Si hablamos de aventuras lo cierto es que la vida, en su totalidad, es nuestra aventura definitiva. Vivirla con conciencia es aceptarla como lo que es, un fluir constante, imprevisible y siempre cambiante. Un cúmulo de encuentros, bienvenidas y despedidas que influyen en el camino que vamos trazando.

Dicen que la vida es muy larga aunque el error, como decía Buda, es pensar que tienes tiempo. Atreverse a vivirla en su mayor expresión es una de las tareas que deberían asignarnos cuando nacemos. Cambiar el casa, pareja, hijos y trabajo fijo por el ¿Quién eres verdaderamente tú? Lo que te propongo es escucharte con mucha atención, identificar lo que realmente quieres vivir como aventuras en tu vida. Yo te voy a dar las que, en mi humilde experiencia, crearán un cambio evidente en ti, en tu manera de ver las cosas y de descubrirte a ti mismo.

Después de muchos e intensos años de vivir confinada en una oficina o viajando por trabajo, decidí tomarme un respiro y ver lo que había en el mundo. Difícil de explicar en un pequeño artículo lo que viví en mis aventuras pero sí resumiros lo que siento que os puede dejar con esa sensación de “He vivido”.

2Visitar África

Un safari por Sudáfrica
Un safari por Sudáfrica

En África, amigos míos, no radica el peligro, las guerras y el hambre. Eso lo encontrarás en muchas partes del mundo, incluso cerca de ti ahora mismo. En África radica el origen del ser humano. Comunidades en las que el amor y la unión es mucho más importante que cual es la marca de teléfono que tienes. Visitar África es visitar el corazón de la raza humana.

Nos han criado con miedo a salir fuera, porque ahí está el peligro. Y cuando sales ves que en el mundo, si te mueves con respeto y humildad, recibirás más amor que el que crees recibir ahora mismo. África es un continente con brazos de madre, te atrapará en su abrazo en cuanto llegues. Sí, su realidad, por muchas razones, es muy distinta a la nuestra ¿es nuestra realidad real? Muchas veces lo dudo seriamente.

Conocer África es conocer una tierra cálida y entregada, conocer a gente que lucha cada día por conocer el siguiente y que desprende alegría, sonrisas verdaderas. Sin preocuparse, como nosotros, de todos los problemas imaginarios en nuestras cabezas.

Visita África, escoge el lugar que te resulte más atractivo, hazlo a través de una ONG si prefieres (pero cuidado, no caigas en trampas para turistas) y entrégate a los paisajes kilométricos, el ritmo de la música, el relax mental, el vivir ahora. No te vayas de este mundo sin conocer África.

Artículo anteriorTabernas, las ‘bad lands’ de Almería
Artículo siguienteDiez visitas imprescindibles en Viena
Maria Kast
Soy María, una ciudadana del mundo nacida en España y mi vida hasta ahora se ha desarrollado en diversas ciudades como Londres, Hong Kong, París, Barcelona y Madrid. Me entusiasma la diversidad de culturas, de gentes y de maneras de vivir. Soy una persona comunicativa, empática, creativa y perseverante. Me encanta escuchar y conocer a los demás, y todavía más ayudarlos. Soy una viajera incansable, empecé a viajar con 16 años y desde entonces no me he detenido. Recientemente dejé mi trabajo como Businesswoman para dar la vuelta al mundo sola y ha sido la mejor decisión de mi vida. Quiero contarte todo lo que he visto para quizás inspirarte a ti también a cambiar tu vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here