En el municipio gallego de Poio, en la provincia de Pontevedra, se localiza uno de los pueblos más bonitos de España: Combarro. Esta localidad junto al mar, de alrededor de 1700 habitantes, está catalogada como Conjunto Histórico Artístico desde 1972, y es famosa por la belleza de su casco antiguo, sus decenas de hórreos y su estupenda gastronomía.

Hoy nos trasladamos hasta este pintoresco pueblo gallego para descubrir un lugar en la ría de Pontevedra que merece ser objeto de alguna de tus escapadas en cualquier momento del año.

La historia de Combarro

Fuente: Pixabay/MAGICBOIRO

Durante el siglo XII el pequeño pueblo de Combarro y la isla de Tambo, en la ría pontevedresa, fueron donados por la reina Doña Urraca al Monasterio de Poio. Ambos sitios dependieron de este hasta el siglo XIX, cuando pasó a formar parte del municipio de Poio. Desde entonces su casco antiguo ha conservado toda su esencia.


Y es que Combarro se levantó sobre la piedra, con una población dedicada a la agricultura, a la pesca y a la comercialización del vino. Sus viviendas y construcciones constituyen uno de los más claros ejemplos de la arquitectura tradicional gallega. Conserva la estructura y el estilo arquitectónico de entre los siglos XVIII y XIX, así que caminar por sus hermosas callejuelas y su paseo marítimo siempre es un auténtico placer. Al fin y al cabo, su ubicación contribuye a que el conjunto resulte todavía más especial.

Entre las construcciones típicas que encontrarás en este pueblo pontevedrés, resultan imprescindibles los cruceiros (cruceros), las casas mariñeiras (marineras) y los famosos hórreos de Combarro. Descubrirás todas ellas callejeando por su bien conservado casco antiguo, en el que puedes comprar algún recuerdo típico o detenerte en alguno de los acogedores restaurantes en los que degustar el marisco y el vino con Denominación de Origen Rías Baixas.

Casco antiguo de Combarro

Fuente: Pixabay/MAGICBOIRO

En el centro histórico de Combarro se encuentran muestras relevantes de uno de los monumentos gallegos por excelencia: los cruceiros. Los antropólogos explican que estas cruces de piedra, con figuras religiosas, elevadas sobre gradas o escalones, se colocaban en lugares de antiguo culto paleocristiano para cristianizarlos, aunque la cultura popular cuenta que se colocaban para proteger los caminos y sus encrucijadas. Como resultado, los encontrarás en numerosos sitios a lo largo y ancho de Galicia, aunque los de Combarro resultan especiales, ya que es posible observar hasta siete de ellos en un pequeño espacio.

En la plaza de San Roque se encuentran un par de cruceiros, uno sin imagen alguna y otro con las imágenes del Cristo y la Virgen del Socorro. En uno de los lados de la plaza se alza una casa del siglo XVIII que, en la actualidad, alberga la biblioteca del pueblo (Rúa San Roque, 59, 36993, Combarro, Pontevedra). En ella puedes distinguir la tradicional solaina gallega, un balcón de piedra o balaustrada que, en el caso de las viviendas más humildes de los marineros, se construía en madera o hierro forjado. A 80 metros se alza la iglesia de San Roque (Rúa San Roque, 16, 36993, Combarro, Pontevedra), junto a la cual es posible contemplar otro cruceiro en el que destaca la imagen de San Roque con su perro San Roquiño.


Ya en la calle principal de Combarro, A Rúa, destacan sus casas marineras (mariñeiras), orientadas al mar. Llaman la atención los balcones en sus fachadas. Se encuentran apoyados sobre columnas, que dan lugar a los característicos soportales. Estas construcciones constituyen típicas viviendas de pescadores, con una planta baja donde guardar los útiles de pesca y agrícolas, y en las que también solía ubicarse un lagar para elaborar vino. En el primer piso se localizaba la cocina, una sala y dormitorios de pequeño tamaño.

Además, en A Rúa también hallarás un par de cruceiros: uno con la Virgen del Socorro y otro con una Virgen con un Cristo entre sus brazos, del año 1721. Cuando termina esta calle principal se llega a A Rúa Cega (la calle ciega), la única en la que las fachadas de las casas están orientadas hacia el interior del pueblo y dan la espalda al mar. En ella también encontrarás otro crucero con la Virgen del Socorro.

Hórreos de Combarro

Fuente: Pixabay/MAGICBOIRO

Pero si por algo es famoso Combarro es por sus decenas de hórreos, otra de las muestras de la arquitectura tradicional de Galicia. Los hórreos son construcciones de piedra o de madera que sirven como almacén o granero y que se elevan sobre pilares, para proteger su interior de los animales. En los hórreos se almacenan los productos agrícolas y de pesca, sobre todo, el maíz y las patatas. Así, las piedras circulares que puedes observar sobre cada una de las columnas que los sostienen se denominan tornarratos, un diseño destinado a que los ratos (ratones) no puedan acceder a su interior.


No es de extrañar que nos refiramos a Combarro como tierra de hórreos si tenemos en cuenta que en este pequeño pueblo de unos 1700 habitantes encontrarás alrededor de 60 de estas construcciones típicas. Entre todos ellos, destacan los 30 hórreos colocados en línea a la orilla del mar. En consecuencia, la fachada marítima del pueblo resulta inconfundible.

Lo curioso de esta ubicación tiene una causa completamente práctica. Y es que en Combarro se colocaron gran cantidad de hórreos a la orilla del mar porque muchos de los habitantes del pueblo poseían y trabajaban tierras al otro lado de la ría. Así, resultaba muy práctico transportar las cosechas en las barcas y almacenarlas en los hórreos al llegar a tierra. También por ese motivo, el pueblo de Combarro sufría a menudo el ataque de los piratas, que navegaban con la marea alta, para hacerse con estas nutridas despensas.

Praia do Padrón

Combarro
Fuente: Flickr/r0mp3t3ch0s CC BY-SA 2.0

Desde la playa de O Padrón (Praia do Padrón, Rúa Padrón, 19, 36993, Combarro, Pontevedra) puedes contemplar una visión general de estos hórreos de Combarrro, así como una panorámica del pueblo con Poio y Marín al fondo. Junto a la playa se encuentra otro de los cruceiros de Combarro (Rúa da Fonte, 2, 36993, Combarro, Pontevedra). Es el más moderno de todos ellos, ya que fue construido en el año 1997. Como curiosidad, es el único en el que la Virgen mira tierra adentro y el Cristo orienta la vista hacia el mar.

Después de pasear junto a los hórreos de Combarro, no dejes de recorrer la Rúa do Mar hasta alcanzar la plaza Peirao da Chousa, en la que se celebran las Festas do Mar de Combarro en la segunda mitad del mes de agosto.


Información práctica para visitar Combarro

Combarro se localiza a unos 6 kilómetros de la ciudad de Pontevedra, por la carretera PO-308 en dirección a la península de O Grove. Para aquellos que conduzcan desde Sanxenxo, encontrarán la localidad a 20 minutos en automóvil, siguiendo la carretera de la costa. Es posible aparcar en la avenida que pasa junto al puerto y el Club Naútico, y aprovechar así para recorrer el paseo marítimo antes de adentrarse en el pequeño y coqueto casco histórico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here