Mescladís ESPECIAL RESTAURANTES
PARA DESCUBRIR EN 2020
Cuando estalló la crisis del COVID-19 estábamos a punto de publicar este especial con 12 restaurantes para descubrir en 2020. Dadas las circunstancias, decidimos aplazarlo y qué mejor momento que ahora, con el final del Estado de Alarma, para recuperarlo y rendir nuestro merecido homenaje a este sector que ha sufrido tanto.

Os invitamos a recorrer toda la geografía española descubriendo restaurantes que no suelen aparecer en guías o rankings pero que merecen ser visitados y compartidos.
¿TE APETECE CONOCERLOS? Logotipo

Slide
JACARANDÁ

Slide Muy cerca de Aracena, en la pequeña localidad de Higuera de la Sierra, tienen la suerte de disfrutar del restaurante Jacarandá, un descubrimiento fantástico e inesperado. Su apuesta por la gastronomía local no le impide innovar en algunas recetas y ofrecer aportes muy interesantes y centrados en el sabor.

Sus migas serranas, el secreto ibérico a baja temperatura o el potaje de alubias con manitas son una buena alternativa a sus famosos arroces, que se han ganado ya una merecida fama en toda la región. No puedes irte de aquí sin probar alguno de sus postres como el pastel de queso con espuma de caramelo, posiblemente la especialidad de la casa.

Una visita que se antoja obligatoria si recorremos la bonita zona de la Sierra de Aracena.

Dirección: Plaza de la Constitución, Higuera de la Sierra, Huelva

Página de Facebook

Jacarandá Jacarandá Jacarandá Jacarandá Jacarandá Jacarandá

Slide LA BOELLA

Slide A las afueras de Tarragona encontramos la espectacular masía en la que se ubica La Boella. Un complejo oleoturístico compuesto por un hotel boutique, una bodega con tienda gourmet y vinoteca y el restaurante Mas La Boella, que se ha ganado el derecho de entrar en esta lista de restaurantes para descubrir en 2020.

La carta, elaborada por su gran equipo de chefs, está centrada en la tradición de la cocina mediterránea y en productos de proximidad. Pescados salvajes traídos a diario desde el puerto de Cambrils o recetas vegetales con las verduras y los aceites producidos en la misma finca. Sin olvidar su gran oferta de repostería, que se elabora también de manera casera.

Todo ello ambientado en sus acogedoras salas, inspiradas en el taller veneciano de Mariano Fortuny, o en su fantástica terraza de la que, os aseguramos, no os querréis ir.


Dirección: Autovia T-11, Salida 12, La Canonja, Tarragona

Página Web

Restaurante La Boella Restaurante La Boella Restaurante La Boella Restaurante La Boella La Boella Restaurante La Boella La Boella

Slide EL SOCIAL

Slide En el centro de Madrid encontramos uno de esos secretos que prefieres guardarte para ti como un tesoro y no compartir con nadie. Pero es imposible. Porque cuando tienes la suerte de entrar en este pequeño restaurante y probar cualquiera de sus especialidades te surge la necesidad imperiosa de contar al mundo cuánto has disfrutado. Y, por ese mismo motivo, no hemos podido evitar contaros nuestro secreto e incluirlo en nuestra selección de este año.

El Social es el proyecto de cuatro personas: un argentino, un uruguayo, un italiano y una estadounidense. Una mezcla que ya nos da una idea de la fusión de sabores y culturas que nos vamos a encontrar. Descubriremos una carta que no sigue reglas marcadas y que nos invita a un viaje culinario sin complejos por sabores de Latinoamérica, Asia o el Mediterráneo.

El nombre del restaurante no es casual porque el proyecto tiene un foco muy claro en torno al concepto de la sostenibilidad. Y eso supone apostar por proveedores locales, limitar al máximo posible el uso de plásticos u ofrecer al consumidor agua filtrada y vinos orgánicos en la carta. Estamos seguros de que disfrutaréis de la visita, pero, por favor, no se lo contéis a mucha gente.


Dirección: Calle de Hernán Córtez 19, Madrid, España

Página Web

El Social El Social El Social El Social El Social El Social

Slide
VILLA-LUCÍA

Slide Es difícil etiquetar y resumir todo lo que nos encontraremos en el Espacio Gastronómico Villa Lucía. Este complejo rodeado de viñedos está envuelto por el encanto de la Rioja alavesa y nos recibe con un interesante museo interactivo en torno al vino, un centro cultural donde disfrutar de exposiciones y, por supuesto, un interesante restaurante.

Entrar en Villa-Lucía es adentrarnos en el aroma de lo auténtico, con la decoración tradicional de los asadores del norte de España y con una carta llena de las recetas clásicas de esta región. Platos elaborados siguiendo las reglas del movimiento Slow Food, con productos de cercanía y kilómetro 0, con claros guiños a la innovación gastronómica.

Mención especial merecen sus carnes, asadas de forma lenta en sus parrillas con una mezcla de carbón, maderas de entresaca y sarmientos que le dan un toque muy especial a unas carnes de gran calidad.

En definitiva, una excusa perfecta para escaparnos a disfrutar de la siempre acogedora Rioja alavesa.


Dirección: Logroño Errepidea, s/n, Guardia, Araba

Página Web

Centro Gastronómico Villa-Lucía Centro Gastronómico Villa-Lucía Centro Gastronómico Villa-Lucía Centro Gastronómico Villa-Lucía Centro Gastronómico Villa-Lucía Centro Gastronómico Villa-Lucía

Slide
V. CRESPO

Slide Ubicado en una calle casi secreta del centro de Gijón, pero al lado de la Plaza Europa y muy cerca de Begoña, el Restaurante V. Crespo es un imperdible de la ciudad. Tras una profunda renovación que mejoró su imagen, todo encaja finalmente en uno de los mejores restaurantes de Gijón, aclamado por locales y evocado por viajeros. Abierto en 1994, ya desde hace años que Marcos tomó el testigo de su padre, Vicente Crespo, el cual da nombre al restaurante.

Empapado de atmósfera marinera, el comensal casi siente el vaivén del mar sentado en una de sus mesas. Combinando la legendaria tradición de la gastronomía asturiana y nutriéndose del mejor producto local, el Restaurante V. Crespo ofrece delicias para todos los gustos entre las que destacan las patatas con langostinos, la lubina salvaje a la espalda o las albóndigas de pitu caleya. Y la fabada asturiana con su compango, por supuesto.

De postre, tarta caliente de almendra o crema de arroz con leche. Y la bodega, bien surtida.

Por David Rubio

Dirección: Calle Periodista Adeflor, 3, Gijón, Asturias

Página Web

Restaurante V Crespo Restaurante V Crespo Restaurante V Crespo Restaurante V Crespo

Slide
MESCLADÍS

Slide Mescladís es un interesante proyecto sin ánimo de lucro que trabaja para mejorar la convivencia entre culturas y ofrecer oportunidades a personas migrantes y en riesgo de exclusión. La iniciativa es muy diversa y abarca muchas áreas (os invitamos a visitar su web para conocerlas) pero hoy nos vamos a centrar en su restaurante, que se ha ganado por sí solo el derecho de estar en nuestra lista de restaurantes para descubrir en 2020.

El restaurante de Mescladís funciona como una escuela y proyecto de economía solidaria, en el cual se da formación sobre hostelería a jóvenes con dificultades de acceso al mercado laboral y se realiza un acompañamiento posterior para buscar oportunidades de trabajo. El restaurante es gestionado, por tanto, por un experimentado equipo de cocineros/profesores y los diferentes alumnos y alumnas que se encuentren en formación en ese momento.

La carta de Mescladís es tan diversa como la sociedad que proponen y se va enriqueciendo con el trabajo de sus estudiantes. Predominan, eso sí, las recetas vegetarianas y los platos con influencias árabes elaborados con productos ecológicos obtenidos de productores locales. Una visita ideal para refrescarnos este verano en su bonita terraza. Irás para conocer el proyecto y volverás por la calidad de sus platos.


Dirección: C. del Comte Borrell, 122, Barcelona

Página Web

Mescladís Mescladís Mescladís Mescladís Mescladís Mescladís

Slide
CASA FIDEL

Slide Sin duda, es la dirección de referencia para saborear la auténtica carne de ternera de Aliste, una raza que goza de Indicación Geográfica Protegida, donde la elaboran de un modo que marca la diferencia. Su carta vira en torno a ella e incluye propuestas innovadoras y creativas, que guiñan a la modernidad culinaria sin renunciar a la tradición zamorana, como la hamburguesa de mollejas, el pan pan bao relleno de carrillera, el solomillo a la crema o el steak tartar. Esta también da un hueco a otras referencias menos "ortodoxas" como el foie con reducción de Pedro Ximénez y, mis favoritas, las tostas de pan de pimiento del piquillo casero, sardina ahumada y salsa de queso.

Sin olvidarnos de los postres, que lucen un minimalismo intencionado para ceder el protagonismo a los sabores zamoranos. Están de vicio las cañas zamoranas, las natas, el bizcocho de boletus con chocolate negro y blanco y la tarta de queso con mermelada de mora. No tiene estrella, pero sentarse en su mesa te lleva a la felicidad celestial.

Por Sonia Fernández

Dirección: C/ Las Llamas S/N, San Vitero, Zamora

Página de Facebook

Casa Fidel Casa Fidel Casa Fidel Casa Fidel Casa Fidel

Slide
BADULAQUE

Slide En Galicia, en la villa de Cedeira, en un lugar de excepción junto al puerto, donde contemplar el paseo marítimo y el ir y venir de las embarcaciones, se encuentra el restaurante Badulaque. Se trata de un local elegante y discreto, de aires marineros, que se ha convertido a lo largo de los años en todo un clásico en la zona. Perfecto para una comida o cena especial, y para degustar lo mejor de la cocina tradicional gallega, en la que no puede faltar una buena mariscada, los percebes, el salpicón o el rape, Badulaque resulta uno de los ineludibles en las Rías Altas.

Para aprovechar la jornada, también es posible visitar el Museo Mares de Cedeira, recorrer el paseo hasta la lonja y el espigón para descubrir el castillo de la Concepción, y contemplar cómo llegan los pescadores a puerto, con sus redes y capturas.

Por Silvia Pato

Dirección: Rúa Area Longa, s/n, Cedeira, A Coruña

Página de Facebook

Restaurante Badulaque Restaurante Badulaque Restaurante Badulaque Restaurante Badulaque Restaurante Badulaque Restaurante Badulaque

Slide
ZAZU BISTRO

Slide Salamanca es una ciudad con una alto nivel hostelero, por ello cuando hablamos de un restaurante destacado es necesario ponerlo en valor.

Hoy pongo la lupa sobre el Zazu Bistro, un restaurante en pleno corazón de Salamanca, a escasos metros de la Plaza Mayor, y donde la calidez de su estancia y el buen trato de sus trabajadores harán que tus cinco sentidos disfruten de una cocina sencilla pero cuidada en un entorno bohemio que invita a conversar con tu pareja, cerrar un acuerdo de negocios o celebrar un día especial con tus amigos más allegados.

Su cocina, con clara influencia italo-francesa pone en valor el mediterráneo. La calidad de su materia prima, y el uso de productos frescos de temporada, son la guinda de una ecuación sinónimo de éxito gastronómico.

Sin duda el Zazu Bistro es un lugar en el que no solo repetiría cena, sino el que recomendar visitar ya seas de Salamanca o estés pasando unos días en una de las ciudades pequeñas más bellas del mundo.

Por Miguel Rodero

Dirección: Plaza Libertad, 8, Salamanca

Página Web

Zazu Bistro Zazu Bistro Zazu Bistro Zazu Bistro Zazu Bistro Zazu Bistro

Slide
INIMI TABLE

Slide En Puerto Banús, una de las zonas más exclusivas de España, ha surgido una nueva propuesta de cocina inconformista y canalla, aunque este término empiece a sonar un tanto vacío. Por suerte, cuando uno deja atrás posibles prejuicios y se lanza a conocer la propuesta de Inimitable se olvida de cualquiera de estos adjetivos y se limita a disfrutar de una oferta gastronómica que no tiene nada de casual o improvisada.

La carta de Inimitable está viva y cambia según la estación y los productos de temporada, con una clara apuesta por materias primas locales. Encontraremos platos típicos del Sur como sus elaboraciones de atún rojo o su interesante propuesta de calamares a la andaluza, pero también descubriremos recetas mediterráneas o elaboraciones con toques asiáticos.

No olvides irte sin pedir uno de sus famosos cocktails y déjate secuestrar por la magia de la Costa del Sol.


Dirección: Calle Muelle Ribera, local 7-8, Marbella, Málaga

Página Web

Inimi Table Inimi Table Inimi Table Inimi Table Inimi Table Inimi Table

Slide
KAIKAYA

Slide Es fantástico cuando descubres un proyecto que ha cuidado al máximo cada uno de sus detalles, como es el caso de Kaikaya en Valencia. Sin duda, la primera de esas acertadas decisiones fue elegir al estudio Masquespacio para la producción y decoración del restaurante. El resultado es un local espectacular que mezcla de forma muy sutil y evocadora Brasil y Japón, las dos culturas que dan forma a su propuesta gastronómica.

La cocina de Kaikaya gira en torno a la tradición nikkei Nipo-brasileña, una curiosa fusión que tuvo lugar a principios del Siglo XX cuando migrantes japoneses llegaron a Brasil para trabajar en los campos de café. Los ingredientes locales se adaptaron a las recetas clásicas japonesas y surgió una nueva gastronomía que ahora tienen la suerte de disfrutar en Valencia.

Recorrer su carta es un apasionante viaje por los sabores de Latinoamérica y Japón, con platos siempre coloridos y una presentación exquisita. Date prisa en sacar tu foto para Instagram antes de probarlo y que sus sabores exploten en tu boca porque después te olvidarás del mundo.


Dirección: Plaza del Ayuntamiento 10, Valencia

Página Web

Kaikaya Kaikaya Kaikaya Kaikaya Kaikaya Kaikaya

Slide
AL WADI

Slide Para finalizar nuestro listado de restaurantes para descubrir en 2020, viajamos hasta Sevilla para conocer una propuesta de cocina halal que nos trae las mejores recetas del norte de África. Al Wadi es ya todo un clásico en la capital andaluza. Situado junto a la Catedral se ha ganado un espacio propio y el respeto de una ciudad que no admite bromas con la gastronomía.

En su carta encontramos platos típicos de las cocinas de Marruecos, Líbano y Siria con un tratamiento que no admite mucha innovación. Y tampoco le hace falta. Al Wadi es uno de esos restaurantes donde preferirás ir en grupo para robar de los demás platos porque nunca sabrás qué pedir. Un buen número de entrantes, donde destacan sus doulmas o los kibis, dan paso a una serie de platos principales muy contundentes donde el cordero adquiere especial protagonismo, como no podía ser de otra manera. Y de postre, nada mejor que compartir unas ricas Baklava.

Dirección: Calle Jimios, 25-32, Sevilla

Página Web

Al Wadi Al Wadi Al Wadi Al Wadi Al Wadi Al Wadi

Slide En Descubrir.com podrás encontrar las guías más completas de un determinado destino, leer reportajes originales, consultar la última hora de la industria turística o descubrir nuevos lugares y destinos.
ESPAÑA DESTINOS INTERNACIONALES GUÍAS DE VIAJE ACTUALIDAD TURÍSTICA Logotipo
© COPYRIGHT 2020 - descubrir travel network s.l. Aviso Legal cookies

En pleno corazón de la Sierra de Gredos se encuentra la turística comarca de La Vera, famosa por su belleza natural, sus piscinas naturales y una gastronomía tan reconocible como apetitosa. De entre todas sus señas de identidad culinarias, propias de la cocina extremeña, destaca la producción y distribución del pimentón de La Vera. Su fabricación artesanal a partir de la molienda de pimientos rojos de diferentes variedades (Jaranda, Ocales, Jariza, Jeromín y Bola), han convertido a este en una especia famosa por su intenso sabor y aroma.

