París, Londres, Praga o Venecia ocupan los primeros puestos de las ciudades que más viajeros reciben al año. Incluso en algunas, como Venecia o Roma, la afluencia es tanta que ha conllevado su deterioro, obligando a los gobiernos a tomar medidas para reducir el turismo.

En la otra cara de la moneda nos encontramos con muchas otras que esperan a pocos o a nadie, pues pasan desapercibidas ante los ojos viajeros. Sin embargo, atesoran un sinfín de encantos y posibilidades turísticas. He aquí cinco destinos poco concurridos para quienes les gusta descubrir rincones únicos o viajar sin demasiada compañía.

3Pelión, Grecia

Pelion
Fuente: Pixabay.

Entre el Egeo y el golfo de Volos, en el centro de Grecia, se encuentra esta preciosa península, a la que la fama de otros enclaves, como Santorini o Mikonos, le han restado protagonismo. Es una tierra mágica, por cuanto ha sido la protagonista de muchas historias mitológicas: fue el hogar de los centauros, y de sus bosques se extrajo la madera para construir el barco Argo que Jasón y los argonautas emplearon para buscar el Vellocino de Oro.

Está formada por casi ochenta pueblos, cada cual más bonito. Unos se yerguen en la montaña, abrazados por espesos bosques, como Makrinitsa, Chania o Milies; otros muchos se levantan de cara a la costa y atesoran calas y playas prácticamente vírgenes como Agios Ioannis, Agria o Papa Nero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here