante, el horario varía en función de la línea. Grosso modo, están operativos desde las 06:00 hasta las 23:30. La excepción es el autobús exprés, que conecta el aeropuerto con las estaciones de O’Donnell y Cibeles durante las 24 horas del día y durante todo el año.

Los que quieran desplazarse en este medio de transporte fuera del horario diurno, tienen a su disposición los buses nocturnos, también conocidos como ‘búhos’. Todos ellos salen de la plaza de Cibeles y cubren 26 rutas. Eso sí, el intervalo de parada es mayor, pues lo hacen cada 35 minutos, y su horario de funcionamiento es más restringido, es decir, desde las 23:55 a las 04:00 horas; salvo los fines de semana, que funcionan desde las 23:00 hasta las 07:00.

Respecto a los billetes, los sencillos se compran únicamente a bordo del autobús. Por su parte, los bonos de viaje hay que cargarlos en la tarjeta Multi, ya sea en los estancos o en puntos de venta autorizados.

El bus turístico o Madrid City Tour se perfila una buena opción para conocer la Villa y Corte sobre ruedas e incluso desplazarse entre los enclaves más turísticos, en tanto que permite subir y bajar cuantas veces se desee. Hay dos rutas: Madrid Histórico, que hace una ruta por los monumentos históricos más importantes como el Palacio Real, la Catedral de la Almudena o la Puerta del Sol; y Madrid Moderno, que muestra la cara más actual de la ciudad y los edificios más renovados de la capital como el Santiago Bernabéu, la plaza de Cibeles o el palacio del Marqués de Salamanca.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here