También participa la deshidratación lenta en su coloración intensa final. Dentro de esta variedad encontramos el pimentón dulce, picante y agridulce. ¿Y dónde se puede encontrar? Principalmente en las localidades de Aldeanueva de La Vera, Cuacos de Yuste, Jaraíz de La Vera, Losar de La Vera, Jarandilla de La Vera y Madrigal de La Vera. Todas estas son localidades muy turísticas en los meses de verano pero puede que los viajeros que lleguen a ellas ignoren la apasionante historia del pimentón de la Vera. ¿Quieres conocer más?

Origen del pimentón de la Vera: al otro lado del charco

Pimientos rojos

En realidad, el pimiento con el que se consigue este pimentón tiene su origen botánico en las áreas de Bolivia y Perú así como en otros países de América Meridional y Central. Los aborígenes americanos lo empleaban como alimento básico y de ello queda constancia en las tumbas del altiplano peruano que datan de hace unos dos mil años en donde se encontraron restos.

Al igual que sucedió con muchas otras variedades como las patatas, fue Cristóbal Colón quién llevó la planta a España en un viaje en 1493. La razón por la que le llamó la atención fue porque, hasta el momento, la pimienta era importada de Oriente y esto implicaba un gasto mayor. Colón pensó que quizás podía llegar a sustituir a la anteriormente citada especia.

Historia del pimentón de La Vera en España

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe
Real Monasterio de Santa María de Guadalupe

A finales de la Edad Media, fueron los frailes Jerónimos del Monasterio de Guadalupe de Cuacos de Yuste quienes comenzaron a elaborar el emblemático pimentón. De ahí se extendió al otro lugar en el que puedes encontrar esta denominación; Murcia.

Como tantos otros cultivos fueron traídos de Sudámerica y Centroamérica para el consumo en España. El éxito de este pimentón, por ejemplo, fue tal que en el siglo XVIII La Vera producía unas mil arrobas de pimentón. A medida que pasaban las décadas y la ciudadanía lo requería, el cultivo se intensificó. En apenas unos 20 años se triplicó el número de arrobas dedicadas a la siembra del pimiento.

En el siglo XIX su expansión era imparable convirtiéndose en toda una revolución agraria en esta comarca que dejaría en un segundo plano la seda y el lino, otros dos de los productos comarcales más emblemáticos.

Durante un tiempo el emblema de la región de la Vera fueron, sin lugar a dudas, los secaderos de pimentón y los molinos, en desuso desde la llegada de la electricidad a la comarca. No fue hasta finales del siglo XX que los profundos cambios que sufrió el sector agrario forzaron a un cambio estructural.

Hasta los años 40 del siglo XX el sistema de trabajo era conocido como medierismo. Esta arcaica organización había resistido desde la Edad Media y se basaba en que los jornaleras trabajaban la tierra por un pequeño porcentaje del resultado del cultivo. En su lugar, las estructuras de la propiedad se modificaron y actualmente hay una gran cantidad de explotaciones de las que se encargan técnicos con cualificación académica.

Desde finales del siglo XX y con la llegada de la globalización, esta especia se puede encontrar en lugares tan alejados como Rusia o Japón.

Descubriendo la historia del pimentón de La Vera en la Sierra de Gredos

Pimentón de la Vera

No son pocos los viajeros que visitan la comarca de La Vera guiados por la curiosidad. Quieren saber su origen, conocer el proceso de secado y llevarse su propio pimentón artesanal «in situ». Por si fuera poco La Vera cuenta con no pocos atractivos en sus inmediaciones como son la posibilidad de hacer senderismo y otras actividades físicas, darse un chapuzón en una de las piscinas naturales que dejan los cauces de las gargantas durante el verano o conocer más en profundidad la historia. La gastronomía extremeña también es otro de los motivos para acercarse a la región.

Pero si hay algo que se ha puesto de moda entre los visitantes son las visitas guiadas para conocer el pimentón de La Vera. En la actualidad, de hecho, se puede encontrar el Museo del Pimentón en Jaraíz de La Vera en donde el visitante puede descubrir el procedimiento que sigue la elaboración de esa especia tan castiza que recuerda a los guisos y la charcutería de la meseta.

Museo del Pimentón: gratuito y curioso

Museo del Pimentón de Jaraíz de la Vera – Foto de la web oficial del museo

Si te interesa la historia, este es tu museo. En él descubrirás los cambios socioeconómicos que trajo consigo la elaboración del pimentón. Del mismo modo podrás conocer al detalle los utensilios que se emplearon históricamente para fabricarlo y cuáles se utilizan en la actualidad.

El museo está dividido en tres plantas. En la planta baja está situada la sala de audiovisuales, además de la recepción. En la primera planta se halla la sala de cuentacuentos y las salas con paneles explicativos. Por último, la segunda planta está destinada a la historia del pimentón totalmente.

En el caso de que quieras visitarlo, te recomiendo que contactes con los responsables del museo directamente. En él, además, las visitas guiadas están ganando una gran relevancia. El horario del museo es de martes a sábado de 10 a 14 horas y de 16 a 18 horas. Los domingos abre en horario de mañana de 9,30 a 14,30 horas. Los lunes está cerrado.

¡Y esto es todo! Todas las comarcas de Sierra de Gredos tienen mucho que ofrecer. Quizás este sea el año para hacerlo … ¡Explora!

Las calles se desperezan, vamos tomando posiciones en las terrazas y los paladares se activan: ya despierta Madrid. Es hora de volver a los bares y a los restaurantes de la capital para reencontrarnos con esas delicias gastronómicas que nos hacen amar un poco más la vida y recargar las pilas tras una negra primavera que nos ha dejado agotados. Y qué mejor que una hamburguesa madrileña para recuperar la ciudad.

Mejores hamburguesas de Madrid
Fuente: Unsplash

Bendito sea Charlie Nagreen, aquel chico de Wisconsin al que se le atribuye la invención de la hamburguesa moderna a finales del XIX. Durante el siglo y pico siguiente la esencia no ha cambiado mucho —un trozo de carne entre dos piezas de pan— pero la receta milagrosa se ha ido enriqueciendo hasta generar una verdadera industria gastronómica a su alrededor. Solo hay que darse una vuelta por la capital de España para comprobarlo: necesitaríamos varios estómagos para hacer sitio a tanta delicia empanada.

Timesburg (Francisco Silvela, 91)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de The Sybarites 📍Madrid (@thesybarites) el

¿Y dónde se comen las mejores hamburguesas en Madrid? Nuestro recorrido empieza en Avenida de América donde encontramos uno de los dos Timesburg capitalinos. Llegados desde Barcelona hace unos años, este restaurante no ha desantendido un ingrediente básico pero a menudo olvidado de la hamburguesa: el pan.

El sello marcado en la pieza superior del pan nos recuerda que esta hamburguesa es diferente. Y entre las más celebradas de su menú, la contundente Kobe, con carne de tipo wagyu, y la deliciosa Veggie, con mezcla de tofu y verdura. ¡Si hasta tienen una #yomequedoencasa!

Alfredo’s Barbacoa (Calle de Lagasca, 5)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de kike (@kikemasan) el

Ahora es momento de acercarse al Retiro para respirar un poco de aire después tantos meses semanas de #yomequedoencasa y, tras un poco de running en el parque más famoso de la capital, reponer fuerzas en Alfredo’s Barbacoa, un tipo que sabe un par de cosas sobre hamburguesas: se acerca el 40 aniversario de la apertura de su primer restaurante en la capital (ahora ya tiene tres). ¿Y cuál es su mejor hamburguesa? Cualquiera vale, pero con su salsa barbacoa, claro: pura esencia yankee en Madrid.

Mad Grill (Calle de Campoamor, 13)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Lindsay (@traveling2eat) el

Y del Retiro a Alonso Martínez para volver a palpar el ritmo de una de las zonas más animadas de la capital y continuar con nuestro festival carnívoro en Mad Grill. Si no soportas esos menús con tantos ingredientes que ya no sabes dónde está la hamburguesa, si lo tuyo no son las florituras, este es tu sitio. Recomendamos la Smokey Burguer con su primorosa mayonesa ahumada.

MEAT (Calle Santa Teresa, 4)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Con El Morro Fino (@conelmorrofino) el

Y ya que estamos por la zona, a un paso de Mad Grill está otro de los grandes templos de la hamburguesa de Madrid: MEAT. Se trata de un restaurante diseñado con ese toque retro-industrial que lo hace tan chic apostando decididamente por el minimalismo. Una carta con un puñado de hamburguesas siempre usando producto local: su carne es ecológica y procede de la Sierra de Madrid. Si quieres una cheeseburguer como esas de las películas que más te gustan la respuesta es MEAT.

Taberna Pedraza (Calle de Recoletos, 4)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Guille Dávila (@guilledavila) el

Aun paso de Recoletos nuestra ruta gastronómica por las mejores hamburguesas de Madrid nos lleva a Taberna Pedraza, un proyecto de Santiago Pedraza y Carmen Carro que, desde 2014, recupera la mejor comida casera. Tras dos años recorriendo España y buscando las mejores recetas tradicionales abrieron este local para poner en práctica todo ese aprendizaje: su hamburguesa son palabras mayores. Olvídate del rollo yankee y disfruta de esta carne de buey gallego en un mollete.

Burnout (Fuencarral, 148)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Los Tres Burgueses (@tresburgueses) el

No pensarías que en esta ruta hamburguesera por Madrid no íbamos a parar en la calle Fuencarral, ¿verdad? En la calle más fashion de la capital ya no sabes dónde poner los ojos con tanta tienda, restaurante y moderno luciendo sus mejores galas. Lo mejor será entrar en Burnout y deleitarnos con su carta.

Local abierto de 2015, también apuesta por los productos locales, como su aceite de oliva extremeño del que presumen, y con razón. El pan que usan es fresco servido a diario y la carne… ¡qué vamos a decir! Después de una hamburguesa en Burnout —y tal vez un par de cañas— ya estamos listos para otro tramo de la Fuencarral.

Skyline Diner (Calle de Jesús, 14)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de SIBARITA (@lossibarita) el

¿Recuerdas cuando toda la ciudad se llenó de restaurantes estilo USA años 50? Fue una fiebre por Elvis, Grease y las hamburguesas clásicas. Como toda moda que se precie al final solo resisten los mejores y, entre ellos, Skyline Diner, un diner, pero con manifiesto y con principios tan deliciosos como el siguiente: “Nos echan para atrás los locales que bajo el adjetivo «gourmet» sirven hamburguesas a precio de solomillo”. Pese a que las últimas noticias que tenemos es que aún permanece cerrado tras la pandemia, confiamos en que vuelva pronto. ¡Os necesitamos!

Clandestino Burguer (Eloy Gonzalo, 12)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de eat&love (@_eatandlove) el

En la calle Eloy Gonzalo, 12 encontramos otro de esos restaurantes imperdibles si uno quiere probar una de las mejores hamburguesas de Madrid. Con una decoración muy cuidada que se inspira en el Burguer Joint de Nueva York, Clandestino Burguer ofrece un menú mimado que presume ante todo de su carne autóctona que llega de la carnicería vecina. A destacar también sus patatas, que suele ser un factor determinante para muchos burger lovers. Y no te olvides de dejar tu firma antes de marchar.

La Bistroteca (Calle de Espartinas, 7)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Hermi Sánchez (@hermichelin) el

Nos acercamos a la zona de Príncipe de Vergara para adentrarnos en otro de los templos gourmets de Madrid: La Bistroteca. Se trata de un local con una carta amplia que no destaca tan solo por sus hamburguesas, pero nosotros venimos a lo que venimos, ¿no? Todas sus hamburguesas se elaboran a diario con carne 100% de vaca rubia gallega con pan artesano de un obrador propio. Atención a la Bourbon, una hamburguesa solo apta para burger lovers experimentados…

Restaurante Horcher (Alfonso XII, 6)

Y terminamos esta ruta hamburguesera en un local diferente: Horcher. OK, pagar 40 euros por una hamburguesa no es lo más normal, pero ya hemos dicho que este restaurante es diferente. 75 años sirviendo uno de los mejores menús de Madrid tiene su precio, ¿no?

Entre platos como pollo de grano trufado a la “Bonne Femme” o el Bisque de bogavante, se hace un hueco su venerada hamburguesa que también marca la diferencia: el inconmensurable solomillo de buey y ternera se sirve sin pan… ¿Hemos dicho que Horcher es diferente?

Si en estos tiempos planeamos un viaje a Bélgica, y sobre todo si queremos descubrir las bellezas de las ciudades francófonas de esta nación, las que se ubican más al sur, seguramente vamos a encontrarnos con la sugerencia de probar las patatas fritas, uno de sus grandes orgullos culinarios.

Patatas fritas | Imagen cortesía de Turismo de Valonia

En efecto, este país se encuentra dividido geográfica y también culturalmente en tres zonas principales, con Flandes hacia el norte, Bruselas en el centro, y lo que se conoce como Valonia, en la parte inferior del mapa. Es allí donde creció y adquirió estatura internacional la tradición de las patatas fritas belgas, aunque ya podemos encontrarlas también en las regiones más septentrionales.

A día de hoy, las patatas fritas son un elemento tan distintivo de Bélgica como su chocolate caliente, sus waffles o las pequeñas callejuelas de piedra que llevan a las plazas centrales sus grandes urbes, donde antiguamente se asentaban los mercados locales. Todo tipo de expresiones artísticas se han producido en torno a ellas, y hasta tenemos museos de las patatas fritas en varias metrópolis belgas.

Símbolo de la cultura nacional y motivo de disputas históricas

Lieja

La historia cuenta que, ya muy populares entre los habitantes del lugar, las patatas fritas se transformaron en un plato de reconocimiento global cuando los soldados americanos las descubrieron durante su ofensiva por esta parte de Europa en la I Guerra Mundial, regresando a su continente con este secreto gastronómico que rápidamente corrió de voz en voz, y de mesa en mesa.

Pero entonces, ¿donde nacieron las patatas fritas? Los estudiosos no tienen una hipótesis al respecto que haya podido corroborarse con evidencia científica por los casi nulos registros de la época, pero se cree que datan de finales del siglo XVII, cuando comenzó a incluírseles en la cocina belga, sobre todo en el valle del río Mosa y sus pueblos cercanos. El relato dice que, cuando los pescadores tenían una mala jornada, se sustituían los pescados con patatas cortadas y fritas en aceite.

El problema es que, en inglés, se las conoce como “french fries”, lo que eventualmente hablaría de un alimento de origen francés. Pero eso tiene una explicación: aquellos soldados estadounidenses, al ver que las tropas que solían alimentarse en base a patatas fritas hablaban francés, creyeron que se trataba de pelotones de este país. En realidad, eran de Valonia, región belga que comparte la lengua.

A tal punto existe una polémica al respecto, que no es de buena educación solicitar en un puesto callejero o bar unas “french fries”. Intenta pedir simplemente unas “frites”. Ellos te entenderán.

Una elaboración tan simple como sabrosa, pero con trucos

Patatas fritas, Volonia | Imagen cortesía de Turismo de Volonia

Indudablemente, una de las razones que explican la casi inmediata adopción de las patatas fritas en diferentes latitudes, es la facilidad de preparación de este plato, que no lleva más que unos minutos, apenas un par de ingredientes, y alguna que otra maña adquirida.

Algunos de los trucos que los cocineros belgas, profesionales o amateurs, suelen comentar con los aprendices, tienen que ver con no freír este tubérculo cortado una sola vez, sino freírlo por unos minutos, dejarlo que enfríe, y luego volver a pasarlo por el aceite hirviendo. Esto, a fin de obtener una consistencia bien crocante por fuera, y más suave por dentro, algo que a casi todos los paladares gusta.

Además, hay quienes dejan las patatas ya cortadas en remojo en agua fría durante algunos minutos para eliminar el exceso de almidón de este alimento. Así, se reduce un potencial efecto negativo sobre nuestro organismo. Entre media hora y dos horas es suficiente para alcanzar este cometido.

