París, Londres, Praga o Venecia ocupan los primeros puestos de las ciudades que más viajeros reciben al año. Incluso en algunas, como Venecia o Roma, la afluencia es tanta que ha conllevado su deterioro, obligando a los gobiernos a tomar medidas para reducir el turismo.

En la otra cara de la moneda nos encontramos con muchas otras que esperan a pocos o a nadie, pues pasan desapercibidas ante los ojos viajeros. Sin embargo, atesoran un sinfín de encantos y posibilidades turísticas. He aquí cinco destinos poco concurridos para quienes les gusta descubrir rincones únicos o viajar sin demasiada compañía.

2Riga, Letonia

Fuente: Pixabay.

De cara al río Daugava, la capital letona es, sin duda, el tesoro inexplorado del Báltico. Sus calles medievales guardan 800 edificios de art nouveau y un precioso casco histórico o Vecrīga, declarado Patrimonio de la Humanidad, cuyos máximos exponentes son la Casa de las Cabezas Negras, la iglesia luterana de San Pedro, la Catedral medieval o las torres de San Jacobo y San Pedro.

Sin olvidarnos de su prolífica gastronomía, que incluye delicias como los pelmeni, una masa de pan rellena de carne que se sirve frita o con sopa, los piragis, panes rellenos de tocino y chorizo, o los pankukas, crepes rellenos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here