El conjunto arqueológico de ‘Casas del Turuñuelo’, situado en el término municipal de la localidad pacense de Guareña, ha sido declarado como Bien de Interés Cultural (BIC) con carácter de zona arqueológica.

El Diario Oficial de Extremadura (DOE) ha publicado en su edición de este martes la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) de este conjunto arqueológico de ‘Casas del Turuñuelo’, de origen tartésico, que “es el edificio protohistórico construido en tierra mejor conservado del mediterráneo occidental, ya que mantiene en pie sus dos plantas constructivas”.

Este excelente estado de conservación ha permitido documentar técnicas constructivas hasta ahora desconocidas de la cultura tartésica, muchas de ellas atribuidas a épocas posteriores, según informa la Junta de Extremadura en nota de prensa.


En concreto, los ámbitos y estructuras que se han documentado son el vestíbulo, espacio que organiza la distribución de la planta superior, pues de él parte la sala principal, al este, y dos habitaciones laterales, una al sur y otra al norte; la Sala Principal, espacio central que está ocupado por una gran sala en cuyo eje se construyó un altar en forma de piel de toro, en sintonía con otros altares conocidos de santuarios tartésicos; la Sala del Banquete, la habitación sur que es, por el momento, la más rica gracias a que se ha podido documentar todo el ajuar y los restos de un banquete ceremonial, recuperándose en su interior, además de un gran número de platos, vasos u otras vasijas de cerámica, jarros de bronce, quema perfumes, cazos, parrillas y otros elementos, todos de bronce, de entre los que destaca especialmente el hallazgo de un caldero de casi un metro de diámetro, realizado a base de bronce fundido.

Además se ha documentado la Sala del Difunto, de la que se han podido extraer tres braseros de bronce de gran calidad además de encontrarse los restos de un varón de 1,67 metros de altura, tumbado junto a un vano de puerta sellada, y la Escalinata, de unos tres metros de altura realizada a base de sillares de mortero de cal y arena que ha sorprendido a los investigadores por su originalidad y calidad de factura.

Por último, se ha documentado el Patio, un espacio diáfano, de unos 150 metros de superficie que se encontró totalmente cubierto por los restos de un sacrificio ritual en el que se inmolaron más de sesenta animales, entre los que destacan especialmente los cincuenta y tres caballos, depositados en conexión anatómica, por parejas y algunos con los bocados de hierro puestos.

Los trabajos de excavación desarrollados hasta ahora “han evidenciado una serie de restos de gran relevancia”, entre los que cabe destacar una escultura de mármol procedente del Egeo, en concreto de Las Cícladas, lo que la convertiría en la primera escultura de mármol griega que conocida en la península ibérica. Igualmente, se han hallado tejidos, semillas y vidrios, explica el Ejecutivo regional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here