Cuatro platos típicos de Valonia que las tienen como protagonistas

Patatas fritas con salsas

En las principales localidades del sur de Bélgica, como Namur, Tournai, Mons, Charleroi o Lieja, las patatas fritas suelen servirse acompañadas de otros alimentos, conformando juntos algunas de las preparaciones culinarias más exquisitas que cualquier viajero debería probar durante su estancia.

Mitraillette o routier

Éste es uno de los platos más tradicionales de la cocina valona, y también la principal referencia de la street food nacional. En buena parte del país se le conoce como mitraillette, pero en Lieja y sus alrededores podemos pedirlo también como routier.

Se prepara con patatas fritas, carne cocida y salga dulce, generalmente a partir de sirope de manzana o pera. Luego, se lo sirve en media baguette, logrando una curiosa alternativa al sandwich normal.

Carne con patatas

No quedan dudas de que la carne y las patatas fritas se llevan de maravillas. Si prefieres las recetas para sentarte y degustar con tranquilidad, tienes que pedir una carne con patatas, que se prepara con algún corte de ternera. En Lieja hay una versión libre, en la que se sirven albóndigas con el ya mencionada sirope de manzana o pera, entremezcladas con las patatas fritas.

Patatas con mejillones o moules

Si eres de los que prefieren las opciones más exóticas de cada carta, la zona austral del país te espera con sus patatas con mejillones, también llamadas moules. Y es que, sin llegar a la trascendencia de las patatas fritas, los mejillones hervidos también son claves en su gastronomía. Ahora bien, aquí se sirven los ingredientes en platos separados, para que los combines como gustes.

Patatas en salsa

Conos de patatas fritas | Imagen cortesía de turismo de Valonia

Si vas por las calles de Bélgica, en cualquiera de sus provincias y divisiones internas, vas a cruzarte turistas y residentes paseando con sus conos de patatas. Los hay que sólo las condimentan con una pizca de sal, quienes deciden acompañarlas con mayonesa sola, o los que apuestan por las decenas de salsas y cremas que ofrecen las cadenas dedicadas a esta clase de comida al paso.

Y hablando de salsas, nosotros vamos a proponerte que pruebes algunas de las siguientes: andalouse, tártara, samurai, algerienne y dallas. Todas, a excepción de la última que lleva cebolla frita caramelizada, llevan en su composición mayonesa. Eso dicta la costumbre del lugar.

¿Y tú, cómo disfrutas de las patatas fritas?

El prestigioso Celler de Can Roca y BBVA unen sus fuerzas para poner en marcha un proyecto de apoyo a la gastronomía sostenible y la cocina saludable para dar visibilidad al pequeño productor. Así, ‘Gastronomía sostenible’ nace con el propósito de poner en valor el trabajo de los agricultores, ganaderos, pescadores y bodegas de toda España.

Los hermanos Roca seleccionarán los mejores ingredientes de temporada y harán una propuesta para cocinarlos, siempre tratando de partir de recetas fáciles de elaborar. Como recuerdan los impulsores de esta iniciativa, la sociedad debe ser consciente de los hábitos de consumo por lo que este proyecto se posiciona para ofrecer algunas herramientas para hacerlo posible y contribuir en esa transición hacia una gastronomía sostenible.

Gastronomía Sostenible
Fuente: Europa Press

«Para lograr esa armonía buscamos hacerlo desde el equilibrio económico, social y medioambiental, apoyando los productos locales, cuidados, de primera calidad. Fomentando también hábitos saludables a partir de una alimentación sana, acercando las propiedades de cada producto de temporada y proporcionando sugerencias culinarias, pero también beneficiosas para la salud«, ha explicado el propietario de El Celler de Can Roca, Joan Roca, durante la presentación del proyecto.

«Hoy más que nunca es tiempo de cuidarnos. Y ‘Gastronomía Sostenible’ nace con esa vocación: cuidar de los productores, cuidar a los nuestros, cuidar de nuestra salud y cuidar de la salud de nuestro planeta», ha añadido el responsable global de Marketing en BBVA, Óscar Moya.

La alianza entre El Celler de Can Roca y BBVA comenzó en 2014 y ha recorrido todo el mundo, buscando la dinamización de pequeños productores en cada región visitada y dando a conocer las historias de esos productos de autor.

‘Gastronomía sostenible. Apoyo al pequeño productor’ es un paso más en el respaldo a los productores en un momento muy delicado. «La situación actual debe provocar un cambio de actitud en todos nosotros. Debemos ser mucho más conscientes de la importancia de la salud, del respeto con el entorno y el medio ambiente, conscientes de que hay que preservar los recursos naturales y reconociendo la labor de la gente que trabaja en la tierra y en el mar», comenta Joan Roca.

Aquellos que quieran formar parte de la iniciativa recibirán una cesta de productos acompañada de la receta, la historia de los productores detrás de los ingredientes seleccionados y consejos saludables para sacar el mejor partido a cada ingrediente. Estos contenidos estarán disponibles para cualquier persona a través de la plataforma de ‘Gastronomía sostenible‘.

Una de las formas más sabrosas de viajar es por medio de la gastronomía, lo cual resulta todavía más placentero si degustamos los productos y platos típicos en el lugar de los que proceden. Si hablamos de dulces y, como nosotros, eres goloso, el placer todavía se incrementa.

Así que hoy te proponemos un particular recorrido por el continente europeo a través de una docena de postres para dar la vuelta a Europa. No olvides probarlos cuando te encuentres en alguno de esos países. Mientras tanto, siempre puedes animarte a meterte en la cocina e intentar prepararlo tú mismo.

Pastéis de Belém (Portugal)

Pasteis de Belém
Fuente: Pixabay/marcelkessler

Si viajas a Portugal, tienes que probar los pasteles de Belém. El lugar más emblemático para ello es Pastéis de Belém (R. de Belém 84 92, 1300-085 Lisboa, Portugal), la pastelería portuguesa más famosa, en el barrio de Belém, en la ciudad de Lisboa.

Los pasteles de nata como estos son típicos en todo el país pero es en este sitio de la capital, en el que resultan únicos, ya que cuentan con una receta secreta y patentada de los mismos. Y si no tienes todavía ocasión de degustarlos, anímate a preparar pasteles de Belém en casa.

Paris-Brest (Francia)

Paris-Brest
Fuente: Flickr/ Hotel du Vin & Bistro CC BY-ND 2.0

Además de otros postres famosos de Francia, como la tarta Tatin o la crème brûlée, nos detenemos en este viaje por la repostería europea en París. De esta romántica capital procede el Paris-Brest, un dulce elaborado con dos capas de pasta choux, rellena de praliné, recubiertas con frutos secos.

Se cuenta que tiene su origen en una carrera de bicicletas celebrada entre París y Brest en el año 1891, cuando un cocinero lo ideó con forma de rueda conmemorando el evento. En la actualidad, el Paris-Brest ya es todo un clásico de la repostería francesa.

Tiramisú (Italia)

Tiramisú
Fuente: Pixabay/mandarinMD

Hablar de Italia y de postres provoca que sea inevitable mencionar el tiramisú. Probablemente sea el postre más popular del país y puedes tomarlo en muchos lugares del mundo, aunque nada como hacerlo en la región del Véneto y la Toscana.

Una de las leyendas sobre este postre dice que se inventó en Siena, y que tras visitar la ciudad Cosimo III Medici, tanto le gustó, que se llevó la receta para Florencia. Pero la otra leyenda sobre el origen del tiramisú cuenta que surgió en la región del Véneto, y que era un dulce que las meretrices ofrecían en los burdeles a sus posibles clientes.

Bündnernusstorte (Suiza)

Suiza
Fuente: Wikimedia/Alexander Klink CC BY 3.0

En las pequeñas panaderías de Suiza encontrarás una delicia típica muy especial: la bündnernusstorte, también conocida como engadinernusstorte. La receta básica consiste en una masa rellena de nata y nueces, pero en cada establecimiento conservan su receta particular, así que encontrarás algunas variedades. Es perfecta para tomar como postre o merienda y acompañarla con un té.

Kaiserschmarrn (Alemania)

Kaiserschmarrn
Fuente: Pixabay/MeineMännerwelt

Entre los postres alemanes, te proponemos que pruebes el Kaiserschmarrn, que también es frecuente en tierra austríaca. Es uno de esos dulces que te encantará si te gusta la fruta, ya que incorpora manzana, uvas y almendras, y se sirve habitualmente con frutas en trocitos y helado. Por supuesto, con productos de temporada. Dice la tradición que era el postre que más le gustaba al emperador Francisco José I de Austria.

Poffertjes (Países Bajos)

Poffertjes (Países Bajos)
Fuente: Flickr/Tijs Zwinkels CC BY-SA 2.0

En los Países Bajos, uno de los postres típicos más destacados son las poffertjes. Se trata de un dulce cuya receta es similar a la de las crêpes francesas o los freixós gallegos, aunque su sabor es algo más intenso y su tamaño mucho más pequeño, ya que se cocinan en unos moldes redondos.

Korvapuusti (Finlandia)

Rollo de canela
Fuente: Pixabay/titopasini

Si hay un ingrediente frecuente en la repostería finlandesa es el cardamomo. A nosotros no nos extraña, porque cuando pruebas por primera algunas magdalenas, pasteles o bizcochos que lo incluyen es fácil que se convierta en una de tus debilidades culinarias. Precisamente el cardamomo es una de las claves de los korvapuusti, unos rollitos de canela típicos de los países nórdicos, que suelen tomarse con el café.

Tinginys (Lituania)

Tinginys
Fuente: Wikimedia/Bearas CC BY-SA 4.0

Entre los dulces tradicionales de Lituania se encuentra el tinginys, elaborado con mantequilla, azúcar, chocolate, leche condensada y galletas. Se cuenta que la receta se creó de forma accidental en el año 1967, cuando una cocinera intentó arreglar el error de haberle echado demasiado azúcar al chocolate, que se caramelizó. Le agregó galletas troceadas y, al enfriar, el resultado fue el primer tinginys.

Szarlotka (Polonia)

Szarlotka
Fuente: Pixabay/anialaurman

Recetas de tarta de manzana hay muchas por toda Europa, como es el caso de la famosa apple pie británica, pero en este particular viaje gastronómico vamos a recomendarte otra: la szarlotka, originaria de Polonia. De hecho, es uno de los postres típicos del país. Se elabora con manzanas, canela, mantequilla, azúcar y huevos.

Tarta Sacher (Austria)

Tarta Sacher
Fuente: Pixabay/jirikraus

En todas partes encontrarás tartas de chocolate, pero si hay una famosa y emblemática es la tarta Sacher (Sacher Torte) vienesa. Se denomina así porque fue el aprendiz de pastelero Franz Sacher quien la preparó para ofrecérsela a Klemens Wenzel von Metternich. Corría el año 1832.

Se trata de un bizcocho de chocolate con una capa muy fina de mermelada de albaricoque. Lo típico al servirla es acompañarla de crema chantilly o nata. El Hotel Sacher (Philharmoniker Str. 4, 1010 Viena, Austria) y la pastelería Demel (Kohlmarkt 14, 1010 Viena, Austria) presumen de servir la receta original.

Potica (Eslovenia)

potica
Fuente: Flickr/ emma.kate CC BY-ND 2.0

Entre los postres típicos eslovacos tiene un lugar especial el Potica, uno de los más conocidos del país. Este rollo de nueces suele prepararse en las casas en fechas significativas como la Navidad y cada hogar cuenta con su particular forma de elaborarlo, ya que hay hasta 80 tipos de diferentes de rellenos.

Tarta de queso (Grecia)

Tarta de queso
Fuente: Pixabay/IT-STUDIO

No todo el mundo lo sabe, pero la tarta de queso se inventó en la Antigua Grecia. Se dice incluso que este dulce formaba parte del menú que se sirvió durante los primeros Juegos Olímpicos. Cuando el Imperio Romano se extendió, llevó la receta al resto del continente y, en la actualidad, es uno de los postres más frecuentes tanto en establecimientos como en las casas.

Son muchas las variedades que encontrarás de la tarta de queso, aunque la más frecuente y demandada, es la que se sirve acompañada o con cobertura de frutos rojos.

Hace unos días compartimos con vosotros nuestra guía de visita a Kampot, una bonita ciudad al sur de Camboya, y en ella os recomendábamos la visita a La Plantation para conocer el cultivo de la pimienta en esta región. Como ya os adelantamos, el proyecto nos encantó y queremos explicarte un poco más en qué consiste esta iniciativa.

La historia de La Plantation

La Plantation en Camboya
La Plantation en Camboya

El proyecto de La Plantation fue creado en el año 2013 por Nathalie Chaboche Guy Porre, una pareja franco-belga, que visitaban frecuentemente la región y decidieron dar un giro a su vida. Ambos trabajaban en empresas informáticas y no tenían ningún conocimiento sobre agricultura y, mucho menos aún, sobre el cultivo de la pimienta. Pero ambos conocían la importante historia que la pimienta de Kampot había tenido a principios del Siglo XX y las características únicas de esta región.

Así que decidieron pedir ayuda a algunos agricultores que conocían muy bien estas tierras para crear su propia plantación. Uno de ellos fue Hon Thon, que tenía una granja y una pequeña plantación de pimienta. Fue uno de los primeros en trabajar en los cultivos de La Plantation, aunque sigue manteniendo también su propio cultivo.

Hon es un ejemplo del tipo de agricultor que es habitual en esta región. Pertenece a una familia que había vivido del cultivo de la pimienta durante más de cien años pero, con la llegada de los jemeres rojos y la posterior guerra civil, tuvieron que parar prácticamente la producción y encontrar otras fuentes de ingresos. No ha sido hasta hace relativamente poco cuando los cultivos se han ido recuperando en la región y la pimienta de Kampot está recuperando la fama mundial que tenía a principios del Siglo XX.

Actualmente, se producen alrededor de cien toneladas de pimienta cada año y hay más de 400 agricultores reconocidos en la región, aunque muchos explotan pequeñas plantaciones y siguen teniendo muchos problemas para sobrevivir de forma digna con su trabajo. 

El proyecto de La Plantation

La Plantation en Camboya
La Plantation en Camboya

El proyecto tiene varios objetivos. En primer lugar, buscan preservar y recuperar las tradiciones del cultivo de pimienta en la región, cuyas primeras plantaciones datan del Siglo XIII. Mundialmente conocida a principios del Siglo XX, como decíamos antes, la guerra civil que tuvo lugar en los años 70 paralizó la exportación de esta materia prima y los campos se comenzaron a abandonar por falta de mano de obra y porque no resultaban rentables.

No fue hasta el 2005 cuando se inició su recuperación y el gobierno camboyano, con la ayuda de la agencia francesa de Desarrollo, comenzó a promover de nuevo su cultivo e introdujo una denominación de origen protegida que exige una serie de medidas a los productores y garantiza un nivel mínimo de calidad.

La Plantation defiende el uso de las tradiciones milenarias de cultivo que implican, por ejemplo, que todo el cultivo y la recolección de los pimientos se realiza de forma manual. El uso de fertilizantes o pesticidas químicos está prohibido, por lo que toda la producción es totalmente ecológica. Hay tanto respeto a esas tradiciones que, casualidad o no, el actual responsable de los cultivos resulta ser bisnieto de los productores chinos que cultivaban estas tierras a finales del siglo XIX. Toda una declaración de intenciones.

La Plantation en Camboya
La Plantation en Camboya

No obstante, a esa defensa de la tradición se une una clara apuesta por la innovación en términos de producción, conservación y comercialización de la pimienta. Cuando se empezaron a cultivar de nuevo estos campos, se construyó también una planta de recolección y envasado que permite empaquetar los granos de pimienta nada más terminar su proceso de cultivo, consiguiendo así preservar al máximo sus aromas y calidad de los mismos.

