El 4 de enero de 2010 se inauguró Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo e hito arquitectónico de Dubái, ciudad marcada por su ya legendario y pulcro skyline que rivaliza con el de otras ciudades mundialmente conocidas como Nueva York o Shanghái.

Con sus 828 metros, desbancó a la torre Taipei 101 (de 508 metros), en Taiwán, como el edificio de más altura del planeta. La torre cuenta con lujosas residencias, oficinas así como instalaciones de ocio y bienestar, como la experiencia At the Top, Burj Khalifa SKY, que ofrece una vista 360 grados de la ciudad y es considerada como la plataforma de observación más alta con terraza exterior del planeta.

Burj Khalifa
Fuente: Viator

Además, en el piso 122 se encuentra el restaurante de alta cocina At.Mosphere, el más alto del mundo, donde degustar gastronomía de primer nivel mientras se disfruta de la panorámica.


La edificación de los más de 200 pisos duró tan sólo 1.325 días. Los trabajos de excavación se iniciaron en enero de 2004 y en total se utilizaron 330.000 metros cúbicos de hormigón, 39.000 toneladas de armadura de acero, 103.000 metros cuadrados de vidrio y 15.500 metros cuadrados de acero inoxidable gofrado para levantarlo. Descrito por el Council On Tall Buildings and Urban Habitat como un «icono global», Burj Kalifha se inspiró en la flor del desierto Hymenocallis para la construcción de la superestructura.

A falta de otros atractivos, Dubái quiere ser la ciudad de los récords: además del edificio más alto, cuenta con el centro comercial más grande, el mayor sistema de fuentes coreografiadas del mundo y la reciente noria Ain Dubai, que también es la más grande del planeta.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here