¿Fin de la mayor crisis en la historia reciente de Boeing? Al menos así lo esperan en la firma aeronáutica norteamericana que ha tomado decisiones drásticas en los últimos días para reflotar un gigante que vive sus horas más bajas.

Dennis Muilenburg, presidente y consejero delegado de Boeing dejaba su puesto el pasado lunes. «El consejo ha decidido que un cambio en el liderazgo era necesario para restablecer la confianza en la compañía a medida que trabaja para reparar las relaciones con los reguladores, los clientes y otras partes interesadas», relató la firma en su comunicado oficial.

Boeing ex CEO
Fuente: Europa Press

El cambio de mando llega pocos días más tarde de que Boeing anunciara la suspensión de la fabricación del 737 MAX tras 10 meses desde la prohibición de volar del modelo de corto y media radio. Y es que la aeronáutica confiaba en que el avión pudiera volver a operar este próximo mes de enero tras superar los controles de seguridad a los que estaba siendo sometido, situación que volverá a retrasarse. Con todo, es la primera suspensión de fabricación de Boeing en más de dos décadas.


Desde que el 737 MAX se quedara en tierra por los dos accidentes mortales registrados en Etiopía e Indonesia, Boeing ha fabricado cerca de 400 aviones de este modelo, que han quedado almacenados debido a la falta de entregas por su suspensión para operar.

La nueva cúpula directiva que encabezará el nuevo CEO David Calhoun, hasta ahora presidente del consejo, tratará de aportar «compromiso renovado» y una transparencia «total», que logre una comunicación «proactiva y efectiva» con la Administración Federal de Aviación (FAA), el regulador de la aviación civil de Estados Unidos del que depende el futuro del 737 MAX que, por el momento, seguirá en el hangar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here