Este nivel de innovación se ha llevado también a la creación de un nuevo producto, único en el mundo, que mezcla la calidad de la pimienta verde con la sal que también se produce en la zona. El Salted Kampot Pepper sigue un proceso muy complejo de fermentación, que se concreta en un producto final con un sabor único. Merecedor de numerosos premios, se ha ganado un hueco en algunos de los mejores restaurantes del mundo.

Pero lo que hace más interesante a este proyecto es, como decíamos, su vertiente y perspectiva social. Da trabajo a más de 150 personas a tiempo completo, a lo que habría que sumar el efecto indirecto en el empleo de la zona. Se ha convertido de esta forma en el mayor empleador de esta región rural, evitando que mucha gente tenga que realizar la habitual y forzada migración a la capital o a Siem Riap.

Las instalaciones también acogen una escuela primaria que trata de ofrecer una educación gratuita y de calidad a muchos niños que viven en la zona y el proyecto está enmarcado dentro de las prácticas y criterios reconocidos de comercio justo.

El futuro de La Plantation

Guía de La Plantation

Parece claro el efecto positivo que La Plantation está teniendo en la región pero, como en muchos proyectos de este tipo, surgen una serie de retos y disyuntivas que merecen ser comentadas. Por un lado siempre me planteo si este tipo de proyectos creados por occidentales, con muchos más recursos y más repercusión, pueden llegar a ocultar el trabajo de la población local. Particularmente creo, y es una opinión personal, que puede ser interesante o aceptable si el proyecto consigue integrarse realmente en la comunidad y devolver parte o todo el beneficio obtenido en mejorar las condiciones de la región. Como, por otro lado, parece ser en este caso.

Pero más allá de ese debate, está claro que un proyecto de estas características conlleva una serie de riesgos. En primer lugar, está la posibilidad de monopolizar toda el interés sobre la pimienta de Kampot y quitar ventas a los pequeños productores. Como comentábamos antes, la mayoría de agricultores tienen pequeñas explotaciones y en muchas ocasiones se lamentan porque ellos tienen que vender su pimienta a un precio muy bajo, que apenas les permite subsistir.

Parece, por tanto, que el reconocimiento en alza de la pimienta de Kampot está permitiendo a La Plantation y otras marcas reconocidas incrementar el precio de sus productos, pero este incremento no se está trasladando, de forma directa al menos, al resto de productores. Conseguir trasladar ese incremento del valor a toda la producción de la región es posiblemente el mayor reto al que se enfrenta La Plantation y esperamos que lo consigan.

En 2016, y tras más de una década de trabajo, los apicultores del Valle de Liébana en Cantabria respiraban aliviados cuando se certificó oficialmente la presencia de la Miel de Liébana en el Registro de Denominaciones de Origen Protegidas. El manjar dorado de los Picos de Europa encontraba así un marco legal de protección y una base para la promoción de sus productos más allá del mercado local. 

Porque pese a la juventud de esta Denominación de Origen Protegida, el Valle de Liébana lleva produciendo miel desde antiguo. Nos vamos al occidente cántabro, en un entorno natural marcado por la belleza sobrecogedora de los Picos de Europa y la Cordillera Cantábrica, para conocer la historia de la miel de Liébana. 

Miel de Liébana
Fuente: Unsplash

La historia de la miel de Liébana 

El proceso administrativo para lograr que un determinado producto y la comarca que lo produce obtengan la protección de una Denominación de Origen es a menudo muy complejo ya que exige numerosos controles de calidad, la elaboración de una normativa y la demostración de una tradición. Todo con el objetivo de cumplir con el Reglamento de la Unión Europea. No sirve con decir que desde hace incontables generaciones se ha elaborado tal producto en tal zona: hay que demostrarlo. 

Y ese fue el objetivo que se marcó un pequeño grupo de apicultores del Valle de Liébana desde el año 2003. Fue en aquel momento cuando comenzaron las conversaciones con la administración cántabra para iniciar el lento proceso que concluiría felizmente más de una década después. 

La importancia de la miel en la economía lebaniega quedó demostrada por las referencias a la colecta de miel que se daba cuenta en los diezmos a recabar por la Iglesia. Así mismo, un memorial de preguntas del Catastro del Marqués de la Ensenada del siglo XVIII se refería, entre otras cuestiones, a la cantidad de colmenas que se había producido en las poblaciones lebaniegas. Estos documentos se unían a las fuentes que confirmaban la importancia de la producción de cera para velas en el monasterio de Santo Toribio cuyo origen data del siglo VI. 

El Valle de Liébana, un microclima único

Muy bien, confirmado: desde antiguo, la miel había formado parte de la vida cotidiana de los habitantes del Valle de Liébana. Pero, ¿por qué este entorno natural es ideal para la producción de miel? “La diferencia está en el microclima que tenemos, en la floración especial y en los bosques: son condiciones meteorológicas ideales para que se desarrollen las abejas”. Rubén Varona, presidente de la DOP Miel de Liébana y propietario de la firma Colmenares de Vendejo, lo explicaba así en una entrevista para El Diario Montañés

Miel de Liébana
Valle de Liébana – Fuente: Pixabay

Varona fue uno de los primeros apicultores en organizarse para defender la producción de miel autóctona en la zona, para establecer un marco regulador que evitara el “intrusismo” y las prácticas fraudulentas. Y es que durante años se vendía como Miel de Liébana productos no extraídos de las colmenas de la zona.  

¿Y cómo es el proceso de producción de la miel? El cuidado de las abejas es el elemento primordial para esta industria. Las abejas obreras son las encargadas de salir de la colmena en busca de alimento que lo obtienen del néctar y de los jugos dulces de las flores. Con sus lenguas liban estas sustancias que luego almacenan en su buche melario, el estómago intermedio de las abejas para después transportarlo a los panales de las colmenas. La miel es el alimento esencial para el desarrollo de sus larvas.

Y es aquí donde interviene el apicultor que debe velar porque todo el proceso de producción de miel por parte de las abejas no se vea afectado por ningún agente externo. Durante los meses de primavera y verano, el apicultor debe vigilar diariamente las colmenas. Y más si se trata de miel ‘protegida’. La DOP de la miel de Liébana establece unos criterios específicos que deben respetar los productores para conseguir el sello de calidad. 

Miel de Liébana
Fuente: Unsplash

En este sentido, se exige el uso de colmenas de tipo vertical de cuadro móvil, con una diferenciación clara entre cámara de cría y alzas. El desabejado de cuadros debe realizarse por sistema tradicional de cepillado de abejas o aire a presión. No se debe realizar alimentación artificial de las abejas y la cristalización de la miel deberá hacerse de forma natural. Todo con el objetivo de mantener un equilibrio entre la elaboración sostenible del producto y la alta calidad del mismo.  

Respetar este equilibrio tiene su precio para los apicultores del Valle de Liébana que no pueden competir con las mieles industriales. Estamos hablando de que un productor de miel de esta comarca obtiene cosechas anules que van de los 3.000 a los 5.000 kilos trabajando con al menos 500 colmenas. Muy lejos de las varias toneladas con las que comercian grandes empresas de otros entornos que sí facilitan la exportación incluso fuera de España. 

Miel de Liébana
Fuente: Unsplash

Pero la Miel de Liébana no se encuentra en ese escenario. Se trata de una actividad que, gracias a la reciente certificación, ha empezado a profesionalizarse pero que tan solo cuenta con un puñado de elaboradores registrados. Son ellos los que producen los dos tipos de mieles certificadas por la DOP: la miel de brezo y la miel de mielada. La primera de ellas tiene una consistencia más gelatinosa, con gusto ligeramente amargo y persistente: es la más valorada en el mercado. Por su parte, la mielada tiene un aroma a madera y un dulzor más típico de las mieles tradicionales con una consistencia fluida.  

«Se necesitan cursos de formación para aumentar el número de apicultores en Liébana», señala Varona. Y es que la certificación de la Miel de Liébana como Denominación de Origen Protegida ha asegurado el futuro a corto plazo de la actividad pero para que esta se mantenga en el tiempo se precisa aumentar el número de apicultores. Solo así se asegurará el mantenimiento de una tradición asociada al Valle de Liébana desde hace siglos.

La gastronomía japonesa ha conquistado el paladar occidental gracias a su originalidad, exotismo y a su promesa saludable. Comer japonés es sinónimo de vida sana y chic. El sushi es el rey de la comida japonesa occidentalizada, pero la gastronomía del país oriental es mucho más rica y compleja de lo que podemos apreciar en Europa. Entre los secretos mejor guardados de sus delicias culinarias encontramos la carne de Kobe, una de las más caras (y sabrosas) del mundo.

Para un japonés, el sabor es importante, por supuesto, pero lo es también la textura. Algunos de los alimentos típicos de Japón se valoran más según este factor. Y la textura de la carne de Kobe es legendaria. Como lo es su marmoleado, la elevada cantidad de grasa que posee y que es la causa de la abundancia de vetas y ese tono rosado de la carne. Pero para que se den estas circunstancias, la crianza del ganado debe ser especial

Carne de Kobe
Fuente: Wikipedia

Carne de Kobe, el wagyu más exquisito

Wagyu es la denominación japonesa de res o ganado. Se trata de una raza de ganado vacuno que nace y se desarrolla en Japón. Así pues, toda la carne de Kobe es wagyu, pero no todo el wagyu es carne de Kobe. De hecho, la carne de Kobe constituye una denominación de origen nipona que, como cualquier DO, marca unos requisitos muy específicos para que ese producto puede llevar el sello oficial ofreciendo así la máxima garantía al consumidor.

Para empezar, la carne de Kobe debe proceder de la res japonesa negra o tajima. Se trata de un tipo de ganado certificado desde 1944 para la producción de carne, siendo la más habitual en Japón. Además, esta res tajima debe haber nacido en la prefectura de Hyogo a la que pertenece Kobe. Otros criterios que debe cumplir la vaca para producir carne de Kobe son los siguientes: ser virgen o un macho castrado, ser sacrificada entre los 28 y los 60 meses de edad en mataderos certificados, con un índice de marmoleo igual o superior a 6 y con un peso bruto no superior a 470 kilos.

Así pues, la carne de Kobe debe cumplir unos criterios muy particulares para lograr la certificación. Aunque algunas de estas pautas no tienen mayor relevancia a nivel culinario o biológico, se trata de una normativa habitual que podemos comprobar también en España, como hemos visto al hablar del cerdo ibérico de Montánchez en Cáceres. Al fin y al cabo, también se trata de defender una industria marcando el terreno contra los competidores: una forma de decir: esto es carne de Kobe y no cualquier wagyu.

Carne de Kobe
Fuente: Pixabay

En ese sentido, la Denominación de Origen Carne de Kobe apuesta por una producción muy limitada para potenciar ese carácter exclusivo. Se dice que solo se sacrifican unas 3.000 cabezas de ganado al año que se marcan con un crisantemo, el sello Nogujiku que certifica su procedencia. El resto de wagyu que no alcanza los estándares de calidad de la Denominación de Origen se vende como simple carne tajima. Una vez certificada, los canales de carne se venden mediante subastas en mercados de carne como el de la propia Kobe. Y de allí se distribuye por Japón… y el resto del mundo.

¿Por qué es tan cara la carne de Kobe?

Estamos hablando de que un kilo de carne de Kobe en España puede rondar los 300 euros. Y más en estos tiempos de pandemia en los que el precio de los alimentos ha repuntando sorprendentemente… Desde luego, el hecho de tratarse de carne importada ya eleva el precio, pero es que si la comemos en Japón tampoco es barata, ni mucho menos.

Los exigentes criterios impuestos a la crianza y el sacrificio de las reses tajima oriundas de Hyogo ya supone un alto coste para los productores. Pese a que existe la creencia de que el ganado tajima que se destina a carne de Kobe pasta en libertad, no hay una normativa fija en este aspecto como sí sucede con el mencionado cerdo ibérico o el ganado de pastoreo en España que sí deben pacer un mínimo de horas al aire libre.

Carne de Kobe
Fuente: Pixabay

En ese sentido, la carne de Kobe está rodeado de un cierto halo místico que parece justificar, en parte, los elevados precios que se pagan por ella. Pero la mayor parte de estas leyendas no son ciertas, como el suministro de levadura de cerveza a las reses para aumentar su apetito, el masaje de los animales o el hilo musical que, presuntamente, suena en algunas granjas para relajar el ambiente…

La alimentación del ganado Wagyu Kobe consta, generalmente, de una mezcla de paja de arroz, cebada, maíz y agua fresca evitando piensos artificiales y otros ingredientes que podrían acelerar su proceso de engorde. Por lo demás no hay mucho más misterio, al margen de que las explotaciones ganaderas suelen trabajar con pocas reses. Así pues, la causa que explica el alto precio de la carne de Kobe es su escasez, como sucede con otros tantos productos.

¿Se puede comer carne de Kobe en España?

Difícil. Como hemos explicado, la carne de Denominación de Origen Kobe solo se produce en dicho territorio japonés. Al tratarse de una producción tan selectiva, la mayoría de las piezas se distribuyen en el mercado interno y solo unos elegidos a nivel mundial reciben canales de Kobe. De hecho, se lleva exportando a Europa tan solo un puñado de años.

No obstante, en países como España se han desarrollado razas wagyu desde hace décadas para producir ‘carne a la japonesa’. En los años 70 llegaron a Estados Unidos donde fueron mezcladas con razas tipo Angus, mezcla que se produjo en otros territorios.

Carne de Kobe
Fuente: Unsplash

Otras explotaciones, por su parte, han tratado de mantener la pureza de la vaca japonesa sin mezclar con otras razas para producir carne que sea digna del wagyu japonés. Tampoco es carne barata por el hecho de tratarse de un producto exclusivo, pero no alcanza los precios astronómicos de la carne de Kobe. Y es que, según los expertos, si nos ofrecen una hamburguesa de carne de Kobe en un restaurante por menos de 60 euros, es que no es de Kobe.

De cualquier manera, y como sucede con cualquier delicatesen, podemos seguir viviendo sin probar la carne de Kobe… Pero si alguna vez tenemos la oportunidad, ya sea por estar en Japón —donde, por cierto, en ocasiones la cocinan los propios clientes— o porque un restaurante de confianza la ofrezca en su menú, no debemos perder la ocasión de probar una de las carnes más tiernas, suaves y sabrosas del mundo, de esas tan jugosas que se deshacen en la boca al primer mordisco…

Decía una teoría sobre los efectos del confinamiento en la población que, en cuanto fuera permitido, íbamos a salir en tromba a disfrutar de la vida al aire libre, a disfrutar de los parques, de la cultura… y de la gastronomía, por supuesto. Hay ganas de vivir, hay ganas de comer. Y es que en nuestro país sabemos mucho de lo uno y de lo otro. Para ir abriendo boca a un verano que se prevé de reencuentros nos acercamos a Tarragona para darnos un baño de dieta mediterránea, entre brisa marina, cantos de gaviotas y aroma a desescalada.

Más allá del legado arqueológico de la Tarraco romana y de su reivindicada ruta modernista, Tarragona también embruja por su gastronomía. En ella reina como plato estrella el romesco que, al margen de la conocida salsa que también lleva su nombre, es un guiso de pescadores documentado desde hace un siglo. ¿Y dónde mejor que el barrio marinero del Serrallo o en la Part Alta para probar el romesco y el resto de delicias de la gastronomía tarraconense?

Gastronomía de Tarragona
Fuente: Patronat Municipal de Turisme de Tarragona

El romesco, el plato estrella de Tarragona

Dicen los más viejos del lugar que el romesco surgió en las barcas del Serrallo tal y como sucede con la mayoría de las recetas populares: echando mano de los ingredientes disponibles. En este caso pan seco, ajos, pimiento seco, aceite, sal y vino. Los primeros chefs del romesco probablemente no estaban pensando en homenajear la dieta mediterránea: se trataba más bien de tradiciones que pasaban de generación en generación, unas recetas que funcionaban, que aportaba energía… y estaban deliciosas, claro.

Los ingredientes del romesco, según esta tradición, se picaban en un mortero y se sofreían en la cazuela, añadiendo el pescado del día. Cada pescador, de hecho, tenía su propia variante del romesco, añadiendo en algunos casos avellanas, tomate, guindilla, etc.

