Altea, en plena Costa Blanca en la provincia de Alicante (Comunitat Valenciana), es una de esas hermosas villas mediterráneas cuyos orígenes emergen de antiguos asentamientos íberos y romanos, así como de la ocupación posterior de los musulmanes, quienes dejaron su legado en la zona. No en vano, este lugar perteneció a la antigua Taifa de Denia, después de que se separara del Califato de Córdoba.

Hoy te animamos a conocer Altea, la atalaya del Mediterráneo, un lugar ideal para pasar tus vacaciones en cualquier momento del año, aunque si te gustan los destinos de playa en verano, esta estación será la mejor época para que planees a ella una escapada.

Casco Antiguo Altea

Altea
Fuente: Wikimedia/MarixaGil CC BY-SA 4.0

Una de las zonas más hermosas y emblemática de Altea es su casco antiguo, también denominado Altea la Vella. El encanto de sus callejuelas, las blancas fachadas de sus casas y la imponente iglesia de Nuestra Señora del Consuelo alzándose sobre todo el entorno provoca que el paseo entre sus calles sea una delicia y que en todos los rincones apetezca hacer una foto.


La Plaza de la Iglesia es el corazón de Altea, donde son frecuentes las actividades de ocio y culturales, principalmente, en verano. La Calle Mayor parte desde aquí hasta Portal Vell o Puerta de Valencia, que conduce por el Camino Real. No te pierdas la Glorieta del Maño, situada al lado del baluarte, desde donde puedes ver unas preciosas vistas. Otra de las puertas que se conservan es el Portal Nou o Puerta del Mar, junto a la Plaza de Carmelina Sánchez Cutillas.

La Cúpula del Mediterráneo

Iglesia de Altea
Fuente: Pixabay/juliohdez

Pero sin duda el monumento más espectacular del centro histórico es la iglesia de la Virgen del Consuelo, que mandó construir Francisco Palafox, el señor de Altea y Calpe, a los hermanos Pedro y Damián de la Cámara, y que con sus dos cúpulas azules se ha convertido en el símbolo de Altea. De hecho, es por esta iglesia por la que Altea se ha ganado el sobrenombre de la Cúpula del Mediterráneo.

Puerto de Altea

Puertos de Altea
Fuente: Pixabay/AG-Pics

Altea tiene varios puertos deportivos: el Puerto Deportivo Mar i Muntanya (Plaça Mar y Montaña S.U.4, 13, 03590 Altea, Alicante) el Puerto Deportivo Campomanes (Puerto Deportivo Luis Campomanes Partida Mascarat, s/n, 03590 Altea, Alicante) y el Club Náutico de Altea (Av. del Puerto, 03590 Altea, Alicante), además del puerto pesquero con la lonja. Todo el entorno invita a recorrer el paseo marítimo, para luego detenerse en sus restaurantes y terrazas.

Próximo al puerto pesquero se encuentra el antiguo barrio de pescadores de Altea, que todavía conserva todo su encanto. En él se celebran las fiestas de San Pedro y las fiestas de la Virgen del Carmen, en los meses de junio y julio respectivamente.

Playas de Altea

Negret
Fuente: Wikimedia/Joanbanjo CC BY-SA 4.0

Con más de 6 kilómetros de costa, el municipio de Altea tiene magníficas playas bañadas por el Mediterráneo. Al lado del Puerto Deportivo Luis Campomanes se encuentra la Barreta de Gualda, y cerca de ella la playa de Mascarat y la cala nudista de Barra Grande. El entorno es ideal para la práctica de actividades y deportes náuticos como el buscel, el padel surf, el kayac, etc.

La playa Cap Blanch, con un kilómetro de longitud, se localiza entre el Club Náutico Altea y la playa de Albir. Es una buena elección para toda la familia. Pero si buscas un paisaje con un entorno especial, no dejes de acercarte hasta la playa de Cap Negret, que se extiende desde la desembocadura del río Algar hasta la cala del Soios. Al fondo, como marco, esta playa cuenta con la Sierra de Bérnia. Se trata de una playa de grava con aguas limpias y poco concurrida, también perfecta para ir solo, en pareja o con niños y relajarse.

Entre los puertos deportivos también hallarás playa de l’Olla, con su kilómetro y medio de longitud, y una superficie formada por arena, bolos y roca. Desde sus orillas puedes contemplar el Peñón de Ifach. Además, en el lado hacia Porto Senso, se encuentra habilitado un espacio en el que están permitidas las mascotas. Otras playas de Altea son la playa nudista Galera-Solsida, la playa La Roda, con Bandera Azul y parque de juegos infantiles, y la playa de l’Espigo, protegida por dos espigones y con 300 metros de longitud. Su paseo marítimo es perfecto para aprovechar y comer algunos de los platos típicos de la región, sin olvidarnos de la típica paella valenciana.

Otros puntos de interés

Altea
Fuente: Flickr/ Brett Hodnett CC BY-SA 2.0

Son diversos los planeas al aire libre que puedes realizar en Altea, además de disfrutar del deporte y de la playa. Hay una recomendable ruta circular para toda la familia que permite conocer el espacio natural de la desembocadura del río Algar. Se trata de un itinerario de unos 4 kilómetros, con paneles informativos y miradores para contemplar el entorno y sacar fotografías.

Sin alejarte del casco histórico demasiado, también tienes la opción de realizar la Ruta del Agua. Se inicia en la calle Cura Llinares de Altea la Vella y finaliza en la Font del Garroferet, después de unos 25 minutos a pie de recorrido. Se trata de la zona más alejada de la playa que no todo el mundo conoce, pero que vale la pena descubrir.

Asimismo, son diversas las rutas de senderismo que puedes recorrer próximas al centro de Altea. A unos 20 kilómetros, y adecuada para ir con niños, se localiza la ruta de las fuentes del Algar, de un par de kilómetros de recorrido.

Si vas a pasar el día a la playa de Albir, recuerda que en este punto tienes varios sitios de interés histórico y natural que no puedes dejar de conocer si vas a pasar en la zona varios días. Puedes visitar el Museo al Aire Libre Villa Romana de Albir (Av. de Oscar Esplà, 1, 03581 l’Alfàs del Pi, Alicante) y acercarte a recorrer el Parque Natural de la Serra-Gelada, en el municipio de Alfaz del Pí, con sus espectaculares miradores y la antigua Mina de Ocre, además del sendero al faro de Albir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here