Actualmente, se conoce como romesco tanto a la salsa como al plato que deriva de la misma. La diferencia estriba en que el plato es la comida cocinada con la picada mientras que la salsa es el acompañamiento del plato. Esta se suele presentar fría para acompañar pescado a la plancha, carne, verdura, mejillones, etc. Pese a que la salsa es más popular, cada vez más gourmets optan por un romesco de conejo o un romesco de rape. ¡Qué buena pinta!

Gastronomía de Tarragona
Fuente: Patronat Municipal de Turisme de Tarragona

Al Serrallo llegan también otros frutos del mar como la gamba roja, el pulpo, la sepia o el pescado reconocido con la Denominación de Origen Pescado Azul de Tarragona. Y el arroz, por supuesto. La Costa Dorada y la provincia de Tarragona también destaca por el arroz cultivado en el Delta del Ebro, uno de los más célebres del mundo. Por toda la ciudad encontrarás arrocerías que presentan diferentes variedades de este sencillo producto, que bien cocinado, se convierte en un manjar: paella marinera, arroz negro, arroz caldoso de galeras o los deliciosos fideos rossejats (dorados).

Los restaurantes de la capital provincial también se proveen con los frutos cultivados en el Camp de Tarragona: avellanas, almendras, aceite y hortalizas, así como carnes y huevos. En las montañas cercanas se recogen setas, patatas y castañas. Y otro de los platos más típicos que se sirve desde enero hasta abril es la calçotada, cuyo origen proviene de la ciudad vecina de Valls, al norte de la capital. El calçot es una cebolleta alargada que se prepara asada sobre una base de sarmientos y se come untándola en una salsa de… romesco, por supuesto.

¿Y de beber qué tenemos? Tarragona también sabe de vinos ya que cuenta con la Denominación de Origen Tarragona. De la misma, la franja que corresponde al citado Camp de Tarragona ofrece suaves vinos blancos, equilibrados y afrutados además de tintos rotundos y aromáticos. Así mismo, también hay que citar los rosados frescos de color cereza de la Ribera d’Ebre donde también se producen tintos que combinan la uva cariñena con la garnacha.

Gastronomía de Tarragona
Restaurante Les Voltes en la Part Alta. Fuente: Patronat Municipal de Turisme de Tarragona

Los amantes del enoturismo tienen en la DO Tarragona tres Rutas del Vino, en una de los cuales está integrada la capital: Ruta C, ‘De la Tarraco Romana a las bodegas modernistas del Alt Camp’. Esta interesante ruta, que incluye 9 bodegas, transcurre por Els Munts, Tarraco romana, Centcelles, Centro histórico Valls, Monasterio de Santes Creus y Santuario de Montserrat.

Ruta marinera por Tarragona: del Serrallo al Puerto

Tras este festival culinario es hora de bajar un poco la comida —y el vino— partiendo del Serrallo, uno de los barrios más entrañables de la ciudad. Desde el siglo XIII ya se documenta la tradición pesquera en este territorio. Durante el siglo XIV aparecer las primeras tiendas de mar, una especie de chabolas de madera donde vivían y comerciaban los primeros pescadores de Tarragona.

A finales del siglo XVIII, la Junta de Obras del Puerto proyectó la construcción del barrio de la Marina en la Part Baixa de la ciudad. Pero no será hasta mediados del siglo XIX cuando nace la denominación de ‘barrio del Serrallo’. Aunque el origen concreto del nombre sigue siendo una incógnita —podría ser una alusión a los harenes de la zona o el recuerdo de una batalla norteafricana en la que participaron diversos locales— lo cierto es que el nombre le viene como anillo al dedo: destila ese aroma sensual y salitroso que enamora al visitante.

Gastronomía Tarragona
Fuente: Patronat Municipal de Turisme de Tarragona

Uno de los principales atractivos de la zona es el Moll de Costa, un ‘mar de cultura’ puesto que ha sabido reinventarse para aprovechar los tinglados del puerto, esos viejos almacenes portuarios que ofrecen ahora actividades culturales y de ocio. Para llegar al Moll de la Costa se utiliza la pasarela del Puerto inaugurada en 2018 que conecta el centro urbano con el mar, incluyendo la playa del Miracle, su paseo marítimo, el Puerto Deportivo y el referido espacio cultural que engloba, a su vez, el MNAT del Tinglado 4, el Museo del Puerto, la sala de exposiciones del Tinglado 1 y el Tinglado 2 Centro de Arte en el Muelle de Costa.

Uno de los imperdibles de la zona es el Museo del Puerto que ofrece un recorrido histórico por el puerto con algunos evocadores tesoros marineros. También podemos optar por la Ruta Patrimonial del Puerto de Tarragona, siguiendo unos paneles que indican una docena de elementos de patrimonio portuario, en un recorrido de 4 km desde el Museo del Puerto hasta el faro de la Banya, en el extremo del dique de Llevant, que estuvo operativo entre 1864 hasta 1978, para pasar en 2003 a ser Museo de Faros.

Y en el Tinglado 4, reabierto recientemente tras el cierre por la pandemia, la exposición TARRACO/MNAT del Museo Arqueológico Nacional. Instalada en la antigua Estación Marítima, que vio durante años la llegada y salida de pasajeros del Puerto de Tarragona, ofrece piezas como La muñeca de marfil, La medusa, Antínoo o el emperador Lucio Vero que nos permiten acercarnos al esplendoroso pasado romano de la vieja Tarraco.

Colombia es quizás uno de los países con más vida que he conocido. Sus gentes son puro calor, solidaridad, puras sonrisas amplias y palabras amables. Colombia es vida… y por supuesto delicioso café. Si planificas visitar este país sorprendente y dinámico asegúrate unos días para descubrir su Eje Cafetero, sin duda. Te damos las pistas para hacerlo.

La región cafetera de Colombia, ubicada en medio de las escarpadas colinas entre Medellín, Cali e Ibagué, produce algunos de los mejores cafés del mundo. Además de aprender cómo se hace el café, puedes visitar impresionantes parques nacionales, ciudades vibrantes y llenas de vida, así como pueblos tranquilos donde observar la vida local. Si sigues leyendo te contamos los mejores consejos sobre cómo moverse por la región y cuáles son los mejores lugares para visitar.

El Eje Cafetero abarca tres departamentos: Caldas, Risaralda y Quindío. Visitar el área es realizar un recorrido para descubrir los cafetales como lo harías en las bodegas de una zona vitivinícola, recorrer los campos y probar el producto terminado.

Muchas de las fincas complementan sus ingresos con el turismo y ofrecerán información detallada sobre cómo se recoge, produce y prepara el café para la exportación. En esta guía te contamos los mejores lugares para ver el proceso de producción de café, la mejor época para visitar la zona, donde alojarse o cuántos días necesitas para descubrirlo.

Lugares para visitar y cosas que hacer en el Eje Cafetero

Eje Cafetero

La Eje Cafetero de Colombia tiene tres ciudades de tamaño mediano además de varios pueblos y aldeas más pequeñas ubicadas en medio de los valles verdes y conectadas por estrechas carreteras rurales. Los mejores lugares para visitar en la región a menudo son pequeños pueblos rodeados de cafetales, pero también hay ciudades más grandes donde puedes experimentar excelentes museos y eventos culturales.

Además de los recorridos por las plantaciones, la región cuenta con otras atracciones y actividades únicas. Entre ellas puedes visitar impresionantes reservas naturales y cascadas o practicar ciclismo de montaña y barranquismo.

Mis recomendaciones:

El mejor momento para viajar

Atardecer en Manizales

Si bien es cierto que hoy en día no sabemos cuándo se podrá volver a viajar (esperemos que sea pronto), en datos generales la temporada alta de viajes en Colombia es de junio a agosto y de diciembre a enero, ya que estos meses se alinean con las vacaciones tanto para viajeros internacionales como nacionales (el clima en Colombia es bastante similar durante todo el año). Puedes esperar gran afluencia de turismo durante la temporada alta, especialmente entre diciembre y enero. Los precios de los hoteles y vuelos durante estos meses también aumentan.

Otras épocas del año tienen menos turistas y precios más bajos de alojamiento, lo que las hace un buen momento para visitar. El período más interesante para visitar Colombia en general y esta zona en particular es la temporada de cosecha del café, de abril a mayo u octubre a diciembre. Las haciendas estarán más activas durante este período, lo que ofrece una excelente oportunidad de realizar un buen reportaje fotográfico.

Festivales y Eventos Especiales

Pereira

Enero – Feria de Manizales:

Una gran celebración que dura la mayor parte del mes con un programa muy local que incluye corridas de toros, espectáculos culturales de música y danza, desfiles de caballos y exhibiciones artesanales.

Junio ​​- Fiesta Nacional de Café

El Festival anual del café presenta los desfiles de jeep más famosos en Colombia. Los visitantes experimentan la maravilla de los jeeps de café cargados a capacidad y demostrando hazañas de destreza y fuerza para mostrar la estabilidad y la cultura que rodea al Jeep Willy, un coche legendario. Una visita obligada para los viajeros que viajan en este mes.

Agosto – Fiestas de las Cosechas

Este evento incluye un desfile anual, un Festival Gastronómico Internacional, conciertos, músicos locales, exhibiciones de arte y mercados callejeros con productos locales.

Septiembre – Festivo de Sabores, Sonidos y Saberes

En Pijao se dedica al café recién hecho, la comida local y la cultura regional en un área que está desarrollando su propia infraestructura única.

Diciembre – Concurso Nacional de Velas y Faroles

Es una celebración navideña iluminada por linternas de papel. Ubicado en el pueblo de Quimbaya, donde las calles estarán llenas de linternas cuidadosamente preparadas por la población local durante meses. Asegúrate de quedarte a pasar la noche si asistes, ya que las multitudes son grandes y caóticas para este famoso y hermoso evento.

Cuántos días necesitas

Salento

Para ver todos los aspectos más destacados de la región cafetera de Colombia, necesitarás alrededor de 7-8 días. Si el tiempo es un factor importante en tu visita, también se puede planificar una gran experiencia en 2-3 días donde pasar una noche en una finca de café y visitar Salento y Valle Cocora. Con cuatro días, puede agregar Pijao, Santa Rosa, Manizales y Pereira. Con una semana o más, puede incluir Río Sucio, Marsella, La Virginia y Filandia en su itinerario.

Cómo moverse por el eje cafetero

Filandia

En autobús público o camioneta

Las camionetas privadas a Pereira (en el corazón de la región) tardan de 4 a 5 horas desde Medellín y ¡prepárate porque vienen curvas! Los autobuses públicos también salen con frecuencia durante el día. VivaAir ofrece vuelos entre estas dos ciudades. El viaje a Pereira desde Bogotá en autobús es un viaje largo, que tarda de 8 a 9 horas, especialmente al cruzar La Línea, un puerto de montaña que supera los 3,000 metros sobre el nivel del mar. Los conductores de autobuses usan el aire acondicionado todo el tiempo, ¡así que llévate una manta!

En coche privado

En coche, puedes llegar en 6-8 horas, dependiendo de la visibilidad, las condiciones del camino y el tráfico. Los operadores turísticos pueden organizar un coche con conductor y guía para que te recojan en tu hotel. Con tu propio coche, puedes cruzar toda la región en un día largo (aunque es mejor hacerlo con tiempo).

Con la excepción de Río Sucio, se puede llegar a la mayoría de los destinos dentro de la región en 1-2 horas desde Pereira. Las condiciones de la carretera son generalmente buenas, aunque muchas de las carreteras de montaña pueden dificultar la conducción. Una guía y un conductor son una buena idea en este área, ya que el transporte público a las fincas cafeteras y las reservas naturales es poco frecuente o inexistente.

En avión

Hay vuelos desde Bogotá y Medellín a las principales ciudades de la zona: Pereira, Manizales y Armenia. Los vuelos que salen de Manizales tienden a ser menos confiables debido a cancelaciones frecuentes causadas por nubes bajas y poca visibilidad. Pereira a menudo experimenta turbulencias y la visibilidad parece ser más baja con mayor frecuencia, debido al cambio climático. Sin embargo, el aeropuerto de Pereira tiene planes para mejoras y expansión.

Dónde alojarse

Hotel Sazagua en Pereira

Hoteles

La región cafetera de Colombia tiene una gran variedad de excelentes opciones de hoteles boutique. Puedes alojarte en las grandes ciudades (Manizales, Pereira y Armenia), pero para tener una mejor idea de la zona, su historia y cultura, te recomiendo pasar la noche en las ciudades más pequeñas, como Solento y Filandia. En estos pueblos, encontrarás alojamiento hogareño en granjas renovadas y casas de la época colonial.

Haciendas tradicionales (fincas cafeteras)

En estos días, muchas plantaciones de café (así como granjas que cultivan otros productos) ofrecen alojamiento, con antiguas haciendas y cuartos de huéspedes transformados en hoteles que atienden a los huéspedes. Además de ofrecer un alojamiento único y confortable, también ofrecen actividades como montar a caballo, excursiones en jeep y observación de aves.

¿Y para comer?

Bandeja Paisa

El plato local más famoso en la región del café es la «Bandeja Paisa». Este plato colorido fue diseñado para el trabajador agrícola. Tiene un alto contenido de proteínas, carbohidratos y grasas para satisfacer las necesidades del trabajo duro y el terreno accidentado. Hoy es un manjar reservado para ocasiones especiales. El plato consiste en chorizo, carne molida, frijoles, arroz, aguacate, un huevo frito, plátano frito y arepa. Si lo tuyo es comer ligero, este suele ser un buen plato para dividir entre dos personas.

Ponerse las botas de montaña, el chubasquero y recorrer varios kilómetros de caminos hasta superar los 1.500 metros de altura para llegar a una inhóspita cueva. Pero no estamos practicando senderismo ni espeleología: visitamos el refugio de maduración del queso más caro del mundo, aquel que entró en el Libro Guinness tras haberse vendido una pieza de dos kilos por más de 20.000 euros. Es el queso Cabrales, un manjar de altura con aroma inconfundible y sabor celestial.

A 10.250 euros el kilo, no está mal, ¿verdad? Pese a que habían pujado por él hosteleros de toda España y parte del extranjero fue el popular Llagar de Colloto en Oviedo el que finalmente desembolsó más de 20.500 euros por la pieza de la Quesería Arangas. Fue en la XLIX edición del Certamen de Cabrales organizado en Arenas, la principal localidad del concejo que da nombre al queso más caro del mundo. ¿Y qué tienen estos quesos de especial para alcanzar ese exorbitante precio? Tendremos que acercarnos a los Picos de Europa para responder a esta pregunta y, tal vez, catar el producto.

Queso Cabrales
Fuente: Wikipedia

Queso Cabrales, un queso madurado con amor

Cuenta la leyenda que el queso Cabrales surge gracias a una historia de pasión montaraz. Los primitivos habitantes de los valles de los Picos de Europa vivían en condiciones difíciles en un entorno orográfico agresivo y con una meteorología que nunca ha dado respiro. Pero, pasando sus hallazgos de generación en generación, aprendieron a subsistir en este paraíso natural.

Aquellos antiguos pastores guardaban alimentos para épocas de escasez. Uno de ellos se afanaba en el ordeño de una vaca cuando pasó una hermosa pastora. Tras guardar los recipientes de leche corrió a “retozar con la xana por los puertos”. Y llegó el invierno tras nueves meses de amor y abundancia. Fue entones cuando el pastor recordó la leche que había guardado en la cueva. Y presenció el milagro: la leche se había transformado en una pieza de queso de olor extravagante y sabor sublime. Había surgido el queso Cabrales.

Queso Cabrales
Fuente: Unsplash

No estamos seguros de si el primer queso Cabrales tiene un origen tan romántico, pero a buen seguro que el azar tuvo mucho que ver en su nacimiento. Y es que la peculiaridad de este queso deriva principalmente del trabajo del hongo Penicillium que precisa una alta humedad y unas bajas temperaturas constantes, aproximadamente entre 8 y 12° C. Para encontrar ese ambiente hay que irse, como mínimo, a una cueva. Así que es muy probable que el primer queso azul de Cabrales surgiera de un (bendito) descuido.

El proceso de elaboración del queso Cabrales proviene de estas tradiciones seculares, pero actualmente se exige el cumplimiento de unos criterios muy estrictos tanto de elaboración como de maduración para ser incluido dentro de la Denominación de Origen establecida en 1981.

Por supuesto, la materia prima también es esencial, aunque en este caso está por todas partes: son las vacas asturianas. Pero, atención, porque tal y como refleja el pliego de condiciones de la Denominación de Origen, el queso Cabrales de mayor tradición y de mejor calidad es el obtenido con mezcla de leche de vaca con la de oveja y cabra. Aunque también se permite usar exclusivamente leche cruda de vaca.

Queso Cabrales
Estrechos senderos y cuevas en los Picos de Europa. Fuente: Unsplash

Estas tres leches se mezclan y se añaden al cuajo. Comienza así el lento y meticuloso proceso de confección del queso. Una vez cuajado, las piezas se meten en un arniu o molde y se sostiene en el presugu, una plancha circular con un orificio. Cuando el queso adquiere cierta consistencia se saca del arniu y se sala reposando durante unas semanas en un cámara a temperatura constante. Tras ello, es momento de calzarse las botas e irse de caminata: el queso va a encontrarse con el hongo en la cueva.

La cueva de los milagros

Y no vale cualquier cueva, por supuesto. Actualmente, de hecho, deben estar recogidas en el Registro de Cuevas de Maduración lo que incluye también una serie de requisitos. Tiene que ser suficientemente amplia, de acceso relativamente sencillo y que cuente con adecuados soplaos, las corrientes de aire que llevan al hongo a aterrizar sobre el queso para convertirlo en azul. Llegados a este punto, el queso no se prensa, sino que se deja el cuajo esponjoso para que penetre el hongo y haga su imprescindible trabajo.

Queso Cabrales
Fuente: Pinterest

Por efecto de la lipólisis y la proteólisis se degradan las grasas y las proteínas generando cambios en la textura y el sabor del queso. Es así como empiezan a aparecer esas vetas verdosas y azuladas características del queso azul. Y es así como estos quesos empiezan a emanar su característico olor. De hecho, podríamos alcanzar alguna de estas cuevas con los ojos cerrados, pero recorriendo los Picos de Europa es mejor tenerlos siempre abiertos, por razones varias.

Durante el proceso de maduración en las cuevas, que puede durar entre dos y diez meses, el quesero ha de hacer frecuentes visitas para lavarlo y voltearlo. Y no siempre es un viaje agradable, sobre todo cuando va llegando el invierno y la nieve dificulta los desplazamientos por este paraíso natural. Pero así ha sido y será.

Queso Cabrales
Queso Cabrales de la Quesería Arangas, el más caro del mundo

“La cueva tampoco hace milagros” decía Soledad Herrero, responsable del queso Valfriu —que se había llevado el certamen de Cabrales en 2018—, en una entrevista para El Comercio. La quesera asturiana también se tuvo que acostumbrar a la visita de periodistas desde que una de sus piezas rozara los 15.000 euros. “Lo fundamental es la leche”. De hecho, si el queso es producto de la mezcla de leche de vaca, de oveja y cabra, el sabor es ligeramente picante, el más característico y apreciado si hablamos de Cabrales.

Una vez que el queso ha terminado su proceso de elaboración se envuelve en su inconfundible papel verde de aluminio. Y ya está listo para el consumo. Actualmente, la zona de producción del Cabrales comprende unas 30 queserías de 18 pueblos del concejo homónimo entre los que están Arenas, Tielve o Sotres, además de tres pueblos del vecino concejo de Peñamellera Alta.

El pisco sour es una de las bebidas más auténticas y carismáticas de toda la coctelería de Sudamérica. Una bebida refrescante y alcohólica que a veces se convierte en motivo de disputa cuando dos países se enfrentan para atribuirse su origen. Ahora os hablaremos de eso y de más curiosidades que envuelven este cóctel, que se creara donde se creara, no se concibió para disputas, sino para celebraciones.

¿Qué es el pisco?

Variedad de piscos, Flickr, Jorge Gobbi

Lo primero que llama la atención del pisco sour es su nombre. ¿Qué es el pisco? Pues bien, el pisco es un aguardiente que se hace tanto en Perú como en Chile. Un aguardiente destilado a partir de las uvas locales, de las cuales se dice que la variedad peruana Quebranta es la mejor para luego el sabor del cóctel.

Y, ¿qué es el sour?

Vista de Iquique, Wikipedia, Diego Delso

Sour en inglés lo podemos traducir como amargar o agriar. Y el uso de esa palabra en inglés se debe a que parece que el precedente en Chile fue un cóctel llamado whisky sour. Se cuenta que en la ciudad costera de Iquique llegó un personaje inglés, Elliot Stubb, y este personaje abrió un bar en la zona portuaria y allí comenzó a experimentar diversos cócteles.

Uno de ellos sería whisky, limón de Pica y azúcar, todo bien agitado en la coctelera. Y por su peculiar sabor lo llamaría whisky sour. Eso ocurriría en el año 1872. Sin embargo, también hay quien dice que después cambió el whisky por el licor local, y así apareció el pisco sour, que por lo tanto tendría origen chileno.

El pisco sour peruano

Plaza de Armas de Lima, Pixabay, Adolfo Beato

No obstante, el otro país que se adjudica su origen es Perú. Allí se asegura lo inventó el propietario del Morris Bar de Lima en el año 1916. Y fue tal su éxito que desde ahí la fórmula fue pasando al resto de bares de la capital limeña, y luego al resto del país.

Es tal el aprecio hacia el pisco sour en tierras peruanas que incluso está declarado Patrimonio Cultural de la Nación. Y no hay acto protocolario organizado por las autoridades peruanas en el que falte este cóctel para obsequiar a sus invitados.

Un día festivo en su honor

Pero el rango de oficialidad del pisco sour no se queda ahí. Si se tiene la fortuna de estar en Arequipa o en otras ciudades peruanas el primer sábado de cualquier mes de febrero que nadie se sorprenda si se respira una ambiente de alegría especial. Esa jornada está reservada en todo el país para celebrar el día del pisco sour.

Preparar pisco sour en casa

Pisco Sour

Ni que decir tiene que el mejor pisco sour siempre será el que nos tomemos en esos dos países de origen. Y más aún si entramos a sus mejores coctelerías. La competencia entre ellas es máxima por realizar la mejor fórmula. Y desde luego que la mezcla de frescor, amargor y toque etílico nos va a encantar, y no dudaremos en hacernos con alguna botella de pisco, para luego recrear la fórmula en casa, deleitar a los amigos y viajar con el paladar.

Si es así, apúntate la receta.

Ingredientes del pisco sour

Haciendo un pisco sour, Pixabay, eKokkii

Así como otros platos de la cocina peruana, tan rica en matices y sabores, requieren de ciertos conocimientos en los fogones. En el caso del pisco sour no es así. Basta con tener los productos adecuados y buena muñeca para agitar la coctelera.

La receta es tan simple como mezclar dos o tres medidas de pisco, una de zumo de limón, otra de azúcar o de jarabe de goma, media clara de huevo y hielo. Y para rematar, al servir verter dos gotas de angostura. No hay más. Pero eso sí, es bueno tener los productos propicios. Por ejemplo, el mejor pisco es el de la uva Quebranta, la menos aromática. Mientras que los mejores limones son los de Pica o la variedad Tahití, siempre exprimidos en el momento y nunca llegando hasta la cáscara.

Y a partir puede haber variantes. Para los que les guste más fuerte, aumentar la dosis de pisco, o si gusta más amargo, sumar un poquito más de jugo de limón. Si lo haces en casa, prueba diferentes combinaciones, hasta hallar la que más te gusta.

Un brindis

Pisco sour, wikipedia, Dtarazona

Más allá de su origen, de leyendas y de orgullos patrios, es indudable que un pisco sour es un sabor inmejorable para traernos a casa tras un viaje a Chile o Perú. Sin olvidar que su elaboración sencilla es una alternativa a otros cócteles muy afamados como puede ser el ron-cola o el gin-tonic. En este caso, podemos decir que su sabor es más natural, al no incluir bebidas carbonatas industriales.

Así que a la vuelta siempre podemos brindar por las vacaciones pasadas y las que vendrán. Aunque eso sí, el pisco sour se bebe muy fácil, de manera que sin darnos cuenta podemos ingerir una buena cantidad de alcohol. Por ello, recomendamos beberlo con moderación

A unos 60 kilómetros al oeste de Granada ya cerca de la frontera con la provincia de Málaga se ubica la pequeña pedanía de Riofrío perteneciente al municipio de Loja. Poco más de 250 habitantes viven en esta localidad cuyo nombre proviene del río Frío, afluente del Genil que en esta zona se une al Salado facilitando la formación de un generoso caudal de agua cristalina que se nutre también de las corrientes subterráneas de Sierra Gorda.

Y es así como se forma este paraíso acuático que se ha convertido desde hace más de 60 años en el hábitat de los esturiones de Caviar de Riofrío, una empresa que vende este alimento en buena parte del planeta. Ya no hace falta irse a Rusia o a Irán para degustar el manjar más lujoso del mundo…

Caviar de Riofrío
Fuente: David Aldana / Google Maps

La historia del caviar: de la náusea de Luis XIV a Granada

Antes de lanzarnos a probar este singular alimento, mejor será preparar el paladar con dos o tres notas históricas. Para empezar, ¿qué es el caviar? Estrictamente, se refiere a las huevas frescas de diferentes peces, pudiendo encontrar en el mercado huevas rojas de salmón o incluso caviar blanco de caracol, un producto de moda que dejáremos para otro día.

Con todo, el caviar de esturión es el más famoso del mundo… Y el más caro. La escasez y la dificultad para obtener huevas de estos peces justifican, al menos en parte, los exorbitantes precios que pueden alcanzar las tipologías de caviar más lujosas del planeta. El caviar procedente del esturión beluga es, sin duda, el más deseado. Pero entre las más de 20 especies del esturión (Acipenser) también podemos encontrar otras más asequibles como el sevruga o el osetra.

El esturión es un pez prehistórico y anádromo: vive en el mar, pero remonta el río para aparearse. Sus ejemplares más desarrollados pueden superar los 300 kg y medir más de 3 metros. Y no les vale cualquier tipo de agua: mejor fresca y con temperatura equilibrada, apenas sin fluctuaciones. Es por ello que el mar Caspio se erigió, desde antiguo, en uno de los mejores entornos naturales para el desarrollo del esturión salvaje, cuya industria, no obstante, no llegó a consolidarse hasta principios del siglo XX.

Caviar de Riofrío
Caviar ucraniano de osetra y beluga. Fuente: Unsplash

De hecho, dice la leyenda que Pedro el Grande regaló caviar a Luis XIV… que este escupió al sentir náuseas. El paladar real todavía no estaba listo aún para degustar un manjar que la familia Petrossian, unos inmigrantes armenios del París de principios de siglo XX, iba a comercializar de forma profesional hasta convertirlo en lo que es hoy en día: un sinónimo del lujo más ostentoso.

Pero pronto la comercialización pasó a ser a explotación descontrolada. Y el esturión del Caspio empezó a escasear. A finales de siglo, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) se puso manos a la obra para evitar un desastre ecológico prohibiendo la exportación de caviar y otros productos procedentes del esturión. Era el final del caviar procedente del esturión salvaje del Caspio. Pero este hecho suponía una oportunidad para el esturión procedente de piscifactorías: un caviar sostenible y ecológico. Así es el caviar de Riofrío.

Caviar de Riofrío
Fuente: Auroraray JG / Google Maps

Caviar de Riofrío: nueva vida para el esturión hispano

«Tendiéronse en el suelo y, haciendo manteles de las yerbas, pusieron sobre ellas pan, sal, cuchillos, nueces, rajas de queso, huesos mondos de jamón (…) Pusieron asimismo un manjar negro que dicen que se llama cavial y es hecho de huevos de pescados, gran despertador de la colambre». (El Quijote, capítulo LIV)

Don Alonso Quijano no se acercó por el mar Caspio en ninguna de sus aventuras, ¿no? Y es que el esturión y sus huevas abundaron en España desde antiguo pese a que nunca fue un alimento de gran popularidad. De hecho, se dice que el caviar fue durante siglos alimento para el ganado, especialmente cerdos. Cómo cambian los tiempos, ¿verdad?

El Duero, el Ebro, el Tajo, el Guadalquivir… Existe constancia histórica de que en diversos ríos de la Península Ibérica se desarrollaba el esturión. Un mosaico de Itálica en Sevilla en el que aparecen reflejados unos esturiones es una de las primeras referencias. Pero tendremos que esperar al siglo XX para que en España se empiece a valorar este manjar como un negocio con buenas posibilidades comerciales.

Fue a mediados de los años 50 cuando unos empresarios navarros acuden a Granada atraídos por el rumor de un edén de agua cristalina que podría ser el entorno perfecto para la cría de esturión que ya ponían en práctica en las frías aguas del norte peninsular. Y es que el equilibrio y la calidad de las aguas procedentes de corrientes subterráneas y de los propios ríos Frío y Salado es fundamental para que el esturión puede desarrollarse de forma plena.

Caviar de Riofrío
Fuente: Jesús Guijarro / Google Maps

Porque el esturión necesita tiempo, armonía y mimo. En Riofrío apostaron por la especie esturión nacarii, que fue la que nadó por los ríos españoles durante siglos. A los años 8 se sexan los animales y no es hasta los 15-18 años cuando la hembra llega a su edad fértil y se puede extraer el caviar. Un proceso largo y complejo pero esencial si se quiere conseguir un producto de calidad que convenza a los paladares más exquisitos del mundo.

Pese al desastre de septiembre de 2018 que puso en peligro la piscifactoría granadina —una riada que rompió buena parte de los muros de defensa de los canales de la piscifactoría— y a la competencia china que, según Caviar de Riofrío, ha reventado los precios usando estrategias controvertidas —como la de hacer pasar por Beluga caviar procedente de otras especies—, el Caviar de Riofrío resiste apoyándose en una nota que lo diferencia de los demás: es el primer caviar con etiquetado ecológico del mundo: “no tiene maduración y no se emplean conservantes, solo se añade un poco de sal tal y como se hace en el caviar ruso tradicional”.

Caviar de Riofrío
Caviar ecológico de Riofrío, un lujo sostenible

De hecho, los responsables de la firma granadina aseguran que su caviar ecológico es el que más se acerca al que “consumían los zares rusos”. Y aunque también comercializan caviares tradicionales además de truchas, Caviar Riofrío destaca su caviar ecológico como la punta de lanza de un negocio que vende en el mercado nacional en torno a un 70%, llegando el 30% restante a países como México o Japón.

Bueno, ¿entonces nos animamos a probar un poco caviar? Pues atento: este alimento se sirve frío, mejor sobre una cama de hielo. Se recomienda usar una cuchara de nácar o hueso para que mantenga todas las propiedades una vez salga de la lata. Y para acompañar… ¿vodka?. ¡Spasiva!

Gracias a las condiciones que se mantienen bajo el mar, como la temperatura, la presión, la salinidad y la ausencia de luz, el océano resulta perfecto para ser utilizado como bodega. La idea de estos almacenamientos submarinos se inspiró en los hallazgos de botellas en el interior de barcos hundidos. Fueron varios los emprendedores que comenzaron a desarrollarla y, desde entonces, la enología ha vivido una auténtica revolución.

Así que hoy os proponemos adentraros en el fondo del mar y probar los vinos que en él envejecen. Estas son algunas de las mejores bodegas submarinas en Europa, en las que vivir experiencias únicas de enoturismo. Además, tenemos la suerte de contar con algunas de ellas en España.

Edivo Vina (Croacia)

Bodega submarina Edivo
Fuente: https://www.edivovina.hr/

Una de las bodegas submarinas europeas más destacadas es Edivo Vina (Drače 18 A Drače, Pelješac, 20246, Croacia), en la localidad croata de Drače, a una hora en coche de Dubrovnik. Estas cavas en la península de Pelješac se inauguraron en el año 2011. Los vinos se depositan en ellas a una profundidad de entre 18 y 25 metros bajo el mar Adriático.

El vino pasa un trimestre en una bodega terrestre antes de ser sumergido en botellas o ánforas bajo las aguas, donde se almacenan alrededor de 700 días. Cuando los recipientes salen a la luz se han convertido ya en piezas únicas, cubiertas de algas, conchas y corales. Esta línea de vinos en hermosas ánforas o en botellas se denomina Navis Mysterium y se comercializa en ediciones limitadas.

Además de probar sus vinos, en Edivo Vina se ofrece la posibilidad de realizar una inmersión para conocer de primera mano las bodegas submarinas y disfrutar después del menú The secret of the ship, que incluye la cata, en el Edivo Wine Bar. Los precios de estos vinos tintos tan especial van desde los 34 euros de la botella convencional hasta los 328 euros de la Navis Mysterium Amphora.

Crusoe Treasure (Bilbao)

Crusoe Treasure
Fuente: https://www.amazon.es/

En la bahía de Plenzia, en el País Vasco, en un espacio de 500 metros cuadrados en el mar Cantábrico, se inauguró la primera bodega submarina-arrecife artificial del mundo: Crusoe Treasure (Areatza Hiribidea, s/n, 48630 Plentzia, Bizkaia).

Entre sus vinos submarinos Sea Soul, encontrarás variedades como Albariño y Ribera del Duero, entre otras, además de los Sea Passion, los mismos vinos pero envejecidos en tierra, de manera que se puede degustar ambos apreciando la diferencia. Los precios del pack individual rondan entre los 59 y los 79 euros.

Esta bodega vasca da la posibilidad de conocerla a través de diversos planes. Los más accesibles para todo el mundo son las catas en tierra, con una presentación audiovisual, así como la cata comparada, en la que se prueba un mismo vino que ha sido almacenado bajo el mar o envejecido en bodega convencional. Una visita enoturística muy especial que ofrece es el paseo en barco y cata por la bahía, hasta el sitio exacto en el que está la bodega submarina, así como reportaje fotográfico. Aunque hoy no puedas viajar a sus costas, ves abriendo boca a través de la cata virtual gratutia que se ofrece en el sitio web oficial de Crusoe Treasure.

Cavas Submarinas (Girona)

Cala Llevadó
Fuente: Flickr/ Dave Haygarth CC BY 2.0

En el Mediterráneo destacan las Cavas Submarinas ubicadas en Cala Llevadó, en Tossa del Mar (Girona), en donde los vinos reposan durante 6 meses, a una temperatura constante de 8 grados. Aquí es posible vivir otra experiencia especial, ya que los visitantes pueden bucear hasta las bodegas, a 10 metros de profundidad, y extraer una de las más de 400 botellas que se almacenan, de tinto o de blanco, que pueden consumir posteriormente en el entorno de la hermosa cala rodeada de pinos.

Cavas Submarinas también cuenta con otras experiencias en torno al vino y sus espectaculares bodegas, con bautismo de buceo incluido.

MareVinum (Asturias)

Bodega submarina MareVinum
Fuente: https://marevinum.com/

En un lugar excepcional, a los pies del faro asturiano de San Emeterio, y en un espacio natural de conservación marina incluido en la Red Natura 2000 del Oriente de Asturias, hallamos otra cava submarina, la de MareVinum, bajo las aguas del mar Cantábrico.

La bodega terrestre de MareVinum (Calle Curtido, 1, 33590 Bustio, Asturias) se localiza a orillas de la ría Tina Mayor y una embarcación posibilita el trayecto hasta las bodegas submarinas. Es posible visitarlas en grupos cerrados, así como realizar catas de estos caldos únicos, con denominaciones de origen Ribera del Duero, Toro y Tierras de Castilla y León. Las experiencias incluyen el paseo en barco con contenido audiovisual e inmersión para visitar las jaulas donde reposa el vino. Los visitantes seleccionan una de las botellas, que será la que caten al regresar a tierra.

Egiategia (Francia)

Vino blanco
Fuente: Pixabay/Didgeman

En la costa vasca francesa, a 110 metros de altitud sobre el nivel del mar, encontramos las 2 hectáreas de viñedos de Egiategia (I5 Bis Chemin des Blocs, 64500 Ciboure, Francia). Sus vinos se sumergen en tanques especiales en el mar, a 15 metros de profundidad, en plena bahía de Saint Jean de Luz.

Entre los que envejecen parcialmente de esta forma, entre 4 y 9 meses, puedes degustar el Dena Dela blanco, con algo de lima; el Dena Dela rosado, con un toque de fresas y cítricos; y el Dena Dela tinto, con notas de bayas. Por su parte, el Artha se vinifica al 100 % bajo las aguas. Es posible visitar la bodega mediante reserva previa. Y si te apetece una botella las encontrarás a precios asequibles, a partir de unos 10 euros.

Vinos Tendal (La Palma)

Bodega submarina de Vinos Tendal – Foto de su web oficial

En las islas Canarias se localiza Vinos Tendal (Bellido Alto s/n 38780 Tijarafe, Santa Cruz de Tenerife, La Palma), unas bodegas cuyos inicios se remontan al año 1997 y que una década después incrementaron su labor a la búsqueda de nuevas formas de crianza. De tal manera, además de sus bodegas terrestres, también cuentan con cavas submarinas ubicadas al oeste de La Palma, a 15 de metros de profundidad bajo las aguas del océano Atlántico.

Es posible hacer la visita a las cavas submarinas de la que constituye la primera bodega submarina de Canarias y bucear para contemplar las alrededor de 1500 botellas que en ellas envejecen.

El ron no es solo la bebida preferida de los piratas, sino que es uno de los tragos más demandados en el mundo. Aunque se dice que su origen podría estar en la Antigua Grecia y que Marco Polo puede referirse a él cuando escribió sobre un “muy buen vino de azúcar” en su odisea asiática, el ron moderno está inevitablemente asociado al Caribe. Fueron los antillanos los que supieron llevar a un nuevo nivel esta bebida fermentada a partir de la caña de azúcar.

Como es posible que en estas últimas semanas te haya entrado vocación de coctelero, y pese a que nunca será lo mismo un buen cóctel en la barra de tu tasca preferida, os ayudamos a ejecutar buenos brebajes con esta lista de los mejores cócteles con ron para elaborar en casa. Porque todo se ve de otra manera con un buen trago de ron en la mano.

Mai Tai

Cócteles de ron para hacer en casa
Fuente: Traders Vic’s

Cuenta la leyenda que Victor Bergeron, propietario de un local en Oakland (California) llamado Trader Vic’s quiso sorprender a un amigo que le visitaba desde la lejana Tahití. Para ello, desempolvó una botella de ron jamaicano de 17 años, añadió un poco de lima, una pizca de jarabe de caramelo, curaçao de naranja y sirope de Orgeat vertiendo toda la combinación en hielo picado. “It’s Mai Tai Roa Ae!”, —el mejor— exclamó el colega nada más mojar los labios. Había nacido el Mai Tai. Era 1944.

Más de 75 años después, el Trader Vic’s se ha convertido en una cadena de locales alrededor del mundo: Estados Unidos, Japón, Tailandia, Seychelles, Dubái, Jordania… ¡Quién se lo iba a decir al bueno de Victor!

Piña Colada

Cócteles de ron para hacer en casa
Fuente: Unsplash

Una década más tarde, la historia del cóctel de ron nos lleva a San Juan de Puerto Rico, más concretamente al Bar Beachcomber del el Caribe Hilton, donde Ramón Monchito Marrero presentó en sociedad un combinado que haría historia. Ingredientes locales, pero en su justa medida, esa fue la apuesta ganadora de Monchito: ron, crema de coco y piña. Y siempre en copa alta y helada.

El éxito de la Piña Colada fue tal que dos décadas más tarde de su invento el gobierno de Puerto Rico concedió a Monchito Marrero una medalla y nombró su combinado como la bebida nacional del país.

Cócteles con ron: Cuba Libre

Cócteles de ron para hacer en casa
Fuente: Unsplash

Tal vez este cóctel tenga que cambiar de agente de prensa. El pobre es uno de los combinados con peor fama, al menos por estas tierras. El término cubata no es precisamente sinónimo de trago sofisticado: es la delgada línea que separa lo clásico de lo pasado de moda.

Pero el Cuba Libre es una bebida con mucha tradición. Con más de un siglo de historia, los cubanos entonaban este grito de liberación con el combinado en la mano. ¡Cuba libre… de españoles! Otro cóctel sencillo para preparar en casa: ron, un chorro de zumo de lima o limón y dos partes de cola.

Long Island Ice Tea

Cócteles de ron para hacer en casa
Fuente: Unsplash

¿Qué prefieres complicarte la vida un poco más? Pues apunta este cóctel de ron… y tres o cuatro ingredientes más. De Cuba saltamos a Long Island cerca de Nueva York para degustar este cóctel creado a finales de los 70, en plena fiebre disco. Un combinado plenamente veraniego y refrescante indicado también para aliviar confinamientos severos.

Lo bueno de este cóctel es que no necesitamos coctelera. ¿Lo malo? Que hay que ser muy preciso con las cantidades. Los expertos aconsejan tan solo 1,5 cl de ron, ron blanco, vodka, tequila, Cointreau y ginebra; 2,5 cl de zumo de limón, 3 cl de sirope y un chorro de té helado. Claro que para tener todos esos ingredientes en casa debemos contar con un mueble bar de buen fondo…

Cócteles con ron: Mojito

Mojito

Volvemos a lo clásico con uno de los combinados más populares del mundo. Una fiesta caribeña no puede ser completa sin un buen mojito. Pero a pesar de su fama no es un cóctel sencillo ya que hay que estar muy atento a las proporciones de cada ingrediente: 2 cucharadas de azúcar, 3 cl de zumo de lima, 4 cl de ron blanco, soda y, por supuesto, unas hojas de menta. ¿Que no tienes medidor? Pues a ojo. Pero no cometas el error de principiante de cargarlo demasiado de ron… por si acaso: ya no será un mojito.

Daiquiri

Cócteles de ron para hacer en casa
Fuente: Unsplash

Daiquiri sabe a brisa y a mar, sabe a verano. No será difícil cerrar los ojos con este combinado en la mano y soñar con un chiringuito en el que nadie lleve mascarilla. El daiquiri es casi una familia de combinados ya que cuenta con diversas variantes.

En este caso, hemos apostado por el daiquiri de fresa que añade fresas naturales a la clásica combinación de ron blanco y zumo de lima. Se trata, por cierto, de otro cóctel surgido en Cuba a principios de siglo XX cuya popularidad aumentó en los años 40 al llegar a Estados Unidos.

Zombie

Fotografía antigua del mítico bar Don the Beachcomber

Y para terminar esta selección de cócteles de ron para elaborar en casa una propuesta diferente y ambiciosa: el Zombie. Un cóctel potente que combina ron y brandy, principalmente. Para rastrear su origen hay que viajar al Los Ángeles pos ley seca y acercarnos al Don the Beachcomber —cerrado en 2018 tras casi 90 años de historia— donde Ernest Raymond Beaumont Gantt alias Donn Beach preparó un brebaje a un amigo que estaba a punto de tomar un avión.

Cuando el tipo volvió de su viaje recriminó al bueno de Ernest Raymond que su combinado le había convertido en un zombi todo el trayecto… Donn Beach ya tenía nombre para su cóctel.

Por cierto, Donn también aseguró durante mucho tiempo que Victor Bergeron le robó el Mai Tai (Victor nunca negó que ‘tomó algunas ideas’ de Donn para abrir su negocio en Oakland aunque pensó que «lo podía hacer mucho mejor» que su colega).

¿Y qué necesitas para hacer un buen Zombie? Ron blanco, ron negro, ron añejo, brandy, zumo de naranja, zumo de lima y fruta para decorar. Pero cuidado, si la anécdota del tipo del avión no ha sido suficiente, te recordamos que un Zombie dobla en alcohol a un Daiquiri…

Si hacemos un repaso por las principales opciones que el enoturismo propone en el territorio español en los últimos años, no quedan dudas de que una de las más interesantes es la que refiere a la Denominación de Origen Cigales.

Momento de la vendimia en tierras pucelanas | do-cigales.es

Hablamos de una denominación de origen que se enclava en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, y más concretamente aún en el espacio entre las provincias de Palencia y Valladolid, un dato muy importante si hablamos de vides ya que su ubicación geográfica siempre es clave para el desarrollo de la vid, en esta ocasión en el lugar de paso del río Pisuerga, que baña la región de Cigales generando condiciones óptimas en el suelo.

La historia cuenta que los primeros viñedos instalados en la zona tuvieron su origen allá por el siglo XIX, aunque debieron pasar algunos años para que, en 1991, se otorgara la calificación de Denominación de Origen Cigales a los productos locales.

A día de hoy, cuando hablamos de Denominación de Origen Cigales, se suelen incluir los vinos obtenidos de municipios como Dueñas, Oubillas de Santa Marta, Valoria la Buena, Quintanilla de Trigueros, Trigueros, Corcos, San Martín de Valveni, Cigales, Mucientes, Cabezón y Fuensaldaña. Es decir, se contempla una superficie de casi 600km² al norte de la Depresión del Duero.

Si estás interesado en realizar una visita, y en pos de una planificación adecuada, debes saber que hay más de 30 bodegas que responden a la Denominación de Origen Cigales, ocupando unas 2.300 hectáreas de viñedos, descansando en un promedio de altura de las viñas de 750 metros sobre el nivel del mar.

El clima y el suelo, su gran secreto

Viñedos de Cigales

Si hay algo que diferencia a la Denominación de Origen Cigales de otras importantes que ofrece España, eso es su tierra y las condiciones del clima. Sin entrar en detalles demasiado técnicos, podemos decir que el suelo es rico en variedad de materiales, más que nada la caliza, que tiene porcentajes muy desiguales de acuerdo al municipio, aportando así cierta diversidad dentro de la Denominación.

En cuanto a la meteorología, es de clase continental, reuniéndose allí las particularidades propias del Atlántico, con cambios de temperatura entre el día y la noche, como también entre estaciones. Los inviernos son largos, con heladas frecuentes y niebla por la mañana, mientras que los veranos resulta predominantemente secos, con altas temperaturas.

Variedades

Vino Cigales | do-cigales.es

Tintas

Tempranillo: los fanáticos de la Denominación de Origen Cigales ya sabrán que el Tempranillo es una de sus variedades más exitosas. De hecho, ocupa cerca del 70% de los terrenos disponibles para cultivos. Los rosados son una gran puerta de entrada a esta denominación.

Garnacha: si buscas un vino suave y fresco, deberías darle una oportunidad a esta variedad.

Cabernet Sauvignon: una alternativa sólida y elegante. Un vino ideal para regalar o llevar a una cena con desconocidos. De buen cuerpo y aromático, casi nunca falla.

Syrah: perfecto para los amantes de la naturaleza. Su aroma a frutos silvestres, el gusto de las especias y la acidez final no dejan indiferente a nadie. Y ojo, porque envejecen muy bien.

Merlot: un vino recomendable para quienes no acostumbran tomar vino. Combina muy bien con variedades de Garnacha, como de Tempranillo y Cabernet Sauvignon.

Blancas

Verdejo: se utiliza principalmente para obtener rosados, mezclándose con otras variedades. Aporta brillantez y un gran caudal aromático que no pasa desapercibido.

Albillo: azucarado, forma parte del proceso de elaboración tanto de rosados como de tintos.

Sauvignon Blanc: todo un clásico. Floral, incluso con ciertos detalles herbáceos, dentro de la Denominación de Origen Cigales tiene un sitio de privilegio en la producción de rosados.

Categorías

Variedad de vinos Cigales | do-cigales.es

Blanco: se denomina así a los productos en los que predomina una variedad blanca. Se utilizan generalmente Verdejo, Albillo y Sauvignon Blanc.

Rosado: como comentábamos, se debe a la unión entre variedades tintas y blancas.

Tinto: con base en el Tempranillo o Garnacha, se los complementa con Cabernet Sauvignon, Merlot o Syrah. Eso sí, respetando siempre un mínimo del 50% de la variedad principal.

Blanco, rosado y tinto dulce: mezclas en distintas proporciones, siempre con una variedad que sobresale y conservando, al mismo tiempo, los azúcares que por naturaleza posee la uva.

Espumoso: se incorporan los secos y semisecos, como los Brut y Brut Nature, combinados con las variedades tintas y blancas anteriores.

Enoturismo en torno a la Denominación de Origen Cigales

Uno de los muchos eventos promocionales de la Denominación | do-cigales.es

Lo anticipábamos al inicio del artículo y es que, a día de hoy, la Denominación de Origen Cigales juega un rol preponderante si se analiza el momento del enoturismo y el turismo gastronómico nacional. Cada vez son más las bodegas que facilitan el acercamiento del público. Público que mayormente ya ha degustado algunas de estas variedades. Pero también están los noveles.

Por otro lado, en el intento de mancomunar los esfuerzos de cada viñedo, se ha desplegado la llamada “Ruta del Vino de Cigales”. Se trata del mejor modo de descubrir esta denominación de origen, apreciando la estrecha relación que guarda con la tradición, la cultura y los paisajes locales.

Una sugerencia ineludible para los que estén organizando su visita a la Ruta del Vino de Cigales, es que intenten acomodar sus fechas a las de otros eventos populares en la región, como la Fiesta de la Vendimia de Cigales o el Belén Viviente de Cabezón de Pisuerga.

En términos históricos, el conjunto artístico central de la ciudad de Dueñas bien vale la pena, como un complemento intachable a una buena comida acompañada de un vino de Cigales.

La Iglesia de Santiago en Cigales, el Museo del Cántaro en Valoria la Buena, y el Museo del Vino, también denominado Bodega-Aula de Interpretación de Mucientes, tampoco deberían quedar por fuera de tu itinerario. Por tanto, es una ruta para gozar en cualquier época del año.

La Denominación de Origen Cigales tiene mucho que dar de sí, estableciéndose ya definitivamente como una de las que lideran la producción de vino en España, con variedades para todos los gustos, y atractivos culturales y gastronómicos capaces de redondear una maravillosa ruta de enoturismo.  

El Ayuntamiento de León ha aprobado por unanimidad su propuesta de incorporación a la Asociación Española de Destinos para la Promoción de Turismo Gastronómico para destacar la gastronomía de la ciudad. Se aprovecharán así los recursos de la Asociación Española de Destinos para posicionar León como punto esencial del turismo gastronómico a través de todas las campañas y acciones de Saborea España.

Saborea España es una marca española de turismo gastronómico que nace en 2009 y de la que forman parte hasta 20 ciudades entre las que se incluyen Salamanca, Madrid o Valencia.

León
Fuente: Europa Press

La entidad está compuesta por la Hostelería de España, la Federación de asociaciones de cocineros y reposteros de España (FACYRE), la Organización Europea de Cocineros (Euro-Toques), la Asociación Española de destinos para la promoción del turismo gastronómico y Paradores de Turismo, y cuenta con el apoyo institucional de Turespaña (Ministerio de Industria, Comercio y Turismo).

La incorporación a la marca gastronómica conlleva una cuota de 5.000 euros anuales y otra de entrada de 6.000 euros que se pide a las nuevas adhesiones, según han indicado fuentes del Ayuntamiento de León a Europa Press en un comunicado emitido tras el pleno.

La concejal de Acción y Promoción Económica, Susana Travesí, ha explicado que esta red «es el mejor y más claro ejemplo de la importancia de aunar la colaboración pública y privada de forma activa«. En este sentido, ha incidido que se pretende «participar en las acciones que se pongan en marcha y redoblar los esfuerzos en promoción gastronómica» con la Asociación de Hosteleros para desarrollar un calendario de actividades.

Además, han recordado la petición de este sector ante la situación actual con medidas higiénico-sanitarias, las nuevas condiciones de los establecimientos, actividades gastronómicas mensuales y, especialmente, vinculadas al tercer trimestre del año.

En esta línea, ha calificado de «necesario e imprescindible» potenciar el papel de la gastronomía como atractivo turístico y la colaboración público-privada, transformando los productos gastronómicos en experiencias turísticas «únicas y especializadas».

Dicen que Carlos V no iba a ningún lado sin jamón de Montánchez. Y es que esta delicia lleva enamorando a lugareños y visitantes desde hace muchos siglos. Pese a que otras regiones como Guijuelo o Jabugo tal vez sean más populares en la comercialización de jamón ibérico, la sierra de Montánchez también ofrece las condiciones idóneas para la cría de cerdos ibéricos puros de bellota que permiten obtener esos jamones dignos de emperadores…

Montánchez
Fuente: Mancomunidad Sierra de Montánchez

Montánchez da nombre a un pueblo, a una Mancomunidad formada por 22 municipios y a una sierra que constituye el puente de unión entre la sierra de San Pedro y Villuercas, comarca en la que se encuentra Guadalupe. Surgiendo de forma abrupta entre los suaves relieves de los llanos periféricos, la sierra de Montánchez se eleva vertiginosa rozando los 1000 metros de altitud y formando laderas de gran pendiente con una notable biodiversidad diferenciada entre las laderas de solana y de umbría.

Es en este complejo hábitat natural donde se ha encontrado el lugar ideal para la cría del cerdo ibérico dando lugar a uno de los jamones más deliciosos del mundo: porque la sierra de Montánchez tiene muchos aromas, pero sabe a jamón.

El cerdo ibérico y la dehesa extremeña

El jamón de Montánchez se incluye dentro de la Denominación de Origen Protegida “Dehesa de Extremadura”. Es en la dehesa donde se crían los cerdos ibéricos. Entre las condiciones que el Consejo Regulador exige para que los jamones se incluyan en la Denominación de Origen está que cada cerdo debe disponer de 2 hectáreas de dehesa, lo que supone una gran cantidad de hectáreas para desarrollar una explotación porcina de cerdo ibérico. Pero es el precio que hay que pagar si se quiere ofrecer un producto reconocido a nivel mundial.

Montánchez
Fuente: Pinterest

Y es que Extremadura cuenta con cerca de un millón de hectáreas de dehesa lo que facilita esta clase de explotaciones. En este sentido, la dehesa extremeña forma un sistema agroforestal que posibilita una explotación sostenible de los recursos naturales con una producción de pastos para la alimentación animal además de una presencia de arbolado. Una de las principales razones por las que este hábitat ha sido mantenido en el tiempo ha sido justamente por la cría del cerdo. Tal vez sin cerdo ibérico, la dehesa no sería tal y como la conocemos hoy en día

Porque el jamón ibérico de Extremadura tiene una historia de muchos siglos. No solo Carlos V fue uno de sus fanáticos más insignes: ya se tiene constancia de la explotación de ganado porcino en la zona desde el siglo V a.C. gracias a la aparición de los Verracos, esas esculturas zoomorfas que representaban cerdos y que aún hoy despiertan controversia sobre su verdadera función.

Más adelante, en el Fuero de Montánchez fechado en 1236, ya aparece recogida la existencia de dehesas dedicadas exclusivamente a la producción de bellotas para alimentar a la ganadería porcina. Así que el prestigio del jamón ibérico de Montánchez viene de lejos…

Montánchez
Fuente: Wikipedia

Nuestra ruta del jamón ibérico no puede comenzar más que en el propio pueblo de Montánchez que da nombre a la Sierra y a la Mancomunidad que forman otros 21 municipios. Montánchez es una localidad de 1700 habitantes situada entre Cáceres y Mérida con una larga historia como demuestra su imponente castillo. En origen fue una construcción romana que se modificó posteriormente en la Edad Media tanto por musulmanes como por cristianos. Aún se conservan tres aljibes almohades y la Torre del Homenaje de época cristiana, además de su muralla.

También es muy popular el cementerio de la localidad cacereña, camposanto elegido como el mejor cementerio de España en 2015 por la Asociación de Funerarias y Cementerios Municipales, especialmente gracias a su enclave en la ladera de la sierra formando diferentes terrazas.

El jamón de Montánchez y el espíritu de Carlos V

Pero es el olor a jamón el que nos va conduciendo por las calles del pueblo hasta encontrarnos en una de las muchas tiendas que ofrecen esta delicia de pata negra. Jamones Álvaro Galán, Jamones y Embutidos Montánchez o Jamones Casa Bautista atienden con gusto al turista que ha llegado al pueblo siguiendo el espíritu de Carlos V.

Montánchez
Fuente: Sierrademontanchez.es

Casa Bautista, por ejemplo, se acerca ya a su siglo de historia y se enorgullece de seguir cumpliendo a rajatabla los criterios que convierten el jamón ibérico puro de bellota en uno de los productos más internacionales de España. Hasta cinco años necesita cada pieza para llegar a la jamonería incluyendo un proceso de maduración de unos 20 meses: este largo procedimiento es imprescindible si se quiere lograr el sabor, la jugosidad y el bouquet de un buen jamón ibérico.

Tal y como nos cuentan en Montánchez, entre las piezas de jamón ibérico más deseadas está el jamón de bellota 100% ibérico (Clase I o coloquialmente conocidos como ‘pata negra’) procedentes de cerdos 100% ibéricos. En este sentido, puntualizar que no todos los cerdo ibéricos tienen la pata (pezuña) negra. Para evitar dudas en el consumidor, desde 2014 el jamón de bellota 100% ibérico procedente de cerdos cuyos progenitores tengan una pureza racial del 100% llevan etiqueta negra.

El cerdo de bellota o terminado en montanera es aquel que se destina al sacrificio inmediatamente después del aprovechamiento exclusivo de bellotas, hierba y demás recursos naturales propios de la dehesa, sin posibilidad de administración de alimentación suplementaria lo que lo diferencia del cerdo de cebo de campo en cuya fase de engorde puede incluir el aporte de piensos. Por cierto, en el etiquetado debe aparecer la D.O.P “Dehesa de Extremadura” y la categoría a la que pertenece, no nos vayan a dar gato por liebre…

Montánchez
Fuente: Unsplash

Una vez saciado el apetito de jamón tal vez quieras conocer más en profundidad la gastronomía de la Sierra de Montánchez que tan solo empieza en el cerdo ibérico. El aceite de oliva es otra de las delicias de la zona que riega numerosos platos como las famosas migas. Tampoco podemos olvidarnos de los quesos u otros platos como las sopas de tomate o las patatas a lo pobre. Para acompañar, un buen vino de pitarra y para rematar, una sopa de almendras o unos higos, también muy típicos en la zona.

Además de la excelsa gastronomía de la comarca de Montánchez liderada por el jamón ibérico, la zona cuenta con diversos lugares de interés como el Museo Etnográfico de Valdefuentes, la basílica visigoda de Santa María del Trampal o la Encina La Terrona en Zarza de Montánchez, un árbol protegido con casi 1.000 años de historia. Y, por supuesto, los senderos naturales que discurren por la zona entre los que destaca la Ruta de los Molinos, sendero circular de 16 kilómetros de longitud, que parte de Arroyomolinos y pasa por el Castillo de Montánchez para regresar al lugar de partida.

Es la segunda isla más antigua de las Canarias, sólo superada en edad por Fuerteventura. La delatan sus formas erosionadas que solo se interrumpen por los imponentes acantilados de Famara. Como uno de los destinos insulares más turísticos, Lanzarote es famosa por las múltiples obras arquitectónicas diseñadas por el artista lanzaroteño César Manrique.

También por el volcán de Timanfaya, los Hervideros y sus playas de arena blanca. Sin embargo, no son tantos los que «a priori» la tienen por una isla con valor vinícola…¡Y si lo es! De hecho, cuenta con su propia denominación de origen y tres zonas de cultivo que hacen las delicias de los amantes del enoturismo. ¿Sorprendidos? Más lo estaréis al conocer la riqueza del vino de Lanzarote.

Tipos de vino de Lanzarote

Tipos de vino en Lanzarote
Tipos de vino en Lanzarote

Lanzarote dispone de diversas tipologías de vino, Desde el blanco seco, que es uno de los más conocidos, hasta el vino espumoso que está hecho en un altísimo porcentaje con la deliciosa uva malvasía (en ocasiones, con la moscatel). Estos son según tipo y graduación alcohólica:

La uva malvasía es la que más llama la atención de las variedades, ya que su cultivo es complicado debido a que es particularmente propensa a las enfermedades.

Zonas de cultivo

Si todavía no has visitado la isla de Lanzarote, debes saber que cuenta con tres zonas principales de cultivo que son Masdache, La Geria y Ye-lajares.

La Geria

Bodega de vino en La Geria, Lanzarote
Bodega de vino en La Geria, Lanzarote

Es la más conocida y conforma un espectáculo en sí misma. Está situada en el centro de la isla y suele ser una visita habitual después de conocer el Parque Nacional de Timanfaya. Es también la zona más extensa de cultivo. Resulta espectacular ver medrar las vides en las parcelas sobre la arena volcánica.

Ye-lajares

Menos conocida que la anterior, se extiende desde Haría hasta Teguise. Seguramente formará parte de la ruta turística que elijáis ya que Teguise es un pueblo con un pequeño centro histórico espectacular. Es un área con poco rendimiento pero que sorprende por la precocidad de su cosecha.

Masdache

En ocasiones confundida con La Geria, se trata de un área de cultivo considerada la más extensa de la isla (a pesar de que los viajeros tienden a pesar que es La Geria).

Visitas a bodegas de Lanzarote

Un vino Malvasía típico
Un vino Malvasía típico

En Lanzarote hay numerosas áreas de cultivo pero quizás una de las razones por las que les interesa tanto a un sector de los viajeros es porque los amantes del vino pueden disfrutar de algunas de las mejores bodegas de la isla. Las pequeñas dimensiones de Lanzarote le confieren grandes posibilidades ya que se pueden conocer las diferentes variedades según la zona.

Bodega Los Bermejos

Una de las bodegas con mejores reseñas es la Bodega Los Bermejos, ubicada en el camino homónimo. La visita guiada tiene un precio por persona de 12€ y se pueden catar varios vinos acompañados por quesos.

El horario de estas bodegas es limitado de 8 a 15 horas y los sábados y domingos están cerradas.

Bodega La Geria

Si pasas por La Geria, encontrarás numerosas bodegas y cualquiera de ellas te puede proporcionar una grata experiencia. Sucede, por ejemplo, con la bodega La Geria. Las visitas guiadas te mostrarán la finca de viñedos así como la bodega. Estaréis acompañados de un guía. El precio es de 9€ por adulto y los menores de hasta 14 años entran gratis.

El horario de estas bodegas es de 9,30 a 19 horas todos los días salvo los domingos (de 10 a 18 horas).

Bodegas Rubicón

En Teguise se encuentran las flamantes bodegas Rubicón. Su situación es magnífica debido a que su ubicación es céntrica, muy cercana a la ciudad de Arrecife (aún así reitero que Lanzarote es una isla muy fácil para explorarla en apenas un par de días).

Como buen portavoz del sector enoturístico, Rubicón ofrece visitas guiadas y degustaciones. Las visitas pueden ser libres o guiadas. Un evento a tener en cuenta son las degustaciones que se deben realizar con cita previa.

Las bodegas Rubicón permanecen abiertas de 10 a 20 horas todos los días de la semana.

Curiosidades del vino de Lanzarote

Por último, agregar que los vinos de Tenerife están cobrando gran relevancia entre la población foránea y van camino de convertirse en uno de los grandes atractivos para todos aquellos que quieran hacer una visita a esta isla oriental canaria.